Pablo LópezMANU RAMOS. “Cuando Pablo López Salgado ve a Laurence Py en el fondo de la sala del restaurante “El Urogallo”, florecen las sonrisas. La madre de Lucas y Theo Hernandez (25 y 23) no ha visto al primer educador de sus dos hijos desde hace varios años. El reencuentro casi hace llorar. A pesar del Covid-19, caen en los brazos del otro. En la mesa, entre tartas de manzana y café tibio, afloran los recuerdos”. El periodista francés François Verdenet del mítico diario deportivo “L´Equipe“, se desplazó a Majadahonda para propiciar un reencuentro. Este es su resultado: “A través del ventanal retumba la tormenta pero, a lo lejos, podemos ver el pequeño centro de entrenamiento del Rayo Majadahonda (ubicado a 15 km de Madrid), donde empezó todo para el futuro campeón del mundo 2018. Entonces Pablo López Salgado coge su teléfono. El educador madrileño se desplaza a través de sus fotos hasta una instantánea de un equipo juvenil. El documento se remonta a 15 años, durante uno de los primeros torneos ganados por el actual defensa del Bayern de Múnich. “Ahí está el equipo de Lucas“, muestra el técnico de 46 años. Pero no era solo él en esta plantilla. “Éste que está justo al lado también se ha abierto paso al más alto nivel … ¡Es Rodri, que está en el Manchester City! Nos daba en la nariz que habíamos descubierto a estos dos fenómenos. Pero, honestamente, no pensamos, en ese momento, que iban a escalar tan alto”. Lucas se convirtió en el jugador más caro de la historia del Bayern de Múnich con su transferencia de 80 millones de euros desde el Atlético de Madrid en 2019 cuando Rodri se cambió, unos meses después, al Sky Blues por 70 millones de euros. Así, unos miles de euros cayeron en las arcas de su primer club como compensación por formación. Pablo tiene mucho que ver con eso. A principios de la década de 2000, este entrenador fue director de la Academia Rayo Majadahonda, cuyas instalaciones se encuentran a dos minutos del centro de entrenamiento del Atlético de Madrid en Cerro del Espino”.

François Verdenet

Pablo, ex semiprofesional, permaneció allí durante una docena de años, antes de cambiar también al gran vecino y llevar a las chicas del Atlético de Madrid a la Champions League. También ha entrenado en Grecia y Estados Unidos. Pero el míster siempre ha sido un entrenador de corazón. Todavía da sesiones de formación a jugadores jóvenes que recién comienzan a graduarse como entrenadores. Actualmente, Pablo supervisa a Theo Zidane, el tercer hijo de “ZZ“, en un curso táctico de nivel 1. Pero Lucas Hernández y su hermano Theo se mantienen entre los jóvenes que más le han marcado. Mucho más allá del campo. “Pablo nos tendió la mano”, recuerda Laurence Py. Su padre acababa de dejarnos … yo estaba solo con ellos y sin muchos medios. Theo tenía 5 años, Lucas 6. Tuve que ocuparlos. Yo trabajaba y, por la noche, iba a hacer deporte a un gimnasio cerca del complejo del Rayo Majadahonda. Ahí fue donde conocí a Pablo. Rápidamente comprendió la situación. Él me proporcionó equipo para los niños y nos hizo las licencias. Cuando tenía problemas, le hablaba de ello y él los solucionaba. A veces recogía a los niños para viajar. Yo también intentaba ayudar lo máximo posible pero arreglábamos con los otros padres para los desplazamientos en coche. Pablo fue el coordinador. Nos apoyó mucho”. El educador asiente, se siente un poco avergonzado cuando Laurence Py habla de este pasado. Se ocupaba principalmente de los dos hermanos menores. Nunca vio a través de ellos a los hijos de Jean-François Hernandez, ex defensor de Toulouse, Sochaux o Marsella pero más conocido en España por haber llevado las camisetas del Rayo Vallecano o del Atlético de Madrid hasta principios de la década de 2000. Pablo es de la misma generación. Este padre futbolista abandonó a su familia para huir de las deudas, la justicia y poner fin a su antigua vida durante una noche de 2003″, señala el reportaje. 

Y añade: “Pablo lleva un tiempo desempeñando su actual cargo tres tardes a la semana y los fines de semana en otros terrenos de juego en las afueras de Madrid, pero cuando le llamamos se pone en contacto: “Me gustó mucho Lucas“, dice. “Era más maduro de lo que aparentaba su edad. Ya era defensa central y líder con sus compañeros. Theo tenía más cualidades al mismo tiempo que era más sensible. Lucas fue duro. Le gustaba pelear. Los puse en el mismo equipo al principio a pesar de su pequeña diferencia de edad. Fue Laurence quien me preguntó por su organización, yo tenía mucho respeto por esta madre que luchaba sola. Lucas despegó rápidamente. Recuerdo que terminamos como campeones de Madrid con nuestro ascenso a segundo año junior. Creo que es esa foto con Rodri“. A raíz de este primer título, Lucas fue comenzando a llamar la atención. Theo también. Ya reconocido en el microcosmos de la formación en Madrid, Pablo López Salgado estableció contacto con José Maria Amorrortu, director de la Academia de los colchoneros. Fue durante una prueba para el benjamín en Orcasitas, otro centro de entrenamiento de los juveniles del Atlético, cuando los dos hermanos fueron reclutados por el segundo club de Madrid”.

Pablo López

Pablo López en la portada del reportaje de “L´Equipe”: ahora prepara a Theo Zidane

Por último concluye: “Los dos cambian de camisola en el verano de 2007. Pablo ve la proyección más allá, con el ascenso expreso de Lucas al lado de Diego Simeone y la partida de Theo al Real Madrid. “Pero, si hubiera tenido que poner el dinero, habría apostado más por Lucas por su mentalidad”, concluye el educador. Podría haberlos imaginado como profesionales pero, honestamente, no pensé que todo iría tan rápido y tan alto. ¡Bayern Munich, AC Milan o la selección francesa son excepcionales! Y solo tienen 25 y 23 años… Estoy muy feliz de que los vean con tantos títulos a su edad. Ambos ya han ganado la Champions League y aún no han terminado sus carreras. Pero haber descubierto y entrenado a un campeón mundial como Lucas, ¡sigue siendo una gran satisfacción!”. Lea la entrevista original aquí.

Majadahonda Magazin