“Willy” Ortega, ex alcalde (Majadahonda): “Me colocaron en una tapadera de dinero negro del PP con el yerno de Raphael”

Suscríbete gratis a nuestras noticias

MANU RAMOS. Son las primeras palabras del ex alcalde de Majadahonda (PP), Guillermo Ortega “Willy“, tras sus dos primeros años de cárcel. Le quedan aún 36, pues su condena por corrupción es de 38 años y tres meses de prisión. La exclusiva la ha conseguido el periodista Miguel Ángel Campos de la cadena SER, un documento sonoro que atestigua como “Willy” no aparenta ningún cambio, al menos vocal, desde su época de alcalde. Sin embargo, ahora está dispuesto a “cantar” y revela que tras salir de la alcaldía de Majadahonda lo “recolocaron” en un organismo público autonómico (IMADE de Puerta Toledo) que en realidad es una “tapadera” para “recaudar fondos en negro” con destino “a la financiación ilegal del Partido Popular a cuenta del erario público inflando contratos” y que manejaba él mismo junto con el yerno del cantante “Raphael“, hoy en Mexico. Guillermo Ortega lanza la pregunta al interrogatorio de “¿por qué me colocó Aguirre en el IMADE si como ella dice, destapó la Gürtel?”. El audio revela como el juez Manuel García Castellón interviene en el interrogatorio e incide en otro de los nombres que Ortega cita durante su confesión: el del ex gerente de IMADE, Álvaro Arenzana. Este gestor es yerno del cantante “Raphael“, ya que es hijo de los condes de Fuente Nueva y está casado con Alejandra Martos, hija del artista y Natalia Figueroa. Actualmente trabaja en México para el grupo hotelero Vidanta. Antes lo hizo en Telefónica Digital, el IMADE (Consejería de Economía) y Madrid Network, que recibía fondos públicos y estaba controlada por el Ejecutivo de Aguirre. El juez imputó a Arenzana porque cree que IMADE sirvió como “tapadera para recaudar dinero para las campañas electorales que ganó Aguirre”, añade El Confidencial.

La hija y el yerno de Raphael, a las órdenes de Willy

Según el ex alcalde majariego, Arenzana era el principal responsable de la operación de inflado de facturas para obtener un “fondo de armario” en negro, en palabras del juez, para el partido. Además de Arenzana, Guillermo Ortega sitúa como conocedores de la situación en el seno de IMADE a Aurelio García de Sola y Alicia Hinojosa. Pero asevera que junto a él mismo, eran simples “ejecutores” de las órdenes que llegaban de “arriba”. Y en concreto, de la propia Esperanza Aguirre y de Ignacio González, quienes “agradecían” su trabajo en la institución. Guillermo Ortega declaró como uno de los tres testigos, los ex alcaldes de Majadahonda y Boadilla y la ex trabajadora del grupo Correa, Isabel Jordán, quienes afirman que “Esperanza Aguirre estaba al corriente de todo en la financiación ilegal, que presidía las reuniones de coordinación en las que concretaban el dinero negro o llamaba a los empresarios donantes de fondos para agradecer sus mordidas”, concluye la SER.

 

Deja un comentario

Su correo no será publicado.