El Instituto Saramago (Majadahonda), pionero en albergar un novedoso programa educativo sobre ópera

LIDIA GARCIA. “Este artículo está escrito «in memoriam» de Pedro Sarmiento, uno de los precursores del proyecto LÓVA, fallecido la pasada primavera. Quien mejor para describirnos a Pedro y a un proyecto que sigue emocionando desde 2007 que su amigo y colaborador Miguel Gil Casado, maestro de Primaria. Fue uno de los primeros maestros que aplicó LÓVA en su aula. Además de hacer el proyecto ininterrumpidamente desde el curso 2007-08, se ha jubilado y ha seguido llevándolo a diferentes contextos como el CEIP “Jaime Vera”, el Centro Penitenciario Madrid II, el IES “José Saramago” de Majadahonda o el grupo de docentes inLÓVAdores. Además, Miguel realiza numerosas visitas a centros, charlas o cursos en diferentes puntos de España”. Las palabras de Carmen Iglesias en la revista Magisnet dan paso a la explicación de un proyecto pionero que un colegio de Majadahonda tuvo la suerte de albergar: el IES “José Saramago” puso en marcha el proyecto LÓVA, “que hace una apuesta decidida por introducir las artes, todas las artes, en la escuela, con la convicción de que son un vehículo de aprendizajes variados, profundos y vitales”. Concretamente en España, más de 400 docentes se han formado y 11.000 niñas y niños han realizado ya más de 500 óperas desde el año 2.007.

MIGUEL GIL CASADO. Mi amiga Carmen Iglesias, me ha sugerido que escriba algo para “Magisterio” sobre LÓVA y que sirva también para hacer un homenaje a Pedro Sarmiento. Naturalmente no solo no puedo negarme sino que lo hago encantado. ¿Era Pedro Sarmiento un hombre serio? Depende de cómo se entienda la seriedad. Era imaginativo, juguetón, de risa franca, ojos risueños (ojos bonitos, decía una niña gitana), bailón al piano y fuera de él y totalmente serio, con una seriedad pasmosa ante el trabajo de los niños y niñas, sus canturreos, sus coreografías, sus dibujos, sus poesías, su música. Cabal el elogio de la actitud de respeto de Pedro hacia los niños y niñas, por parte de Juan Mayorga, como muestra de las altas expectativas que depositaba en todas y todos ellos. No se puede entender LÓVA sin hablar de Pedro Sarmiento, su idea de la Educación y su enorme respeto y admiración por todos los docentes . Solía decir que junto al aula en la que se hace LÓVA hay otra maestra u otro maestro haciendo un trabajo igual de válido, imaginativo y comprometido.

Este proyecto educativo, conocido como LÓVA, difícilmente podía haber elegido otro acrónimo que sintetizara mejor su esencia. Como muchas cosas de este proyecto, fue idea de Pedro llamarlo así. Le gustaba jugar con las palabras, mezclando agudeza, humor, extrañamiento y sentido profundo. No bastaba con decir que se trata de crear una Ópera original, Creating Original Opera, así se llama el programa inspirador. Había que explicitar que se trataba de un proyecto educativo que va mucho más allá de la creación y puesta en escena de una obra de arte total. Había que decir de una manera sintética, gráfica y precisa que la ópera no era el fin sino solo un Vehículo. ¿Y sabéis en qué vehículo pensaba Pedro cuando hablaba de la ópera como vehículo de aprendizaje?

Exactamente, en un barco. ¿Qué mejor vehículo que un elegante bajel para surcar el amplio mar del Aprendizaje?. Vayamos por partes. Sí, una Ópera. Un objetivo que de entrada podrían considerar inasumible quienes no son profesores o profesoras de música. Pero si lo miramos detenidamente también podrían considerarlo inasumible quienes no saben hacer una pequeña instalación eléctrica o manejar una mesa de luces, quienes no saben coser un botón o diseñar un vestuario, quienes no saben pintar o construir un decorado, quienes no saben cantar ni en la ducha, quienes nunca han escrito una historia o un poema, quienes nunca han redactado una nota de prensa o quienes nunca se han maquillado o se han subido a un escenario. En resumen, un proyecto que diríamos imposible si no se hubiera realizado exitosamente en cientos de colegios de EE.UU y otros países desde hace más de 40 años, con docentes con las mismas carencias y habilidades que tú y que yo. Lea el artículo completo.

 

Majadahonda Magazin