En un abrir y cerrar de votos: Ganar Majadahonda

ÁLVARO PIÉLAGO. Desde hace tiempo llevo observando una deriva institucionalista que a mí, particularmente, no me gusta nada. Los intentos por matar y rematar a La Calle (No se cuantos llevamos ya, la verdad) hacía que creciera en mi una desazón y un mal humor terrible. No comprendía cómo todo aquello que se construyó de […]