Lara Álvarez rompe su corazón con el monitor del Físico de Majadahonda y José Manuel Parada salva el suyo en Puerta de Hierro

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha

LIDIA GARCIA. “A Lara Álvarez se le han pasado las ganas de bailar: ¡ha roto con su chico! La presentadora y el bailarín se han dejado de seguir en las redes sociales”. Lo cuenta Arnau Vila también en El Español: “Parece que la distancia ha pasado factura entre la presentadora de supervivientes, Lara Álvarez, y el que hasta ahora era su chico, el bailarín y coreógrafo, Dani Miralles. Y es que todo apunta a que la pareja podrían haber puesto punto y final a su relación. ¿El motivo? Que ambos se han dejado de seguir en Instagram, sitio donde, a finales de marzo pasado, la televisiva compartió un vídeo de ambos, en blanco y negro, bailando una coreografía de lo más compenetrados. supuesta ruptura entre la pareja se fraguó hace tan solo unas semanas cuando la misma Lara Álvarez tomó la iniciativa de dejar de seguir al bailarín por redes sociales. Una decisión que no pasó desapercibida para Dani Miralles, puesto que decidió hacer lo mismo. Tanto es así que, en el día de su cumpleaños, el pasado 29 de mayo, el artista no felicitó a la presentadora, ni tampoco dio me gusta a la foto en la que la televisiva sale rodeada por las cristalinas aguas hondureñas. Una relación que comenzó con una bonita amistad. Y es que ella y él, que en 2009 participó en el programa de Cuatro, “Fama, ¡a bailar!”, se conocieron en el madrileño gimnasio (Físico) de Majadahonda, donde Lara Álvarez suele ir a entrenar y mover las caderas, como en repetidas ocasiones ha compartido con sus seguidores de Instagram”.

La periodista Elena Bustamante cuenta en “El Español” como el presentador televisivo José Manuel Parada (65 años) tuvo que ser ingresado en el Hospital Puerta del Hierro (Madrid) por un problema en el corazón. El presentador de “Cine de barrio” ha aprovechado su intervención en Telemadrid para narrar cómo vivió esos primeros momentos y cómo se encuentra en la actualidad: “De ánimos debo estar muy bien. Cuando vas en ambulancia y te dicen que hay un problema gordo tienes que pensar que puede haber algo definitivo, porque vas al médico normal por “tengo una tontería” y te dicen: ‘Corriendo una ambulancia y que lo lleven’. Si pueden ir ustedes en su coche mejor, era la primera vez en mi vida que iba en ambulancia”, ha recordado.

Por suerte, Parada acudió al médico cuando empezó a sentir que no se encontraba bien. Una forma de actuar que en su caso ha resultado fundamental, y que ha recomendado al resto de espectadores: “Yo estuve mal el domingo, le eché la culpa a la tensión porque la tenía baja, dije “voy a ir al médico que me mire y me controle”. Es lo mejor que hay que hacer”. “Empecé a tener arritmias y me tuvieron que llevar al hospital. Me han colocado un aparatito debajo de la piel y ellos desde el hospital van controlando cómo funciona el corazón. Tras someterle a una revisión y pruebas diagnósticas, se quedó ingresado en el centro hospitalario. Según el propio Parada, se trata de «un sustazo».

Deja un comentario

Su correo no será publicado.