Alberti y María Teresa León

LIDIA GARCIA. “Muere la propia María Teresa León en 1988 en una residencia de Majadahonda. En 1977 regresaba, por fin, a España, pero no lo sabía porque tenía alzheimer. “Debemos comenzar desde las ruinas. Llegaremos. Regresaremos con la ley, os enseñaremos las palabras enterradas bajo los edificios demasiado grandes de las ciudades que ya no son las nuestras. Nuestro paraíso, el que defendimos, está debajo de las apariencias actuales. También es el vuestro. ¿No sentís, jóvenes sin éxodo y sin llanto, que tenemos que partir de las ruinas, de las casas volcadas y los campos ardiendo para levantar nuestra ciudad fraternal de la nueva ley?”. Llegaron, pero casi simbólicamente. Traían la memoria, pero un nuevo mundo con la OTAN debajo del brazo se avecinaba. En 1987, un año antes de su muerte, Basilio Martín Patino estrenaba Madrid. “La guerra es mejor olvidarla”, dicen varias chicas en la película. “¿Otra película sobre la Guerra Civil?” siguen diciendo chicos y chicas y hombres y mujeres y ancianos y ancianas. “Recuerden”, nos dice María Teresa León“.

Isabel Bellido

La periodista Isabel Bellido reseña ‘Memoria de la melancolía’ de María Teresa León con prólogo de Benjamín Prado en la Editorial Renacimiento de Sevilla. Y lo hace en un reportaje publicado en Diario de Sevilla, donde cita la ciudad de Majadahonda, lugar en el que falleció: “Lo que le debemos a María Teresa León. Renacimiento publica ‘Memoria de la melancolía’, de María Teresa León. Leer su biografía es empezar a enmendar el agravio a una autora maltratada”, titula la crítica literaria. Y describe como “antes de ser esposa de Rafael Alberti, María Teresa León fue sobrina de María Goyri. Recolectora oral de romances por las tierras del Cid junto a Ramón Menéndez Pidal, fue una de las primerísimas mujeres en licenciarse y doctorarse en Filosofía y Letras en España, aunque le estaba prohibido pisar los pasillos y tuviese que ir escoltada por el profesor. Por ella “a la niña se le iba a desarrollar junto con las trenzas un principio de crítica. Esta niña terminará mal”.

Rafael Alberti y María Teresa León

“Esta niña es María Teresa León, que se nombra a veces en su “Memoria de la melancolía” en tercera persona, como si así fuese a estirar el recuerdo.”No sé quién solía decir en mi casa: hay que tener recuerdos. Vivir no es tan importante como recordar. Lo espantoso era no tener nada que recordar, dejando detrás de sí una cinta sin señales”. Recuerda María Teresa León durante casi 450 páginas en las que no da respiro su infancia de niña que leía a Alejandro Dumas; pasa breve y conscientemente por su primer y frustrado matrimonio (tenía 17 años); piensa en su madre muerta (la llama: ¡mamá!), en sus viajes por Latinoamérica, Rusia, China. Pero todo lo recuerda con España “anudada a la garganta” (esa debía ser la cinta a la que se refería) desde su exilio de treinta y ocho años. Aprieta España, y hasta ahoga, porque lo que hay en estas memorias es el relato de una guerra interminable”, concluye. Lea la reseña completa.

 

Majadahonda Magazin