¿A quién das tus datos de la tarjeta?

Suscríbete gratis a nuestras noticias

Cada vez hacemos más compras online y telefónicas y a la hora de pagar o bien introducimos los datos de la tarjeta en un formulario, como el caso online, o bien se los damos a una persona por teléfono como si fuera nuestro banquero. ¿Somos realmente conscientes de la seguridad de esos datos cuando los damos por teléfono con toda la tranquilidad? La respuesta es no. Nos dejamos llevar por la amabilidad de los agentes, que es su trabajo; por no perder la oferta, ya habrá otras; o por el renombre de la compañía, cuando en el 90% de los casos son terceras empresas subcontratadas para dar la atención telefónica. Debemos concienciarnos. Tenemos que garantizarnos la seguridad con la que se manejan esos datos que damos con total indiscreción. Y para ello, lo mejor es que cuando se den los datos no haya nadie escuchando, que se haga en un entorno automatizado y que cumpla las garantías de seguridad marcadas por VISA, Mastercard y otras grandes marcas de tarjetas. Este es el caso de PAYbyCALL, que cumple al 100% con la normativa PCI DSS, para que los datos de la tarjeta transiten totalmente seguros y sólo se utilicen para ese pago. Punto.

¿Qué debemos hacer?

Muy sencillo, exigir que el pago se haga en un entorno seguro, donde nadie escuche y donde no se registren los tonos de las teclas al marcar los dígitos de nuestra tarjeta. Y un entorno seguro nunca tiene una persona tomando los datos, jamás, basta que recuerde los datos de una sola tarjeta para que el fantasma del fraude aparezca. Debemos no pedir si no exigir a los agentes, que nos garanticen la seguridad de los datos y si no hablan de cumplir la normativa PCI ya podemos salir corriendo. Los call centers que gestionan pagos deben cumplir esa normativa para poder manejar los datos de una tarjeta, deben asegurar que los datos viajan por canales totalmente seguros y que no se guardan ni se graban (por mucho que nos juren que la grabación de la llamada es por motivos de calidad), ni se escuchan. Sin embargo, se dan casos de tomar nota de dichos datos, de ir escribiéndolos en un formulario de pago según los van escuchando del cliente y, a veces, piden hasta el código de autenticación que nos manda nuestro banco por SMS para completar el pago. Atroz. Definitivamente, tenemos que exigir. Las empresas quieren vender y nosotros debemos tener la garantía de que hacen las cosas bien. Efectivamente, para ellas es un coste, aunque no tan alto, la verdad, pero para nosotros es nuestro dinero, el que sudamos mes tras mes por ganar.

Deja un comentario

Su correo no será publicado.