Cierra la librería Altazor de Majadahonda asfixiada por la competencia municipal y la falta de ayuda

Suscríbete gratis a nuestras noticias

ZACARÍAS M. MAILLO. Cuando abrió no hace muchos años la Librería Altazor en el centro de Majadahonda, muchos vecinos nos sentimos aliviados por no tener que ir a comprar libros a las grandes superficies, por poder ir caminando, por poder buscar y tocar los libros, por poder charlar con Paco y por poder encargarle los libros que en ese momento no tenía (siempre nos avisaba por whatsapp cuando los recibía). Hoy está de moda hablar en la empresa privada de la ‘experiencia cliente’. Y ¿qué hay más estimulante a la hora de comprar libros que poder hojearlos, tocarlos, olerlos?

Zacarías M. Maillo

Amazon o la Casa del Libro podrán ser muy grandes y tendrán webs espectaculares pero como ‘experiencia cliente’ nada hay como una librería pequeña de barrio, una librería como Altazor, el Altazor de mi Mankell, de mi Gellida y de tantos otros. Yo no soy muy partidario de ayudas directas a las empresas privadas por parte de la Administración Pública pero tampoco acepto que se privilegien a los grandes, que o pagan sus impuestos en otros países o bien sus tipos impositivos societarios son ridículos si los comparamos con sus beneficios. Los Cines Zoco se salvaron in extremis gracias a unos valientes, pero otras iniciativas no lo han conseguido. Hoy lamentamos el cierre de Altazor. ¿Quién será el siguiente? Los vecinos merecemos una Majadahonda que no se resigne a ser una ciudad dormitorio (y dormida), sino viva y culturalmente activa. ¿Estaremos a la altura? Mientras tanto, mil gracias Altazor, Paco, por tanto.

Paco Montero en su fenecida librería

RAQUEL BLANCO (librerantes.com). ENTREVISTA CON PACO MONTERO (LIBRERIA ALTAZOR). Primero de todo: cuéntanos quién eres, el año en el que abriste la librería y por qué. –Paco Montero. Abrí la librería en diciembre de 2004. Quería que mi pueblo, Majadahonda, tuviera un espacio dedicado únicamente al libro, a la literatura, fuera de la típica papelería-librería que siempre había habido. ¿Qué políticas deberían, o crees que podrían, desarrollarse en el ámbito de la cultura a favor de las librerías independientes?

–Algún tipo de subvención para el alquiler de los locales en las zonas más céntricas y comerciales, que suelen ser prohibitivos. Tratar de controlar los precios de los libros apoyando la industria editorial para que la gente no vea caro comprar cualquier novedad editorial. Mostrar más libros en los medios de comunicación de masas, de forma que los libros sean un objeto «natural» para todo el mundo y concienciar a la gente de que las librerías pequeñas e independientes «las hacen» los propios clientes y lectores frente a las grandes superficies que solo ofrecen best-sellers. Controlar que las multinacionales que venden libros paguen sus impuestos donde obtienen beneficios o que tengan los impuestos más altos. Favorecer que las bibliotecas municipales compren los libros en las librerías más cercanas, del propio municipio, puntuando la proximidad y la antigüedad en las bases del concurso público para la adquisición de los fondos. ¿Cuál es el futuro de las librerías? –Para que las librerías perduren debe haber un compromiso de la administración pública que reconozca su valor cultural, social, político, independiente del gobierno de turno y es necesario un compromiso por cuidarlas creando sinergias en lugar de competencia con las bibliotecas municipales, con las escuelas, etc., desde un punto de vista democrático. Lea la entrevista completa.

Federico Utrera

FEDERICO UTRERA. UNA PROPUESTA PARA SALVAR LAS LIBRERÍAS: IMPUESTOS CERO. He sido cocinero antes que fraile, es decir, editor antes que autor y en cierta medida librero, pero digital. Cuando el sistema económico analógico se derrumbó en 2008, pasé todos mis libros a soporte digital y me acostumbré a leer en pantalla en lugar de papel. Resultado: mi biblioteca menguó un 99%… y mis ingresos también. Algo parecido sufrieron los periódicos algunos años antes. Huí raudo de los libros sin mirar atrás antes de que la debacle me alcanzara hasta los tuétanos y dejé para mis memorias la aventura más maravillosa que he vivido nunca, pues además de escritor era bibliófilo y bibliógrafo, aunque sin alcanzar la plomiza categoría de “letraherido”. Gracias a los libros conocí a genios, ingenios e ingenuos que han conformado mi genoma literario: Juan Goytisolo, Fernando Arrabal, José Angel Valente, Michel Houellebecq, los Panero… pero también “escuché con mis ojos a los muertos” y me atraparon entre otros muchos y sobre todos Cervantes, Juan Ramón Jiménez y Galdós a través de sus lúcidos “descubridores”, Leandro Rodríguez, líder de la secta heterodoxa cervantista zamorana, la sobrina nieta del poeta y Premio Nóbel, Carmen Hernández Pinzón y el catedrático de Harvard, Paco Márquez Villanueva, que estuvo a punto de llevarme al exilio en su vecina Universidad de Brown antes de su desgraciado fallecimiento. El libro “Cordel de Extraviados” recoge aquel desvarío en toda su extensión.

