“El chalet de la parejita en Galapagar recuerda a la nomenklatura socialista de Pozuelo, Majadahonda y Las Rozas”

Suscríbete gratis a nuestras noticias

Emmanuel Rodríguez es historiador, sociólogo y ensayista: “Participo en la @fundacomunes y produzco para @Traficantes_Ed y el @instituto_dm”, dice su curriculum. Y no parece falso: este doctor en Historia y licenciado en Sociología publica habitualmente en El Diagonal, Público.es, ElDiario, Ctxt, etc. Ha escrito “Por qué fracasó la democracia en España. La Transición y el régimen del ’78” (Traficantes de Sueños, 2015), “Hipótesis democracia” (Traficantes de Sueños, 2013) y con Isidro López “Fin de ciclo. Financiarización, territorio y sociedad de propietarios en la onda larga del capitalismo hispano” (Traficantes de Sueños, 2010). Fue investigador en el Observatorio Metropolitano de Madrid, colaborando en numerosas publicaciones del mismo. Es experto en historia contemporánea de España y economía política. Y ahora añade a su trayectoria otro trabajo: “El chalet de Galapagar como inversión de la parejita (Pablo Iglesias-Irene Montero) recuerdan demasiado al gran viaje de la nomenklatura socialista de principios de los años ochenta hacia Pozuelo, Majadahonda y Las Rozas”. Y titula su texto en la revista CTXT: “Donde pongo un chalet, pongo un plebiscito”, en alusión a la difícil decisión de la militancia: cesar a su líder y a su pareja o acarrear con la complicidad de todo el partido de Podemos y sus sucursales locales en la polémica decisión a 1 año de las elecciones.

El chalet de Galapagar ha encendido las redes. Conviene ser sinceros, la leña que pone la prensa y los medios de “derecha” va muy por detrás de la indignación de los sectores afines a Podemos. Entre estos se reconocen elementos de lo más diverso, empezando por los más vergonzantes: el precio del inmueble, la piscina, la ostentosidad… Pero no son estas cuestiones las que más cabrean. Es el gesto. El “chalet en Galapagar” es un gesto y también un mensaje. Ambos recuerdan demasiado al gran viaje de la nomenklatura socialista de principios de los años ochenta hacia Pozuelo, Majadahonda y Las Rozas: la tierra del chalet unifamiliar, el arco noroeste de Madrid, la zona rica de la que Galapagar es su extensión hacia el norte”, recuerda Emmanuel Rodríguez, que además tiene un blog de carácter social y cívico.

“Entonces, los gerifaltes del gran partido de la izquierda y la progresía española aplicaron sin piedad la doctrina de las “3 C’s”: Coche nuevo, Chica nueva, Casa nueva. En aquel tiempo, el patriarcalismo político se aplicaba sin vergüenza. Se puede decir que el mensaje de Iglesias tiene varias lecturas. Para los que quieren seguir creyendo, y solo ven en esto la enésima campaña de la derechona contra una decisión privada, y solo privada, Iglesias parece decir “estoy cansado, dejadme un respiro, aunque sea bajo la forma del privilegio del nuevo rico”. Pero para la gran mayoría la lectura es otra. Pagar una hipoteca tan elevada a 30 años (seguramente superior a 2.000 euros) solo es posible si se da por descontado que tu posición social se va a reproducir hasta el día de tu muerte. ¿Dónde quedan las restricciones salariales, la limitación de mandatos, la crítica a la política profesional? Se reía el otro día Idealista.com con la inversión de la parejita. A los expertos en especulación no les parecía la mejor decisión económica. Al menos sobre el papel, no hay grandes perspectivas de ascenso profesional y la incertidumbre es grande”. Leer más.

8 Respuestas a "“El chalet de la parejita en Galapagar recuerda a la nomenklatura socialista de Pozuelo, Majadahonda y Las Rozas”"

  1. Avatar
    JOSÉ MARÍA BABOT VIZCAÍNO   23 mayo, 2018 at 12:11 pm

    Tendrían que estar, codo con codo, en los calabozos más recónditos, oscuros y asquerosos por lo que están haciendo, echando exabruptos inconfesables, en la cabeza de los demás, y ocultando toda la porquería del mundo que tienen dentro de sus cuerpos.

    Responder
  2. Avatar
    C2amanuense   23 mayo, 2018 at 1:46 pm

    ¿Quién les avala?. Con el patrimonio que declaran y sin la seguridad de cuanto les va a durar el cargo ¿Cómo es posible que les concedan esa hipoteca?

    Responder
  3. Avatar
    nico   23 mayo, 2018 at 1:59 pm

    D. José María, se pasa usted tres pueblos. Lo que han hecho no es delictivo. Otra cosa es el castigo que les den sus votantes. ¿Qué es eso de la porquería que tienen dentro del cuerpo?.
    Que pasada…

    Responder
  4. Avatar
    Fernando Cid Sánchez   24 mayo, 2018 at 7:25 am

    ¿Es que ya no queda gente moderada y respetuosa? La reacción de ese “señor” Babot Vizcaíno es tan desmesurada y llena de odio que no deberían publicar sus dañinas opiniones.
    Respecto al escritor y al artículo, estoy seguro de que este individuo es de los que piensan que sólo los “suyos” pueden vivir acomodados y no perdonan que la gente de izquierdas podamos prosperar en nuestras economías domésticas de forma honesta.
    Lo han hecho mal por las formas y ya lo pagarán en las urnas. Yo creo que no volveré a votarles y espero que IU tome cartas en el asunto.

    Responder
  5. Avatar
    Titox   24 mayo, 2018 at 7:59 am

    Que barbaridades, que barbaridades. Esta es una cosa que solo afecta a sus votantes y a la credibilidad de Iglesias.
    No es nada que perjudique a un tercero. Lo han comprado con el dinero que ganan legítimamente. Ya les pasara factura en las urnas. Y se pone usted tan enfadado, Sr. Babot, y el.otro día se puso a defender a Cifuentes como.un exaltado. Resulta muy parcial.

    Responder
  6. Avatar
    Peppermint Patty ‏   24 mayo, 2018 at 12:09 pm

    Claro que es mas barato que el centro, que Pozuelo, Aravaca, Las Rozas o Majadahonda, pero sigue siendo zona norte que es más cara y mira de que partido son la mayoría de los alcaldes. Se podría haber ido a Moratalaz, Getafe o quedarse en Ribas. Me parece incoherente, lo siento!

    Responder
  7. Avatar
    JOSÉ MARÍA BABOT VIZCAÍNO   24 mayo, 2018 at 3:51 pm

    Que se compre un piso o mil no viene a cuento. Viene a cuento las salvajadas que escupen por su boca cuando otros hacen lo mismo que ellos luego copian y dicen que eso es democracia y lo de los otrso es bestial y que si saludar al panadero y no se cuantas sandeces más. Eso es lo criticable con energía redomada. Por eso estoy que voto contra ellos y estaré siempre en contra de estos callejeros desarrapados, mal peinados y soeces y no se cuántos epítetos más tienen sobre sus espaldas.

    Responder
  8. Avatar
    Fernando Cid Sánchez   25 mayo, 2018 at 9:03 am

    St. Babot, es Vd. una caricatura de lo rancio y su odio descarta sus opiniones.

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.