La “chulería” madrileña solivianta al resto de España: la nueva estructura poblacional de la Comunidad de Madrid (y III)

Suscríbete gratis a nuestras noticias
El “chulapo” madrileño es cada vez más detestado en el resto de España: Ayuso y Casado en “La Verbena de la Paloma”, fiesta típica madrileña

BRENDAN BOYLE* (escritor irlandés que ha vivido en Madrid desde 2016, cubriendo fútbol español y actualidad). Matthew Kennington, un profesor de inglés que ha vivido en la capital española durante veinte años, dice que la respuesta es simple. “Realmente representan a su gente. Los madrileños tienen fama de tener cierta superioridad que a veces se manifiesta como arrogancia. A veces escuchas que la gente casi aplaude la corrupción como una virtud. Quizás las personas puedan identificarse con un político corrupto”. El profesor de Ciencias Políticas, Angel Valencia, dice que “desde que Esperanza Aguirre se convirtió en presidente gracias al incidente de “Tamayazo“, ya nada parece sorprender a la gente de Madrid”. La arrogancia a la que se refiere Mateo es ampliamente conocida en España como “chulería madrileña“. En una entrevista con El Mundo, Rita Maestre, miembro del Ayuntamiento de Madrid, argumenta que tal arrogancia ha creado una mentalidad de que “España está dividida entre la capital y las provincias”. Para Íñigo Errejón, “hay una parte de la oligarquía madrileña que siente que no son cualquiera. La derecha cree que el poder se basa en los apellidos, como si fuera un derecho de nacimiento. Es un síndrome muy madrileño y no representativo de todo el país ”.

Brendan Boyle

Ignacio Sánchez-Cuenca, del diario catalán “La Vanguardia”, cree que Madrid es un caso relativamente atípico en términos de ciudades capitales de Europa occidental. Londres, París, Berlín y Bruselas han sido vistos como bastiones de diversidad y pensamiento progresista, pero el voto sustancial en Madrid por la extrema derecha Vox (16%) contrarresta esta tendencia. “La ciudad capital es hoy el epicentro de un nacionalismo español inculto y excluyente“, dice. “Con la seguridad y la arrogancia que produce el bienestar económico, el discurso dominante de la derecha en Madrid afirma que la capital representa la modernidad y la globalización, así como una España orgullosa, liberal y universalista“.

En mayo de 2019, a pesar de ganar la elección general de la ciudad local, la progresista Manuela Carmena fue expulsada como alcalde de la ciudad de Madrid, ya que una coalición tripartita de derecha asumió el cargo. Se había alineado con “Más País”, un partido de izquierda formado por los exiliados de Podemos, con fuertes valores ecológicos. Si bien se centró en utilizar el dominio de Errejón en la capital para convertirse en una fuerza creciente en el panorama político español más amplio, la derrota de Carmena fue un duro golpe para la izquierda de Madrid en su conjunto. De hecho, después de haber derrocado a Carmena, los nuevos gobernadores de la ciudad inmediatamente se dispusieron a revertir el buen trabajo realizado para hacer de Madrid una ciudad más espaciosa y más verde. La presidenta regional, Díaz Ayuso, tenía como objetivo justificar su estrategia arcaica para hacer que Madrid volviera a ser grandiosa al afirmar que “los atascos son un símbolo de la identidad de Madrid”.