Mi biblioteca alcanzó más de 15.000 volúmenes y aún hoy reposan en un viejo almacén la mayor parte de ellos, ya que esa desmedida y creciente pasión devoraba mi casa, mi hacienda y mi matrimonio. Hoy, felizmente curado de tamaña adicción, he vuelto al periodismo y me he exiliado en el videoarte. La metáfora tampoco es mía: el propio Goytisolo ironizaba diciendo que él había pasado de “consumidor” a “traficante” cuando quemó sus naves como editor en la francesa Gallimard y decidió “malvivir” de la literatura, que si bien no daba para comer, al menos sí daba para merendar. Hoy nos desayunamos, sin embargo, con el cierre de la librería Altazor de Majadahonda y quería entonar un réquiem por sus cenizas no sin antes proponer que para evitar que desaparezcan estos centros de dispensa y desintoxicación, sería necesario que nuestros políticos renunciaran a unos pocos de los impuestos con los que sangran a la población y eximieran de los mismos a las librerías. Sus nietos se lo agradecerían ya que, si persiste la cola de libreros en el paro, serán sus propios hijos los que los maldecirán.

35 Respuestas a "Cierra la librería Altazor de Majadahonda asfixiada por la competencia municipal y la falta de ayuda"

  1. Avatar
    Jesús María García Ubaldo   24 enero, 2020 at 9:13 am

    Este alcalde tanto con la cultura y el pequeño empresario y deja cerrar una librería en Majadahonda.
    No le da votos…

    Responder
  2. Avatar
    Luis Perez   24 enero, 2020 at 9:35 am

    El señor de Altazor era un triste y un parado, que entrabas en la tienda y no te hacía ni caso.
    Menos demagogia barata.
    Con ese interés y alegría que ponía en su trabajo, es difícil mantener un negocio abierto.
    Yo compraba mucho al principio pero ya dejé de ir por su pasividad y desatención.

    Responder
    • Avatar
      Benito Oliden   24 enero, 2020 at 3:23 pm

      Estoy de acuerdo

      Responder
  3. Avatar
    Luís   24 enero, 2020 at 9:37 am

    El alcalde pinta poco ahí, la gente sí no va a comprar jodidos van, pero como en todo negocio.
    Hoy en día hay mil sitios para comprar libros, vete al Gran Plaza, si no encuentras el libro mal vas.
    Según este medio parece que el equipo de gobierno tiene la culpa de todo

    Responder
  4. Avatar
    Fermin Solis Labrador   24 enero, 2020 at 9:43 am

    Y pronto no tardando mucho los kioscos.ya cerraron 10 en 5 años

    Responder
  5. Avatar
    Horacio   24 enero, 2020 at 9:52 am

    Volvemos a la Edad Media, con los libros en los Monasterios y la gente informándose por los chismorreos de las redes sociales.

    Responder
  6. Avatar
    Jose Luis Gonzalez   24 enero, 2020 at 9:57 am

    Claro que tiene culpa el Ayuntamiento, lo dice clarito el librero: “Favorecer que las bibliotecas municipales compren los libros en las librerías más cercanas, del propio municipio, puntuando la proximidad y la antigüedad en las bases del concurso público para la adquisición de los fondos”. El problema son las prebendas que los bibliotecarios reciben de las editoriales y como los politicos son unos incultos que no leen ni saben nada de Cultura, dejan a los funcionarios que lleven la economía de la ciudad y ellos hacenlos pliegos de corta y pega tardando 18 meses de media, jajajajaja. ¿resultado? Cierran las librerías, el pequeño comercio se muere y ellos llevándoselo calentito con horarios “flexibles” y “conciliación familiar” jajajajajaj, triste España, que mal vas, entre unos y otros te desollan. jajajaja

    Responder
  7. Avatar
    Marita CB   24 enero, 2020 at 10:26 am

    Me entristece pero mas me enfada que cierre esta librería…era todo un placer estar ahi…elegir que libro me llevo porque para todos los que una quisiera no da el bolsillo…en fin una gran pena…😩😩😩
    Se perderá mucho sin ella abierta…🌷

    Responder
  8. Avatar
    Teresa   24 enero, 2020 at 10:58 am

    No es la primera que cierra. Hace unos meses y por el mismo motivo (alquiler altísimo) cerraba la que había en Azata.
    Teresa Gómez

