Majadahonda no es Pensilvania (I): “un análisis no partidista de la economía española”

Suscríbete gratis a nuestras noticias
La deuda de las autonomías lastra la economía española

JESÚS FDEZ–VILLAVERDE. Muchísimas gracias por haberme invitado, es un placer estar aquí con alguno de mis antiguos profesores y compañeros. Yo terminé E-3 en julio de 1996 y cuatro semanas después cogí un avión y me fui a Minnesota. Llevo en EE.UU. desde entonces. Soy de la generación de internet, lo que quiere decir que todas las mañanas, cuando te levantas, lees el periódico y escuchas la radio española, lo que te hace seguir vinculado con España. En los dos últimos años, muy preocupado por la situación actual, intento contribuir un poquito en la discusión intelectual sobre la situación en España. Una de las vinculaciones que tengo con España es que soy Director de Cátedra de FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada), creada por Luis Ángel Rojo hace 25 años. Lo que intentamos hacer en FEDEA es un análisis objetivo, lo menos partidista posible, sobre la situación económica. En concreto, una de las cosas que yo hago para FEDEA es elaborar un índice sobre la evolución de la situación económica. Cogemos muchísimas series económicas distintas, utilizamos métodos estadísticos modernos y extraemos un índice de cómo está la economía española. La manera de interpretar este índice es muy sencilla: Cero quiere decir que la economía española está en su media histórica, que más o menos equivale a crecer el 2%-2,5% al año. El valor del índice equivale a desviaciones estándar, es decir, cómo de lejos estamos de la media histórica. La manera de entender este gráfico es que -1 quiere decir que estamos una desviación estándar por debajo de la media; -2 significa dos desviaciones estándar por debajo de la media, etc.

J: F. Villaverde

El Indice Fedea representa la evolución económica y el que lo hace desde 2008 veía que la economía española desde 2008 entró en una crisis muy profunda, que tocó fondo hacia abril de 2009, y luego tuvo una recuperación desde abril de 2009 a abril de 2010, que básicamente vino dada por un fuerte incremento del gasto público. Luego hemos tenido una caída más lenta que la que tuvimos durante el periodo 2008-2009, pero (lo que es más preocupante) que parece que en 2012 no había tocado fondo todavía. Estos datos estaban actualizados a agosto de 2012. En esos momentos estábamos en una desviación estándar de 1,5% por debajo de la media, que corresponde, más o menos, a un crecimiento de -2% anual. La economía española estaba en una situación muy mala y sufríamos esta situación desde enero de 2008; es decir, llevábamos ya cuatro años y no había ninguna evidencia de que esto empezase a subir.

Uno podría tener la sensación de que simplemente estamos pasando por una crisis coyuntural: “Nos dedicamos a construir casas en medio del desierto, nos dedicamos a pedir créditos como locos y una vez que logremos resolver estos problemas las cosas cambiarán”. No. Hay algo mucho más profundo. En un gráfico refleja el nivel de renta per cápita de los distintos países. Los años van desde 1820 hasta 2012. España crece muy poco durante el siglo XIX. Tenemos los años 30 con una guerra civil y una postguerra muy, muy dura, pero a partir del comienzo de los 50 y, en especial, a partir del Plan de Estabilización de 1959, España crece muy deprisa y cierra la enorme distancia que teníamos con EE.UU.

Piensen Uds. en el caso de España en 1959. Éramos un país atrasado, con una dictadura y, en cierto sentido, lo único que teníamos que hacer era copiar un poquito las instituciones y la tecnología de otros países. Y veníamos de tan atrás que era muy fácil crecer muy deprisa. Eso es lo mismo que cuando uno no sabe nada de la Historia de Polonia, por poner un caso totalmente aleatorio, y llega a una clase de Hª de Polonia. Las dos primeras semanas uno aprende muchísimo, es muy fácil aprender. El problema surge cuando uno está mucho más cerca del límite. Y eso es lo que nos pasó en España. España a finales de los años 90 había llegado a una situación en la cual este proceso histórico de convergencia con los EE.UU. se había agotado. Nos habíamos abierto al exterior, nos habíamos incorporado a la Unión Europea, habíamos mejorado mucho nuestras instituciones, pero esto se había agotado. El problema que tuvo España fue que, en vez de sentarnos a intentar establecer las bases del crecimiento económico para las siguientes décadas, tuvimos la gran burbuja. Próximo capítulo: “España ha llegado al límite y necesita cambios muy profundos”.

*Catedrático de Economía en la Universidad de Pensilvania desde 2007 y miembro de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), del Nacional Bureau of Economic Research (NBER), del «grupo de los cien» y del consejo editorial de varias e importantes publicaciones nacionales e internacionales. Es Licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas y Empresariales por ICADE (E-3, promoción de 1996) y Doctor en Economía por la Universidad de Minnesota (EE. UU.). Conferencia pronunciada en 2012.

Una respuesta para "Majadahonda no es Pensilvania (I): “un análisis no partidista de la economía española”"

  1. Avatar
    clinicadraherrero   27 septiembre, 2019 at 7:51 am

    clinicadraherrero indicó que le gusta tu Tweet #Majadahonda no es Pensilvania (I): “un análisis no partidista de la #economía española” @socialfedea
    http://bit.ly/2Qm9IjD

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.