Himno a Majadahonda y a los majariegos: gestas y cuitas del organista de Santa Catalina (y IV)

Suscríbete gratis a nuestras noticias

RODRIGO RASCADO. Creo que de momento ya me he explayado lo suficiente para lo que tan amablemente me pedías; ruégote me disculpes querida Julia Bachiller, movida por un ánimo igual de favorable, si te he sido en exceso prolijo, pues no era otra mi intención que la de ofrecerte algo en tu provecho, y en el de tus lectores, que poder extractar de mi modesta biografía, algo que sin duda tú podrás hacer mucho mejor que yo; que no he de ser yo juez y parte. Tengo intención de iniciar próximamente un canal en YouTube, ahora que ha pasado el jaleo de los ensayos y me siento más seguro de mis habilidades, así que tendrás más noticias mías; reconozco que en algún momento tuve la idea de tenerlo ya empezado y aprovechar la ocasión ésta para darlo a conocer, pero al final se me vino el tiempo encima… En fin, espero que para la próxima misa grande que haya, dándose por caso que tú la cubrieres, tenga ya contenido y me consientas el abusar de tu gentileza en tal sentido.

También ruégote que me disculpes por la tardanza en enviarte las líneas éstas, desde’l lunes que me las pediste; pero entre dar y recibir clases, los primeros días de la semana los tengo siempre un poco sobrecargados de éstas y otras tareas. Y poco más para rematar la epístola, que ahora me venga en mente… ¡Ah, claro! salvo la letra del himnillo mío de Santa Catalina, y de propina, el poemilla de la entrada, bilingüe, el latino arreglado para rimar con versos intercalados míos y el castellano todo propio todo él. Queda muy agradecido, y cordialmente te saluda… tu seguro servidor.

Estas doce estrofas, en octava real, describen la salida nuestra de madrugada hasta que nos dio el sueño y paramos a descansar, ya al alba. Unas anotaciones antes de empezar: Respecto a la gramática y la ortografía, soy bien consciente de que al escribir se me escapan los galleguismos; digo “deseguido” o “deluego” en lugar de “en seguida”, “dexar” por “dejar”, “maguer que” por “aunque”, y “maguer de(l)” por “a pesar de”, “cedo” por “temprano”, a veces “non” en lugar de “no”, y alguna otra rareza que así a primera vista no la veo, pero puede que la haya; valgan mis excusas.

En latín, Majadahonda se puede transcribir por su fonética o literalmente, por “Maxadahonda” o por “Alta Cohors”, que abrevia en “Cors”, y en femenino, “Cora”; “cohors/cors” significa redil, “majada”, y el latín “altus/a/um” vale tanto por “elevado” como por “hondo“, lo que da para el juego de palabras “bajo es su corral, alta de buen juro/buena ley” en #1.3, y para decir corés, altacorano o “alto cortesano” (#10.1) por “majariego”, etc. El “lobo”, el “cor” (corazón) y el “cordero”, son los emblemas heráldicos de nosotros los tres viajeros en ruta, según figuran en nuestros escudos d’armas; además, “Cor” es intercambiable por “corés”.

#1 Durmiente_y plácida_al abrigo’scuro
de la noche, la villa muy serena,
bajo, su corral, alta de buen juro,
guardados sus vecinos por su tena,
non se catan, del suceder maduro:
qu’el cordero, junto_al lobo, s’amena,
y_al cor qu’acarrean, vanse del ero,
allende la majada,_al extranjero.

#2 Guardados, la tiniebla no por manto,
qu’en su_ánima_el proyecto ya les basta
de conforto_y caldeado solevanto;
que no_es tarde, por acidia qu’aplasta,
sino cedo_en l’hurtando_en adelanto
las horas al día qu’áun no contrasta:
úrgeles, deluego,_al cor y_al lobo,
y_al cordero, de la_erranza,_el arrobo.

#3 Acomódanse_en un coche de plata
grabada de dichos y_ensalmos, cientos,
de parabienes, qu’en su paseata,
les habrán de guardar en sus intentos,
y_al tiro de_una gran cabalgata
de cincuenta más dos, sus elementos,
¡pues qué formidable caballería!
toma ya rumbo, la_audaz compañía.

#4 Mongolia su destino, do buscando
el tónico remedio_a_una vesania,
que sólo_en lo remoto va sanando,
no_en su tierra, de godos, la Gotania,
que d’Hispania se fueron asentando
hasta_Italia_y su_Imperio, la Romania,
heredad bizantina fronteriza
de Tartaria,_en el Caspio la baliza;

#5 ya no sólo_entre_Europa_y la Turcaria
qu’entr’el franco_y lo_ignoto_y clausurado
a sus usos y costumbre ordinaria
d’estos los tres latinos y su_Estado,
la Castilla_añeja_y hospitalaria
que dexando,_el albor inesperado,
la vigilia no guardando, van, ansiosos
por darse_a los caminos aun umbrosos.

#6 Caminos de Gotania, visigoda,
tomados, de Segovia,_allende sierra,
en su_aprisco, que vió su vida toda;
la Villa que sus ojos entrecierra,
serena,_en cuanto_este_ánimo denoda,
en sus hijos, tal cual se les afierra
la prestancia_y muy donosa soltura
natural a sus gentes y_a su_hondura…

#7 ¡Majariegos, de cuna muy felice,
hijos de Segovia y del Guadarrama,
qu’allá_al Este, jamás nos narcotice
la Corte de los Reyes¡ ¡Que su fama,
nuestra Villa, desde_hoy la rivalice!
¡Nuestra_oportunidad nos lo reclama!;
pues Fortuna, qu’en dádivas abonda
tráelas al audaz, muéstrasele_oronda,

#8 pero_el medroso… ¡no se tranquilice!
qu’antes tema_el azote d’esta Dama
veleidosa,_a su rueda se realice,
so pena de perder su buena trama;
¡no desmerezcáis cuanto nos bendice
este_ayre que de claridad inflama
las mientes, y_el campo que l’arredonda,
contraste_al febril de l’Urbe_y su ronda!

#9 siga Serena, pero que_amenice
su despertarse_una nueva proclama:
¡qu’el madrileño no nos simbolice,
que lo_haga_el majariego panorama!
Qu’esta villa, su prole la_enfatice,
que gestas la rinda_y page garama,
que_a su buena criança corresponda,
la fama_alzada por Majadahonda!

#10 Bien os miraréis, altos cortesanos,
si, d’éstos tres, en el pulido_espejo,
d’altas miras, los tres altacoranos,
despedidos, menguado_el aparejo,
por áun no merecer de besamanos;
no así_al retorno, su grande festejo
merecido, por la_honra que_a su madre,
hondísima Cora,_acuenta su_encuadre,

#11 la deuda, por su despierta crianza,
maguer del nunca ser acostumbrado
de pechos generosos su cobranza;
y así de soñolienta la_han dejado,
el majal, l’alta Cora, sin tardanza
hallándoles el día, ya gestado
en Aranda, cruzada Somosierra,
el puerto qu’el sur, de Castilla, cierra,

#12 paso Reál, del pastor segoviano,
fortuna de Bonaparte_y desgracia
de San Juan, otro cordero,_el paysano
defensor; dato que_al Cor se regracia,
por hacerles el conducto liviano
al Lobo y_al Cordero; su_eficacia
ténles, primo_arresto,_al márgen del Duero,
do descansan tras régimen austero…

Deja un comentario

Su correo no será publicado.