    Responder
  9. Avatar
    Ana Crespo Fuster   24 enero, 2020 at 11:07 am

    Una auténtica pena. Lo siento muchísimo

    Responder
  10. Avatar
    Matilde Gonzalez   24 enero, 2020 at 11:12 am

    Lo siento en el alma. Yo era una clienta que siempre ha sido,atendida con amabilidad. Ahora en Majadahonda no se pueden comprar libros. Debería haber siodo protegido por e4l Ayuntamiento

    Responder
  11. Avatar
    JOSÉ MARÍA BABOT VIZCAÍNO   24 enero, 2020 at 11:12 am

    Es una pena que el modernismo, o los nuevos inventos, en ciertos casos, como el que nos ocupa, haga el cerrar negocios como este, que es cerrar parte de la cultura. Razón tiene el Sr.Utrera, pero no se puee hacer nada, si, los representantes de los ciudadanos , es decir, los alcaldes, no ponen gran parte en su ayuda, y se lo toman en serio, y, parece ser, a todas luces que el alcalde Álvarez no está por estos temas. Es una verdadera pena.

    Responder
  12. Avatar
    JOSÉ MARÍA BABOT VIZCAÍNO   24 enero, 2020 at 11:17 am

    Creo, con sinceridad, sin otro ánimo, que el alcalde Álvarez tiene mucho que decir sobre esto. Me quejé, en su día, de lo del mercadillo de Majadahonda, y el que se pase por ahí, verá que da verdadera pena ver como se deshace como un azucarillo, y ¿qué ha hecho el alcalde Álvarez?. Pues eso,. Creo lo tiene más que negro para las próximas elecciones.

    Responder
  13. Avatar
    Marina González Navascués   24 enero, 2020 at 11:17 am

    Es una lástima. Las pequeñas librerías necesitan ayuda para subsistir.

    Responder
  14. Avatar
    Alejandro   24 enero, 2020 at 12:56 pm

    Una muy mala noticia para Majadahonda.
    Dicen por aqui, que el dueño es antipatico.
    A mi siempre me atendió correctamente, yo soy una persona que en la libreria de un gran almacén, me agobio, ver las recomendaciones, me cabrea.
    Siempre he preferido comprar en esa libreria a hacerlo en Amazon, por ejemplo, tiene un buen fondo de libros, y todavia espero que se pueda arreglar, y que Altazor siga atendiendo a los lectores majariegos. Si al final cierra, pues un paso atras más de la Cultura de Majadahonda.

    Responder
  15. Avatar
    J. Ignacio Jimenez   24 enero, 2020 at 1:06 pm

    Estoy totalmente de acuerdo con Luis Pérez. Al librero de Altazor le he comprado durante mucho tiempo y ante su falta de…sangre y amabilidad, pues le costaba hasta saludar al cliente me tuve que cambiar a la libreria del Zoco, que por cierto sigue abierta y son muy amables.
    Lamentablemente es una pena que cierre una libreria, pero tambien una tienda de juguetes, una de regalos o cualquier otra que haya sido abierta con ilusión y buen gusto y en Majadahonda hay muchas asi. Se pierden puestos de trabajo y animación comercial de la zona. El culpable es el propietario de cada local que cree que es mejor cobrar una barbaridad por el alquiler, aunque tenga que quedarse vacio que algo más normal y para siempre.

    Responder
  16. Avatar
    sergio   24 enero, 2020 at 1:12 pm

    falta de ayuda para un comercial local ??? Pero este exconcejal socialista quiere que el estado ayude a todos los comercios?? si es así yo quiero abrir un comercio mañana mismo

    Responder
  17. Avatar
    Majariega   24 enero, 2020 at 1:42 pm

    En todos los lugares cierran comercios y nadie echa la culpa a los ayuntamientos.
    Y, siempre, da mucha pena que esto ocurra pero a vosotros se os ve mucho cómo respiráis.

    Responder
  18. Avatar
    Paloma Jarillo Callejo   24 enero, 2020 at 1:56 pm

    Tengo cita con el alcalde, no servirá de nada, pero mi queja quedará. No hay más que tiendas de chinos!!!

    Responder
  19. Avatar
    Alejandro   24 enero, 2020 at 2:42 pm

    Por cierto, los chinos organizan muy bien sus negocios, los ponen en funcionamiento, alegran el barrio, y salen adelante.
    Ejemplo, el de Plaza de Colón, 2, hay de todo.
    Amables?
    Es lo de menos¡¡

    Responder
  20. Avatar
    Elena Iglesias Alvarez   24 enero, 2020 at 3:12 pm

    Que pena

    Responder
  21. Avatar
    M Begoña Ruiz Garcia   24 enero, 2020 at 3:52 pm

    Oooooh que pena.

