Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

Abel Gómez se despidió de la temporada con el Rayo Majadahonda: una amarga derrota que le hizo soltar una lágrima.

MANU RAMOS. La prensa deportiva ha hecho balance y afirma que el partido entre Rayo Majadahonda y Albacete disputado en Balaídos este sábado 4 de junio (2022) fue «igualado» y lo decidieron los «errores». El periodista Carlos Garrido de «Albacete Abierto» así lo escribe: «encuentro igualado que se resolvió en los compases finales». Y añade: «Rubén de la Barrera y sus futbolistas sabían de primera mano que no iba a ser tarea fácil. A pesar de que los primeros compases fueron igualados, a medida que avanzaban los minutos eran los manchegos quienes dominaban el esférico. Ya en el segundo acto, fue el equipo majariego quien dibujó un escenario mucho más favorable, hasta el punto de amenazar la meta de Bernabé Barragán en varias ocasiones. Se intuía el tanto del Rayo, el cual acabó llegando en el 68’ por medio de Albiach. 1-1 y todo por decidir. El crono avanzaba y no se veían atisbos por parte de ninguno de los dos protagonistas, hasta que en el 83’ Rubén Martínez establecía el que, a la postre, sería el 2-1 definitivo».

«Al Albacete se le apareció la Virgen de los Llanos», titula El Digital de Albacete

«Al Albacete se le apareció la Virgen de los Llanos» resalta Nacho Lopez en El Digital de Albacete: «Cuatro minutos después de la ocasión de Riki llegó una para Héctor Hernández en las filas del Rayo Majadahonda, que inexplicablemente y por fortuna para el Alba, el canario tiró fuera cuando tenía todo a su favor y era más fácil de colar que de marrar. La Virgen de los Llanos desplegó su mantón y puso su granito de arena para que el ex del Alba no encontrara portería y marrara una ocasión que muy pocas veces desaprovecha. Empate del Rayo Majadahonda y mazazo para el Albacete. Lo estaba intentando repetitivamente el Rayo Majadahonda y el Albacete estaba dejando demasiado en manos de la Virgen de los Llanos, que una vez pudo evitar el empate del Rayo Majadahonda, pero que cuando el cántaro volvió a ir a la fuente no pudo hacer que no se rompiera. Corría el minuto 69 y un nuevo error en la salida de balón, esta vez por parte de Fran Álvarez, propició que Héctor Hernández montara el contragolpe del Rayo Majadahonda, cediendo para Juanjo y poniendo este un balón al punto de penalti que Néstor Albiach no desaprovechó y que alojó en el fondo de las mallas de la portería de un Bernabé que nada pudo hacer para evitar el tanto del empate majariego».

Puntuaciones (MJD): Champagne (1), Borja (2), Cristian Pérez (2) (Mario García 85´ (1), Casado (2), Bastos (2) (Manny 62´ (2); Bernal (2), Juanjo (3, MVP) (Clau Mendes 85´ (1), Tropi (2) (Mawi 62´(1); Nando (2) (Rubén Sánchez 46´ (1), Héctor (1) y Néstor Albiach (2).

«El Albacete se viste de Superman y se mete en la final«, relata Rafa Gil en «5 más el descuento«: «Que barbaridad, hemos tenido que esperar al primer partido de la temporada en la que no había margen de error. Hoy los de Rubén de la Barrera han sido ambiciosos, incisivos con la pelota e inteligente a la hora de manejar el partido. El Albacete se lo creyó, alejó los fantasma y superó al Rayo Majadahonda en el mejor partido de los manchegos como visitantes«. Y si el Albacete tuvo que sacar su mejor versión para derrotar al Rayo Majadahonda, Miguel Romero de «El Gol de Madriz» habla de «Autocondena rayista«: «Los cambios le habían dado un aire nuevo a los majariegos pero el quid de este negocio es cometer pocos errores. El Rayo cometió otro en una salida del balón, robó el medio campo albaceteño, la pelota llegó a Rubén Martínez que fue capaz de poner el balón en las mallas. El Majadahonda lo ponía todo, lo bueno y lo malo».

