El dramaturgo y escritor Fernando Almena reside en Majadahonda

JULIA SÁEZ-ANGULO. Fernando Almena es un escritor que vive en Majadahonda, cordobés de La Rambla, aparejador y diplomado en Planificación y Administración de Empresas por la UPM. Fue profesor de la Escuela de Arquitectura Técnica de Granada y de la UNED del curso para el profesorado “El teatro como recurso educativo”. Fue director de TEU en Madrid. Se inicia en la literatura como autor teatral. Cultiva el teatro y la narrativa. Destaca su labor dentro de la Literatura Infantil y Juvenil. Ha participado en congresos, cursos, seminarios y mesas redondas sobre teatro infantil y juvenil. De la Junta Directiva de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles y socio correspondiente de la vetusta y cultural Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.

Julia Sáenz-Angulo

Fernando Almena ha sido presidente de ASSITEJ-España y de las Juntas Directivas de la que fuera Asociación de Autores de Teatro, hoy con otro nombre, y de la Asociación de Amigos del Libro Infantil y Juvenil y de la OEPLI (IBBY). Ha estrenado numerosas obras para adultos y niños, y de estas además en Hispanoamérica. Ha publicado medio centenar de libros en español y diez en otros idiomas, además de publicaciones en obras colectivas, revistas, prensa, etc. Traducido al catalán, gallego, vasco, valenciano, francés, árabe, italiano y turco, ha obtenido numerosos premios, de los que de teatro, entre otros, cabe señalar el Barahona de Soto, Diego Sánchez de Badajoz y Federico García Lorca. Y para niños: Aetij y Teatro Guerra. De narrativa el Vieira de Humor (Internacional) y dos Huchas de Plata, entre otros. Y para niños: El Barco de Vapor y Villa de Ibi.

Fernando Almena (izq) en uno de sus múltiples galardones

SELECCIÓN BIBLIOGRÁFICA:
Teatro: “Ejercicios para ahuyentar fantasmas”, “Ex, o la irrefrenable marcha del cangrejo”, “¡Viva Cardona!”, “Made in Spain”, “Jambre”, “Discretamente muerto y otros textos breves”.
Ensayo: “El teatro como recurso educativo” en colaboración con Julia Butiñá). UNED: Diversos artículos.
Teatro de niños: “Teatro para escolares”.
Teatro para niños y jóvenes: “La boda del comecocos”, “El cisne negro”, “¡Catacroc!”, “Los pieles rojas no quieren hacer el indio”, “Mis queridos monstruos”, “La última”.
Teatro de títeres para niños: “El príncipe minúsculo”.
Poesía para niños: “El jardín de los cantares”.
Novela infantil y juvenil: “Un solo de clarinete”, “El pavo Facundo”, “El maestro Ciruela”, “Tartesos”, “Pocachicha”, “Marcelo Crecepelos”, “El beso de la princesa”, “La ballena Filomena”, “Ay, ay, ay, ¡que me la pego!”
Adaptaciones literarias: “El pequeño Otto ha desaparecido”, de Manfred Limmrooth.

Valle Inclán es un modelo para Fernando Almena

Entrevista: 1. ¿Dramaturgo o narrador? –¿Acaso hay diferencia? El dramaturgo cuenta mediante diálogos la acción, y sin perder de vista las importantes acotaciones -pura narrativa-, de las que Valle Inclán fue ejemplo, pero a las que muchos autores actuales renuncian por su sometimiento al director o porque solo saben dialogar. La narración también se surte de diálogos, y si no, los narra. Prueba: teatralizar convertir narrativa en teatro y narratizar o narrativizar, lo inverso, luego la esencia es la misma. Pues amo y practico los dos géneros, me considero ambas cosas. Mañana: Segunda parte de la entrevista.

Majadahonda Magazin