Javier Navarro (Atletismo Majadahonda): “Se puede ser runner con los riesgos justos” (III)

Suscríbete gratis a nuestras noticias
Inserta este código⬇ captcha

MONCHI CANO. Proseguimos con las entregas del artículo que el veterano atleta olímpico de Majadahonda Javier Navarro ha realizado con el objetivo de motivar a que todos aquellos que quieran iniciarse en el mundo del running lo hagan con seguridad y garantías. En esta tercera entrega de “¿Eres runner?, “Take care my friend”, Navarro prosigue con sus definiciones de corredores primerizos que saltan a este deporte motivados por la aparente facilidad del mismo. Un escrito lleno de símiles y comparaciones no exentas de ironía con las que el atleta olímpico pretende hacer un llamamiento a la sensatez de todos aquellos que quieren comenzar a correr en serio. A continuación reproducimos la tercera y penúltima entrega dedicada a los diferentes tipos de “runners”:

JAVIER NAVARRO. Runner de “Renting”: Este tipo de corredor se inicia como el anterior, tiene más suerte, tiene más condiciones físicas, ha hecho otros deportes antes. Al ser de “renting” se ve que el modelo es mejor y le pone más extras al vehículo, zapatillas Premium de más de 100€, ya estas no se las suele recomendar el vendedor sino algún corredor afamado de su entorno. Como decían en la película Airbag, “un profesional”, al menos “supuesto” por el entorno del running conocido, o mejor aún, se compra las que lleva un famoso atleta o triatleta profesional. Y en el apartado de tecnología comienza a aparecer la NASA, con la compra de GPS, pulsómetros y demás. Pero, como es de renting y el coche no es suyo, empieza a apretarle sin miedo, a “darle zapatilla”, a meterse por terrenos más duros, a hurgar en internet o coger un preparador para que truque el vehículo y que pueda hacer más kilómetros y más rápido, a competir sin miedo y “sin perdón”. Y a meterle todo tipo de aditivos al combustible (geles energéticos galácticos, barritas atómicas, etc.) a pesar de gripar en más de una ocasión durante o antes ni siquiera de empezar la carrera. A los problemas del corredor anterior se le suman a este runner mayores riesgos de sufrir daños de motor, con algún susto que, si es grave, desgraciadamente puede acabar con el vehículo en el desguace para siempre.

Runner “Vehículo propio”: Denominamos en este grupo a aquellos runners más avezados que siendo dueños de su vehículo le ponen más empeño, digamos que lo cuidan más, pero se van animando. Y tras creer entrenar más y mejor quieren subir un escalón en sus prestaciones. Finalmente, pensando que han comprado un vehículo mejor del que tienen, se animan a experimentar, a realizar preparaciones y pruebas de coches de competición sin serlo, sin tener los mismos mecánicos, ni talleres, ni repuestos, ni descansos programados. Pero ellos se ciegan en su adicción a bajar el ritmo del kilómetro (del sagrado “mil”). Algunos se compran hasta neumáticos lisos y con sus slicks casi o totalmente descalzos “a competir”. Otros inclusive se plantean retos en condiciones de altitud, las 24 horas de Le Mans, subida a Alpe D’Huez, la vuelta al mundo de Willy Fog, o como se dice coloquialmente “lo que haga falta”. En fin, cualquier tipo de ocurrencia que supere la anterior y que, ya que tienen su propio vehículo, ¿por qué no van a poder hacerlo o intentarlo? Estas aventuras o retos inexplicables suelen acabar desde un simple pinchazo de ruedas hasta meses de taller por roturas de suspensión, ejes, cárter o palier, entre otras. Pero no os preocupéis que en cuanto le sea posible, este runner se lanza de nuevo a la carretera como sea, recauchutado, con recambios de segunda mano, uniendo piezas con cinta americana, da igual, hay que amortizar lo más posible la compra del vehículo.

Podríamos seguir enumerando más tipos de runners, ya que nuevos inventos no dejan de surgir y de tener adeptos, bien sea para ver vehículos que corren durante toda la noche, de espaldas, sin ruedas como hemos visto o con ruedas elevadas, correr 42km cada día, o un sinfín de ocurrencias que vemos surgir a cada momento. Terminando con las cuatro ruedas y pasando a los dos pies, en esta reflexión, fruto de mi humilde experiencia en el ámbito profesional del deporte y del atletismo en concreto, me gustaría trasladar siempre que correr es gratificante, puede ser sano y que la mayoría que quiera ser runner y disfrutar de la carrera mucho tiempo, lo puede conseguir con los riesgos justos y controlados en la medida de lo posible.

Deja un comentario

Su correo no será publicado.