La homosexualidad en el deporte: regates, desmarques y un mutismo de pelotas (XVIII)

Suscríbete gratis a nuestras noticias
Pelé confesó que su primera relación sexual fue a los 14 años, con un hombre.

FERNANDO BRUQUETAS DE CASTRO. Para mi cuenta, el proceso de documentación del libro ya había terminado, y empecé a celebrarlo con júbilo, cuando el editor me recordó que el volumen quedaba cojo, si no se decía algo sobre el Outing en el deporte. Mi gozo en un pozo, pensé, y entonces llegó lo del diseñador Jesús del Pozo y el cantante Enrique del Pozo, que también. Ambos estuvieron a la altura de su profesionalidad, sobreponiéndose a los vituperios de los intolerantes. Y continuaron sus carreras pese a la guerra mediática que les hizo la envidia y la competencia y, al final, cada uno ganó en lo suyo. Su obra sigue siendo tan bella como admirable. Es cierto que faltaba saber sobre el armario de los deportistas de nuestro país, porque un libro sobre el outing en España no podía dejar la faceta deportiva sin documentar. Entonces, indagando, encontré que el problema que se suscitaba con los artistas, a los que sus representantes o casas de discos les obligaban a callar, en el mundo del deporte se amplificaba hasta extremos inconcebibles. Hablé con nadadores de piscina y de alberca, con saltadores de trampolín y palanca, con atletas de tierra, mar y aire; con los futbolistas entendidos y desentendidos, con amigos de copas y de cama. Vamos, que hablé con todo bicho viviente que alguna vez se hubiera dedicado a dar golpes a una raqueta, palos al agua y patadas a las pelotas; pero nadie dijo ni mu.

Fernando Bruquetas.

Dudé mucho sobre este asunto. Quizás, me dijeron, era que preguntaba donde no debía, pero no era así. Se trataba del momento histórico y no de otra cosa, porque todavía hoy el deporte sigue siendo remiso a reconocer la sexualidad gay y lésbica entre los deportistas. La razón de que el armario del deporte siga cerrado es que, sobre todo en los deportes de equipo y de contacto, se huye, como del fuego, de la simple presunción de homosexualidad. Esto podría ser explicable porque en los vestuarios se comparte la visión del cuerpo desnudo de compañeros y compañeras, y con ello cabría la posibilidad de sorprender alguna mirada desviada hacia el sexo del otro o de la otra, con las connotaciones que eso puede tener dentro de un vestuario. Traten de ponerse en situación y lo entenderán, porque los deportistas no suelen ser los seres más maduros del mundo. En la escuela, instituto o la universidad, los equipos deportivos se comportan en los vestuarios como eternos adolescentes, y las miradas al sexo de los demás solo suelen darse para el cachondeo general, me dicen, porque yo no me acuerdo.

El otro argumento tiene mucho más peso, ya que el deporte es una actividad que genera mucho dinero. Demasiado para mi gusto. No entiendo que se gane tanto por hacer tan poco o por hacer algo tan irrelevante. Lo entendería, sin necesidad de compararlo con la ciencia, si se hiciera algo que de verdad valiera la pena… Solo lo entiendo en el boxeo y los deportes relacionados, porque la gente se parte la cara, pero en lo demás… Creo que es exagerado lo que ganan los deportistas. Ya sé que alguno dirá que no todos ganan lo mismo. Claro que no, pero entenderán mi cabreo cuando sepan que un jugador de fútbol de primera división, generalmente, gana al mes lo que un catedrático de universidad en un año. Eso es cuanto menos escandaloso. Por eso es fácil entender que las empresas que controlan el deporte y que mueven tanto dinero no quieren dejar de ganar ni un céntimo, y la sola posibilidad de que un crack caiga por una «confesión» pone los pelos de punta en los despachos donde se juegan las carreras deportivas de los divos. Lo demás, después, de ahí para abajo es pura y vulgar imitación.

En esas disquisiciones me hallaba, cuando la fase final del outing en España se acercaba y debía cerrarla definitivamente, para dar paso a la redacción y entrega de últimos arreglos. Entonces me encontré con pequeñas notas que había ido recopilando de aquí y de allá. Así pude pergeñar un relato en el que incluía las relaciones (si es que las hubo) entre Bibí y Guti, aunque yo después incluí a Guardiola cuando era adorable, que entonces no era el bobo admirador de una inexistente república, como lo es ahora. ¡Qué pena! También recogí el outing que el programa ‘Hora 25’ le hizo a Juan Lozano, cuando dijo que el Barça no lo fichaba por su tendencia, como contaba la revista ‘Party’ (4-10 febrero de 1981). En aquel artículo me acordé de Lobera, del rey Pelé, cuando reconoció que su primera relación sexual fue con un gay, con el que no solo estuvo él, sino también todo su equipo. Seguro que todavía lo recuerda y, por supuesto, el gay también. Me acordé de un artículo que había escrito Eduardo Mendicutti sobre la Eurocopa del año 2000, titulado «Fútbol y orgullo», que le quedó de lo más mariquita que he leído en mi vida. Y, al final, como metido con calzador, a presión y sin deslizar mucho, incluí el artículo que la revista ‘Zero’ le dedicó a Felipe de Borbón, un joven deportista español, miembro del equipo olímpico en la especialidad de vela. Y aquí lo dejo por hoy, porque no hay nada nuevo que añadir, desde mi lealtad de funcionario público.

Suscríbete
Recibir aviso
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comenarios