Se esperaba el «milagro» como en Cartagena y Badajoz pero lo tuvo el Albacete: podía perder en la prórroga pero ganó antes del alargue

«El partido con tan poco tiempo por delante se convirtió en un asalto en toda regla. El Rayo lo intentó, puso cuanto tenía en el banco para empatar pero el fútbol no perdona. Un Albacete afortunado avanzaba hacia el partido decisivo. Se llevaron el gato al agua los castellanos por una razón simple (y determinante): cometieron menos errores. El fútbol no se apiadó de un Rayo que no se mostró nunca inferior, que tuvo más ocasiones y que convirtió al portero rival en el mejor de los albaceteños. Datos que no sirven para contrarrestar la realidad de dos goles pescados con poco pero que sirven para poner al Albacete en el capítulo final de la lucha por el ascenso. Al ser partido único donde la penalidad del error se incrementa extraordinariamente las precauciones de entrada fueron máximas y ninguno de los expuso lo más mínimo en la posesión de la pelota. Con todo a su favor Héctor envió fuera un pase de Mawi que era un regalo con envoltorio y lazo. El Majadahonda llegaba y llegaba y llegaba… Tanto llegar tenía que tener premio y por fin el (merecido) empate tras una gran jugada de Juanjo que robó y llegó para asistir a Néstor. Los madrileños estaban siendo mejores, no busquen otra explicación. En el segundo tiempo, la entrada al terreno de juego de Rubén Sánchez supuso que Héctor Hernández pasara al costado izquierdo. Así, el equipo dirigido por Abel Gómez buscó balones directos a los extremos. El propio Héctor Hernández se elevó para rematar de cabeza un centro de Borja González que atajó Bernabé. Tan solo un minuto después, volvió a emerger la figura de Bernabé que desbarató con una gran mano un remate de Tropi desde el balcón del área.»

«Sin embargo, el exalbaceteño Héctor Hernández pudo igualar. En el minuto 66, Mawi cedió al delantero canario que, con Bernabé batido, envió el balón fuera. Quien no perdonó fue Néstor Albiach en la siguiente ocasión: tras una recuperación en la medular, Juanjo cedió un balón raso al área y, en el segundo palo, Néstor fusiló a Bernabé. Con la igualada, el guion del encuentro mudó por completo. El Albacete apenas se aproximó sobre la portería de Champagne y se dedicó a defender las embestidas majariegas. No obstante, los blancos volvieron a ponerse por delante en el marcador. Un error en la salida del balón de Bernal propició una arrancada de Manu Fuster que asistió a un Rubén Martínez que ajustó un disparo raso alojando el balón en el fondo de la portería. En los minutos finales, el Rayo Majadahonda buscó meterse en el partido con balones en largo ante una zaga albaceteña que se mostró segura en todo momento».

Adrián Godar con fotos de Josema Moreno ilustra así en el «Queso Mecánico» lo ocurrido: «El Albacete supo sufrir ante el Rayo Majadahonda, especialmente en el segundo tiempo, para avanzar a la final por el ascenso. Los pupilos de Rubén de la Barrera dejaron atrás las malas sensaciones de las últimas jornadas ligueras, rindieron a un gran nivel en el primer tiempo y, tras verse con el encuentro empatado ante la reacción majariega, resolvieron gracias a una diana del entonado Rubén Martínez. El Rayo Majadahonda logró neutralizar el medio del campo de un Albacete que confió el inicio de la jugada tanto a Djetei como a Boyomo».

«La necesidad de vencer para pasar de eliminatoria hizo que el Rayo Majadahonda diera un paso al frente. Néstor Albiach sirvió desde el carril izquierdo a un Juanjo que vio como Bernabé repelió su remate. Con espacios, el Albacete se sintió más cómodo. Pasado el minuto 30, Jordi Sánchez cedió a Rubén Martínez que no fue capaz de rematar ante la presencia del guardameta del equipo majariego. En el segundo tiempo, la entrada al terreno de juego de Rubén Sánchez supuso que Héctor Hernández pasara al costado izquierdo. Así, el equipo dirigido por Abel Gómez buscó balones directos a los extremos. El propio Héctor Hernández se elevó para rematar de cabeza un centro de Borja González que atajó Bernabé. Tan solo un minuto después, volvió a emerger la figura de Bernabé que desbarató con una gran mano un remate de Tropi desde el balcón del área.»

Balaídos vacío, Rubiales con los bolsillos llenos por su 0,15% de comisión con los patrocinadores de la RFEF

«El Albacete no fue capaz de contener el arreón del Rayo Majadahonda y, únicamente Djetei lograba alejar el peligro en ataque de la escuadra madrileña. Rubén Martínez inquietó la meta de Champagne con un remate que atajó el arquero argentino. El ex albaceteño Héctor Hernández pudo igualar. En el minuto 66, Mawi cedió al delantero canario que, con Bernabé batido, envió el balón fuera. Quien no perdonó fue Néstor Albiach en la siguiente ocasión: tras una recuperación en la medular, Juanjo cedió un balón raso al área y, en el segundo palo, Néstor fusiló a Bernabé. Con la igualada, el guion del encuentro mudó por completo. El Albacete apenas se aproximó sobre la portería de Champagne y se dedicó a defender las embestidas majariegas».

Majadahonda Magazin