Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

IU cuestiona los permisos de ampliación de las terrazas en Majadahonda

LIDIA GARCIA. «Izquierda Unida (IU) demanda mayor participación ciudadana en la elaboración de la nueva normativa de terrazas. Ha presentado sus propuestas al respecto de la posible modificación de la ordenanza que regula las terrazas de los locales de hostelería en el marco de la consulta pública abierta por el Ayuntamiento de Majadahonda al respecto». Con este encabezamiento, IU ha emitido una nota pública fechada el 5 de enero (2022) en el que destaca que para la formación de izquierdas, «la normativa que regule las terrazas se debe basar fundamentalmente en un equilibrio entre las necesidades de los hosteleros por un lado y los derechos de los vecinos y vecinas por otro. Entre los derechos que Izquierda Unida considera que deben salvaguardarse se encuentran, entre otros, el del uso y disfrute del espacio público, el derecho al descanso y también el derecho a la accesibilidad y la movilidad peatonal«.

Héctor Muñoz (IU)

«Para Izquierda Unida, uno de los problemas que tiene esta iniciativa es que en la documentación aportada por el Ayuntamiento existe un grave déficit en el análisis de la situación. Por un lado, no se ha hecho una evaluación de la actual ordenanza para valorar su grado de cumplimiento ni tampoco para valorar cuáles han sido los problemas que ha solucionado y cuáles no. En este sentido, la formación plantea que uno de los principales problemas de la actual ordenanza es la forma arbitraria en la que el Ayuntamiento la hace cumplir, habiendo preceptos que son directamente ignorados y otros que no son aplicados con el mismo rigor a todos los locales», añade. Y concluye: «Por otro lado, también existe un grave déficit en el análisis de las nuevas necesidades que se deben afrontar, ya que no se ha hecho un diagnóstico de la situación contando con la participación de hosteleros, vecinos y vecinas, así como otros agentes sociales. Héctor Muñoz, portavoz de la asamblea de Izquierda Unida en Majadahonda, comentó: “La participación de los vecinos y vecinas en la revisión de la ordenanza de terrazas no se puede ventilar con una consulta pública que no ha tenido ninguna publicidad , que comenzó justo después de un puente y que termina en mitad del periodo navideño, el Ayuntamiento debe hacer mucho más”.

Por último, Izquierda Unida «ve un grave riesgo en que esta modificación de la ordenanza pretenda convertir una situación excepcional, como la que vivimos en la actualidad provocada por la pandemia de la COVID-19, en la norma habitual y que esto termine implicando una mayor privatización y mercantilización del espacio público, el aumento de las barreras arquitectónicas en las calles y plazas del municipio debido a la proliferación de estructuras permanentes y un descenso de la calidad de vida de los vecinos y vecinas alrededor de los establecimientos hosteleros. El portavoz de la Asamblea de Izquierda Unida añadió: “Nadie duda del impulso que necesita el sector de la hostelería a causa de la pandemia, pero este no puede ser a costa de la calidad de los vecinos y vecinas, ni de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, ni tampoco suponer un agravio comparativo con otros comerciantes que también desarrollan actividades fundamentales para la vida del municipio”. Una vez registradas sus sugerencias a la consulta pública, Izquierda Unida manifiesta que «se mantendrá al tanto de los próximos pasos que de el equipo de gobierno municipal y que pondrá sus esfuerzos en informar a la ciudadanía y trabajar conjuntamente para que la normativa garantice la convivencia en el municipio y el equilibrio entre las distintas necesidades».

La imagen que ilustra el comunicado «es de uso gratuito y pertenece al fotógrafo Pok Rie en Pexels», informa IU

Por otra parte, Izquierda Unida (IU) se opone al uso de drones de vigilancia masiva en otra nota pública en la que revela que presentó el pasado 28 de diciembre (2021) un escrito de alegaciones ante el Reglamento de uso de aeronaves pilotadas a control remoto por el Cuerpo de Policía Local de Majadahonda aprobado inicialmente el pasado 29 de julio y al que solo Izquierda Unida presentó aportaciones durante la fase de consulta ciudadana previa. «Izquierda Unida considera que este reglamento careció del debate necesario tanto por el momento de sus tramitación como por las formas en las que el Ayuntamiento lo ha realizado y considera que una prueba de ello la escasísima participación de la consulta que además no obtuvo sus frutos ya que el equipo de gobierno municipal desestimó todas las propuestas realizadas. Izquierda Unida, no obstante, considera que en el fondo de la cuestión está el modelo de seguridad ciudadana para Majadahonda»

«Por un lado, se encuentra la propuesta presentada por el Partido Popular y VOX que no ha tenido tampoco una gran contestación por parte del resto de grupos de la corporación, una propuesta basada en el uso de costosos dispositivos tecnológicos de vigilancia masiva que diversas instituciones europeas ya han señalado como potencialmente lesivos para la privacidad y la protección de datos de los ciudadanos. El uso de los dispositivos no está justificado ya que ni Majadahonda presenta altas tasas de criminalidad violenta ni estos dispositivos son útiles para luchar contra algunos de los delitos que más crecen como son los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, de acuerdo con los datos del balance de criminalidad elaborado por el Ministerio del Interior. Por otro, la propuesta de Izquierda Unida que consiste en impulsar un modelo de seguridad basado en un enfoque comunitario que no trabaje exclusivamente la persecución del delito sino también su prevención. Estos modelos apuestan por un trabajo de los servicios policiales en colaboración con la comunidad y los actores que la componen, fomentando la confianza y la cooperación al tiempo convirtiendo a los vecinos y vecinas en sujetos activos en la construcción de la convivencia en el municipio. Héctor Muñoz, portavoz de la Asamblea de Izquierda Unida comentó “La seguridad no se puede construir en base a poner los derechos fundamentales de las personas en peligro. Un municipio seguro es aquel en el que se construyen fuertes lazos comunitarios entre los vecinos alrededor de los servicios públicos como garantía de la convivencia y los derechos de todas las personas», concluye el comunicado.

Majadahonda Magazin