Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

Fabiano Caruana, al que la prensa internacional relaciona con Majadahonda gracias al domicilio de sus padres, en su última partida de ajedrez

MANU RAMOS. Fabiano Caruana sigue siendo noticia hasta por sus derrotas, como el Cid Campeador. Y es que gracias a sus padres así lo considera la prensa internacional. «The Italian-American player, whose parents have a house in Majadahonda, suffered for more than six hours in a life or death game against his compatriot – but not friend – Hikaru Nakamura». Esta frase en inglés, que incluye el nombre de «Majadahonda«, ha dado este domingo 26 de junio (2022) la vuelta al mundo. De Londres a la India, de Polonia a Estados Unidos y de Rusia a China. Y por supuesto en toda España: «El jugador italoamericano, cuyos padres tienen casa en Majadahonda, sufrió durante más de seis horas en una partida a vida o muerte contra su compatriota –pero no amigo– Hikaru Nakamura«. ¿Motivo? Que el ajedrez sea un deporte minoritario lleva a la paradoja de que el Campeonato Mundial sea seguido en todo el planeta por las élites ajedrecísticas. Y es que existe una curiosa teoría que asegura que el campeón mundial de ajedrez anticipa y presagia el dominio mundial de su país de procedencia.

Manu Ramos

Así tenemos a Ruy López de Segura, ajedrecista español que en la segunda mitad del siglo XVI fue enviado por Felipe II a enfrentarse a los más poderosos jugadores de la época, que eran italianos, derrotándolos. Tras un largo paréntesis, hubo a principios del siglo XX un campeón alemán (Lasker), que pierde antes de las dos guerras mundiales. Con la guerra fría comienza el enfrentamiento en el tablero entre Bobby Fischer (EE.UU) y Borís Spaski (Rusia).  Posteriormente Karpov mantuvo la solidez del «Telón de Acero» ante el mundo hasta que Kasparov planteó la disidencia y con ella la «implosión» de la Unión Soviética. Ya con la globalización y la irrupción de los países emergentes llegó el indio Viswanathan Anand y ahora el noruego Magnus Carlsen, lo que de ser cierta esta curiosa conjetura, vaticinaría una «deconstrucción» global y la vuelta a los nacionalismos, así como el supuesto «declive» de las superpotencias.

Ruy López de Segura, campeón mundial en la época de Felipe II

«Este domingo, Nepo ha firmado unas tablas casi insultantes, en menos de una hora y sin despeinarse, contra Ding Liren, un tipo tímido y encantador que se ha presentado en Madrid sin equipo. En el ajedrez el dinero también es importante. El gran maestro chino vive como un monje sin salir apenas de su habitación de hotel. Se ha quedado descolgado de la cabeza y parece como si no quisiera molestar a nadie. Para Nepo, las tablas con blancas parecían una estrategia osada, con Fabiano Caruana solo a medio punto, pero este vivió una dramática octava jornada. El jugador italoamericano, cuyos padres tienen casa en Majadahonda, sufrió durante más de seis horas en una partida a vida o muerte contra su compatriota –pero no amigo– Hikaru Nakamura. Fischer acusó a los rusos de jugar en equipo en los Torneos de Candidatos. Con su denuncia logró que se desmontara el formato de liga, que fue sustituida por las eliminatorias, donde no son posibles los pactos. Ahora que se ha vuelto a jugar todos contra todos, nadie podrá acusar a los jugadores de Estados Unidos, los únicos que repiten nacionalidad, de pactar sus resultados», señala la crónica del diario ABC.

Ruy López de Segura: Historia de una traición (Ajedrez y Literatura)

Y concluye: Nakamura tuvo la partida ganada durante mucho mucho tiempo, pero la posición era realmente compleja y Caruana se resistía como solo él sabe hacerlo. Hubo errores por ambos bandos y también jugadas brillantísimas, hasta que la balanza se inclinó del lado de las blancas. Su derrota obliga hoy a Caruana a ganar a Nepomniachtchi para evitar que el ruso se siga paseando hasta el final del torneo. Caruana, por cierto, se mostró ayer muy crítico con Richard Rapport, por el modo en que perdió contra Nepo. «Para ser sincero, me sentí un poco mal. Es una de las partidas más sorprendentes que he visto de un jugador de la élite en mucho tiempo. Era una línea muy conocida. No la puedes jugar con blancas y si lo haces, aceptas las tablas». Fabiano llegó a hablar de alguna clase de «hipnosis» sufrida por el húngaro, una palabra que no se citaba en el ajedrez desde hace décadas«. Las principales portadas de la prensa internacional:

Majadahonda Magazin