El laboratorio del “thatcherismo” español está en el Oeste de Madrid: Las Rozas, Majadahonda y Boadilla (I)

Suscríbete gratis a nuestras noticias

BRENDAN BOYLE* (escritor irlandés que ha vivido en Madrid desde 2016, cubriendo fútbol español y actualidad). El corazón del PP se centra en los distritos del norte de la capital, como Chamartín, Chamberí y Salamanca, así como en los pueblos suburbanos ricos del oeste, como Las Rozas, Majadahonda y Boadilla del Monte. A pesar de los avances que ha logrado la derecha en los últimos años, las partes del sur de Madrid y de la comunidad en general siguen siendo fortalezas socialistas. Durante su mandato de 25 años en Madrid, el Partido Popular, formación de derecha, ha dado lugar a vastas redes de corrupción, privatizaciones generalizadas y un desastroso mal manejo de COVID-19. Pero su revolución thatcherista también ha forjado una nueva base de votantes leales al partido gobernante, lo que significa que las predicciones de un colapso inminente probablemente sean prematuras. Epicentro de la crisis del COVID-19, la Comunidad de Madrid ha sido la región española más afectada por la pandemia. Hoy, el gobierno regional se enfrenta a las consecuencias de un escándalo en las residencias de ancianos que vio al menos a 6.000 mayores enfermos a los que se les negó recibir tratamiento hospitalario, quedaron abandonados y murieron solos sin atención.

Brendan Boyle

Esto se debe en gran medida al desastroso historial del Partido Popular (PP), el partido conservador que ha estado en el poder en la región de Madrid durante unos 25 años. Las políticas del PP, fuertemente orientadas hacia la privatización, dejaron al sistema público de salud de Madrid mal equipado para combatir la crisis humanitaria más severa que azotó al país desde la Guerra Civil de 1936. Algunos observadores han especulado que el mal manejo por parte del PP de la crisis del coronavirus en la Comunidad de Madrid puede amenazar su dominio de la política regional desde hace un cuarto de siglo. Sin embargo, una mirada más cercana a las bases que controla el PP y al electorado que ha creado a través de sus medidas de thatcherismo, ofrece una razón bastante menor para el optimismo.

Una comunidad dividida: El Partido Popular tomó el control del gobierno regional de Madrid el 28 de junio de 1995, poniendo fin al reinado de 12 años del Partido Socialista (PSOE). Desde ese momento, la tercera comunidad autónoma más grande de España (detrás de Andalucía y Cataluña) se ha convertido en lo que orgullosamente llaman el “motor económico” del país. Su crecimiento se debe a un sector servicios próspero, particularmente en áreas como finanzas, bienes raíces, tecnologías de la información y telecomunicaciones, así como a un crecimiento constante en el sector de la construcción. Esta ha sido una razón clave para la longevidad de PP. Pero no todos se han beneficiado del boom. Según las últimas estadísticas del INE en 2018, poco menos de la mitad de la población de 6,6 millones de personas en la región, el equivalente a toda la población de la ciudad de Madrid, tuvo problemas para llegar a fin de mes. Eso fue antes de que una pandemia mundial pusiera de rodillas a Madrid. La economía de las privatizaciones ha dejado a miles de familias en una posición precaria y en medio de la creciente recesión las cosas no mejorarán pronto.

España es un estado descentralizado y sus 17 gobiernos regionales o comunidades autónomas gozan de control sobre áreas como la salud y la educación, así como de las políticas fiscales. Esto ayuda a explicar el Madrid que tenemos hoy: según El País, “es el retrato de una región tan rica como desigual, todavía desequilibrada entre el norte y el sur, y en la que la privatización continúa gana terreno en las instituciones públicas”. Bajo este sistema de control regional, la Comunidad de Madrid es la única región donde los más ricos se han distanciado de las realidades cotidianas de la mayoría. “En España se discute mucho sobre la independencia catalana, pero los que se han independizado son los ricos: viven como si fueran un pequeño país dentro de España”, dijo Íñigo Errejón, líder del partido político “Más País”, en una entrevista reciente. Esta arrogancia fue evidente durante el encierro estricto que ha habido en España, ya que los residentes del próspero barrio de Salamanca salieron a las calles y expresaron su ira al ser obligados a seguir las mismas medidas de bloqueo que todos los demás. Los que están en el otro extremo de la escala económica también se reunieron en grandes cantidades, pero para hacer cola y recibir comida en los bancos de alimentos de Madrid

Se dice que una de las primeras características que Napoleón buscaba en un nuevo general era la suerte, a menudo preguntando: “¿Tiene suerte?”. Napoleón habría amado a los generales al frente del PP de Madrid, aunque quizás algo más que la “suerte” los haya ayudado. Desde su llegada al poder en 1995, cuatro de los seis presidentes del PP en Madrid se han enfrentado a batallas legales y a una serie de dañinos casos de corrupción. Sin embargo, una y otra vez, el PP ha encontrado la manera de librarse. A medida que el crecimiento en la región continuó aumentando, el electorado de clase media del PP acudió a las urnas con brillantes perspectivas primero en pesetas y luego en euros en sus bolsillos. Las preguntas sobre de dónde vino el dinero podían esperar. El tren de la economía no se estaba desacelerando.

Pero el PP también ha sido ayudado por la ineptitud de sus amargos rivales en el PSOE. “Durante todo este tiempo, el PSOE no ha acertado en Madrid. La oposición aquí siempre ha sido muy suave”, explica Luis Ángel Sanz, corresponsal político en el diario de centro derecha “El Mundo”. Pablo Simón, politólogo y colaborador habitual de la emisora ​​nacional RTVE, está de acuerdo. “El Partido Socialista en Madrid no funciona“, dice, citando su propia cuota de escándalos y conflictos internos basados ​​en lealtades “familiares” de sus distintas facciones. *Artículo publicado en la web Jacobinmag. Mañana: Aguirre, Cifuentes, Ayuso: tres perfiles femeninos para la decadencia del PP frente a un PSOE “castigado” por su política de personal con el “Tamayazo”

Suscríbete
Recibir aviso
guest
1 Comentario
Comentarios en línea
Ver todos los comenarios
silosenovengo
hace 2 meses

Así nos va….