Majadahonda no es Pensilvania (III): “El abismal problema de falta de liderazgo en España”

Suscríbete gratis a nuestras noticias

JESÚS FDEZ–VILLAVERDE. 1. La estructura institucional. Si hay algo que me ha enfadado, en un sentido profundo de la palabra, durante los últimos cuatro años es que creo que hay un abismal problema de falta de liderazgo en España. Hemos tenido dos Gobiernos, uno de un lado y otro del otro, que no han sabido afrontar los problemas, que se les han dicho las cosas una y otra vez y siempre se han pospuesto para el día siguiente. Las culpas son exactamente iguales para un lado y para el otro. Y no solo es un problema de falta de acción; es un problema mucho más profundo, conceptual, de no entender realmente los problemas en los que estamos inmersos y de creer que con paños calientes esto se soluciona. Y no es una casualidad que nos hayan tocado los Presidentes de Gobierno que hemos tenido. Es una consecuencia del proceso de selección de las élites políticas y sociales que es horrendo, que hay que cambiar. Es un proceso de selección en el cual tenemos unos partidos políticos muy cerrados, en los que lo que importa es la lealtad a los jefes y no el haber demostrado en algún momento una capacidad intelectual o profesional. Tenemos una Alta Administración del Estado (y lo siento por aquellos de ustedes que sean funcionarios) que tiene un sistema de selección de personas que no es el que España necesita en el 2012. Y tenemos una estructura en la vida social y económica que ha sido capturada por los partidos políticos y que ha destrozado por completo nuestra capacidad de reaccionar ante nuestros problemas.

J: F. Villaverde

La página web del Ayuntamiento de Majadahonda. Yo no vivo en Majadahonda, no he vivido nunca en Majadahonda ni tengo nada que ver con Majadahonda. ¿Por qué he cogido Majadahonda? Majadahonda tiene 70.000 habitantes y es una ciudad en las afueras de Madrid de clase media-alta profesional. Resulta que yo vivo en Lower Merion, que es una ciudad también de 70.000 habitantes, de clase media-alta profesional, en las afueras de Filadelfia. Lo que estoy intentando decir aquí es que Majadahonda y Lower Merion son ciudades con características sociológicas semejantes; estoy comparando naranjas con naranjas. Por ello estás dos ciudades deberían, más o menos, funcionar igual. ¿Qué es lo que ve uno en el ayuntamiento de Majadahonda? Lo primero que uno ve es la foto de su Alcalde, a su mayor gloria. ¿Cuáles son las noticias que el ayuntamiento de Majadahonda considera que son importantes? Que el Alcalde De Foxá felicita a los ganadores de las becas de la Universidad Francisco de Vitoria; que el Alcalde de Foxá ha ido a abrir el rastrillo de no sé qué en Madrid…

Después tienen ustedes la página web de Lower Merion, de mi ciudad. Aquí no ven ustedes al Alcalde por ningún sitio. Lo que ven en la foto de la parte central es la inauguración de la nueva biblioteca municipal y el señor con corbata que hay en la foto es su Director, no el Alcalde. Si ven a las noticias, dicen que van a fumigar para los mosquitos. Esto es así porque nosotros no tenemos Alcalde. Tenemos un City Manager. En EE.UU. las ciudades como Lower Merion han dicho: “Esto es un poco como una Comunidad de Vecinos. A mí qué me importa que mi Ayuntamiento esté a favor o en contra de la negociación con ETA; a mí que me importa que mi Ayuntamiento esté a favor o en contra de la legalización del aborto o de la ampliación de la U.E. Lo que yo quiero es un tipo que sepa manejar los problemas de mi ciudad”.

En Lower Merion tenemos un señor que estudió Administración de Empresas, que luego hizo un Master en Administración Pública y que lleva toda su vida trabajando en administración pública. Y ni sé ni me importa su afiliación política. Es un extraordinario Director y el Ayuntamiento de Lower Merion funciona absolutamente como la seda. Eso sí, le pagamos 275.000 dólares. Y se los merece. La situación en la que estamos en España es absurda, porque básicamente los españoles elegimos un alcalde politizado. Como es un alcalde politizado, que nunca ha hecho nada en la vida profesional o privada, nos parece mal pagarle, con lo que su sueldo es 50.000 €… y el tipo tiene una tentación muy grande de hacer corrupción. Y una vez que es corrupto, de manera directa o indirecta, nos enfadamos mucho con él. No, esto hay que romperlo, hay que tener un sistema distinto de selección de élites.

Vayamos de nuevo a internet. Uno quiere saber acerca del ayuntamiento de Majadahonda, p.ej., cuánta gente hay designada a dedo en el ayuntamiento, cuánto se gasta el ayuntamiento en cargos de libre designación. ¡Buena suerte! En la web del ayuntamiento se encontrará que toda la información económica del ayuntamiento tiene un gran total de 7 páginas. Si se las bajan, verán que, además del total de ingresos, total gastos, total gastos de personal y total gastos en jardines, no tiene ninguna información. Es imposible saber nada de lo que se gasta el Ayuntamiento de Majadahonda. Imagino que, si fuera concejal o si tuviera interés, podría intentarlo averiguar, pero me va a ser muy difícil. En la página web de Lower Merion hay 340 páginas con un informe detallado de lo que se gasta el ayuntamiento en todas y cada una de las cosas. Pueden encontrar hasta lo que se gastaron el año pasado en conexión con internet. Próximo capítulo: “”La nefasta selección de altos cargos del Estado por las anacrónicas oposiciones”.

*Catedrático de Economía en la Universidad de Pensilvania desde 2007 y miembro de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), del Nacional Bureau of Economic Research (NBER), del «grupo de los cien» y del consejo editorial de varias e importantes publicaciones nacionales e internacionales. Es Licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas y Empresariales por ICADE (E-3, promoción de 1996) y Doctor en Economía por la Universidad de Minnesota (EE. UU.). Conferencia pronunciada en 2012.

Una respuesta para "Majadahonda no es Pensilvania (III): “El abismal problema de falta de liderazgo en España”"

  1. Avatar
    JOSÉ MARÍA BABOT VIZCAÍNO   25 septiembre, 2019 at 1:00 pm

    Encomiable su escrito, pero para juzgar, hay que estar o vivir en la ciudad. Consejos vendo que para mí no tengo. Vd. escribe sobre Foxá, pero se ha tenido que vivir aquí para saber, un poco, como actuó y era Foxá, que ya es el llamado innombrable, y no es que fuera excesivamente malo, es que no era, según yo lo he vivido.

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.