El “nuevo Madrid”: El tejido de Madrid está cambiando. Su población creció en casi medio millón entre 2010 y 2018, y muchos ciudadanos de más partes izquierdistas de España finalmente han comenzado a cambiar su residencia electoral a la capital, para aprovechar las condiciones fiscales más favorables. Ahora se estima que cerca de una cuarta parte de la población actual de Madrid nació fuera de España. Parece probable que la afluencia de nuevas creencias, religiones y puntos de vista políticos comenzará a erosionar lentamente el dominio del PP sobre el poder. En 2015, el PP perdió su mayoría absoluta y tuvo que hacer un pacto con el partido Ciudadanos, de centroderecha, para mantener el poder en la región. En 2019, perdió una elección regional de Madrid por primera vez desde 1989, pero una coalición que incluía a Ciudadanos y Vox aseguró que el PP de Pablo Casado regresara al trono. Desde 2011, el recuento de votos del PP se ha reducido en más de la mitad, de 1,5 millones a 720,000. Su número de escaños en la Asamblea de Madrid ha caído de 72 a 30. La politóloga Sandra León explica cómo “se basan en un capital político tan poderoso que, aunque puede erosionarse, aún pueden reunir la fuerza suficiente para formar un gobierno de coalición”. Las últimas encuestas revelan que, a pesar de los recortes en el cuidado de la salud y el manejo caótico de la crisis en las residencias de ancianos, la popularidad del PP en Madrid está en aumento. Si se celebraran elecciones mañana, se establecerían para ganar con 43 escaños.

Sin embargo, la coalición más amplia centrada en su partido ahora parece frágil. La debacle de las residencias de ancianos por el COVID-19 ha provocado una feroz tensión entre el PP y Ciudadanos, amenazando una división abierta. Las consecuencias de esta crisis y el giro de Ciudadanos hacia el centro, junto con el surgimiento de una fuerza local legítima en “Más País”, sugiere que el futuro a largo plazo de la izquierda de Madrid es positivo. Luis Ángel Sanz de El Mundo advierte que “Díaz Ayuso ha demostrado ampliamente en el pasado su habilidad para meterse en problemas”. Pero está de acuerdo en que, con toda probabilidad, la actual presidenta volverá a triunfar en las próximas elecciones. “Pero todo dependerá de si se enfrenta a un candidato fuerte. Todo apunta a que [el primer ministro del PSOE] Pedro Sánchez apostará por alguien nuevo”. En este momento, la prioridad para el PSOE es poner en orden su propia casa. Mientras tanto, podría ser una buena idea que el Sr. Sánchez comience a buscar algunos generales afortunados. *Artículo publicado en la web Jacobinmag

4 Respuestas a "La “chulería” madrileña solivianta al resto de España: la nueva estructura poblacional de la Comunidad de Madrid (y III)"

  1. Avatar
    Cristina María Ramos Díaz   23 julio, 2020 at 3:22 pm

    Claro, lo normal es pactar y defender a Bildu, amigos de terroristas, de Otegui, o que les financie Irán, o destruir la tarjeta SIM de tu ex asesora y que cuando el juez te pregunta en el proceso en el que estás siendo investigado digas que lo hiciste para proteger a una mujer de 25 años, y que la pongas un periódico digital para callarle la boca, o que te pongan un ministerio por ser la “señora de”, o que cortes una calle, o que tengas en la puerta de tu casa a la guardia civil, que pagamos todos. Esto ya es lo normal si

    Responder
  2. Avatar
    Juan Fco Santana Sinovas   23 julio, 2020 at 5:05 pm

    Como se puede decir de la arrogancia y chulería de los madrileños, cuando Madrid y su gente es abierta a todo el que la visita, amable con quien se interesa por ella, acogedora con quien lo necesita, servicial con quien lo solicita, permisiva con cualquier raza o religión, etc etc… En definitiva una gran urbe, libre de envidias provincianas que ni quiere ni entiende.

    Responder
  3. Avatar
    Marcial   23 julio, 2020 at 6:43 pm

    El que firma este articulo si que es un chulo , lo que te pasa es que envidias a los Madrileños. Quizas esta publicacion tambien es chulesca por creerse superior como para insultar a los Madrileños. No morderas la mano que te da de comer

    Responder
  4. Avatar
    Martín García Manuela   26 julio, 2020 at 9:00 am

    Alaaaaaa Vengaaaa
    Vamos a echar más m*** contra Madrid y los madrileños
    Sois ignorantes y malos a rabiar

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.