    Responder
  22. Avatar
    JLuis Mn   24 enero, 2020 at 4:20 pm

    Pues mira lo que opina el nuevo ministro.

    Responder
  23. Avatar
    Juan Antonio Álvarez   24 enero, 2020 at 4:30 pm

    Es una pena, la librería estaba muy bien pero Paco era un tanto antipático. Eso en un negocio no se perdona, sea mucha o poca la ayuda pública que pueda haber, si no te atienden bien, no vuelves. Como alguien ha dicho, nos queda la librería del Zoco: pequeñita pero muy amables y funcionan bien con los encargos. Un pena en todo caso.

    Responder
  24. Avatar
    Pepa Gil   24 enero, 2020 at 10:35 pm

    Pasa en otros barrios también,y en otros comercios .La competencia de las grandes superficies se nota.

    Responder
  25. Avatar
    Isabel Frejya   25 enero, 2020 at 12:11 am

    Está pasando en todas las ciudades. Yo soy de Palencia, allí da pena ver cerrar negocios familiares de toda la vida. Las grandes superficies y los chinos tan fríos y distantes han acabado con todo.
    Sería buena idea la semana que viene que cada vecino de Majadahonda fuera a comprar un libro, el aue guste o apetezca… para de alguna manera protestar y por otro lado apoyar.

    Responder
  26. Avatar
    Luis Vicente   25 enero, 2020 at 2:49 am

    Desde que abrió en la calle Dr. Bastos, me hice el firme propósito de comprar todos los libros en Altazor para contribuir a que en mi pueblo hubiese una librería. El cambio al local actual supuso, además, poder ver el escaparate de una librería, algo muy improbable en nuestro bendito país y así nos va.
    Espero que se encuentre algún modo de mantenerla abierta, pero en todo caso siempre agradeceré el haber tenido estos años la posibilidad de ver, tocar, hojear, un libro antes de comprarlo y si no estaba, el que lo pidieran y en unos pocos días tenerlo. Gracias Paco, confío en que puedas seguir y facilitándonos la lectura.

    Responder
  27. Avatar
    José Molina   25 enero, 2020 at 5:38 pm

    Es una verdadera lástima el escaso interés, público y privado, que existe en el fomento de la lectura. Así no es de extrañar que acaben cerrando librerías como Altazor o Las rubias también leen, ubicada en el Zoco, que también echará el cierre en apenas un mes. Por lo que parece, esto de leer no está muy bien visto, no vaya a ser que a los aficionados a la lectura nos dé por pensar, reflexionar y opinar.

    Responder
  28. Avatar
    Mariano Madurga Sanz   26 enero, 2020 at 12:02 am

    Mientras la gente utilice Amazon para comprar libros, las librerías irán cerrando. Una gran pérdida para Majadahonda. El Ayto debería tomar parte, y apoyar de alguna manera

    Responder
  29. Avatar
    Paloma Ruiz   26 enero, 2020 at 12:35 pm

    Hay una librería chiquitita pero estupenda en el zoco y súper amables y grandes profesionales

    Responder
  30. Avatar
    Vox   27 enero, 2020 at 2:26 pm

    Cuánto os pagan por este artículo manipulado? El señor que atendía era un borde y maleducado, si le ha ido mal que se le culpe a él y no al ayuntamiento.

    Responder
  31. Avatar
    Rocío Huélamo   27 enero, 2020 at 9:50 pm

    Los de Vox no perdeis ocasión de insultar a la prensa y a la cultura eh? Lo llevais en los genes, válgame dios. El librero será un borde o maleducado, si es que fuera verdad, pero lo cierto es que para comprar un libro lo unico es que exista una libreria aunque tambien las hay virtuales que entregan en tu casa el libro en papel. Lo que dice este buen señor es que con ayudas municipales que no penalicen el arraigo en Majadahonda hubiera subsistido. Pero claro, que el PP o Vox entiendan de cultura es como pedirle a un asno aritmética. Cada uno vale para lo que vale.

    Responder
  32. Avatar
    360 Grados Libros   27 enero, 2020 at 9:55 pm

    ❌ ¡Otra más! (Un blog de libros y autores.📚 Editores de ‘Migraciones’, ‘Temporada de cizaña’ y ‘Peláez. Historias de un periodista de provincias’.)

    Responder
  33. Avatar
    Mariano Madurga Sanz   9 febrero, 2020 at 9:17 am

    La Cultura no es rentable. Otra librería que cierra, Altazor, ésta en Majadahonda, 4° población española en ranking de renta personal “bruta” (con perdón). Lástima me da por las New generations. El @aytomajadahonda ¿no puede apoyar la Cultura? son PP+Vox.. Acaban de suprimir las subvenciones a partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales. Podían ayudar a este tipo de puntos de cultura… Pero, ya cerró 😔🥺

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.