Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

Luis Rubiales (RFEF) y Alvaro Gómez, director general del Rayo Majadahonda

MANU RAMOS. La Comisión de Segunda B-Segunda RFEF de la Real Federación Española de Fútbol celebrada este jueves 16 de junio (2022) en Las Rozas ha propuesto recuperar el antiguo formato de play off de esa categoría, con eliminatorias disputadas a ida y vuelta. La Federación también quiere aplicar al resto de sus categorías (Primera RFEF y Tercera RFEF) este criterio a partir de la próxima temporada 22/23, tras el comunicado difundido por la Asociación de Clubes de Fútbol de Tercera Categoría Nacional a la que también pertenece la entidad rayista junto al Sanse, Dux Inter, Linares, Real Unión y Linense. Por su parte, el director general del Rayo Majadahonda, Alvaro Gómez, ha declarado a la periodista Inma Lidón de El Mundo que «hemos experimentado que la categoría (1ª RFEF) no es viable. Se creó con la idea de que compitieran grandes equipos, con plantillas de nivel, y eso nos ha llevado a los clubes a tener que aumentar presupuestos. Y eso que han desistido, por imposible, de su idea de imponer un salario mínimo. Antes hay mucho que mejorar. Solo en desplazamientos nos hemos gastado 80.000 euros, 20.000 más que la temporada pasada. Y en arbitrajes también las cantidades han sido mucho mayores», relata.

«¿De dónde iban a salir los ingresos? De un fijo aportado la RFEF (44,7 millones para Primera, Segunda y Tercera RFEF) y de los derechos de TV. Pero la cuenta falló. «No se consiguió venderlos por los 15 millones que la Federación pretendía. Se hizo todo demasiado deprisa, a pocos días de comenzar la competición y apenas se llegó a los 6 millones», explica Gómez. La venta no fue rentable ni tampoco dio visibilidad. La propietaria, Fuchs Sports, se los cedió a Footters, una plataforma de streaming, y a mitad de temporada comenzaron una guerra que inquietó a los clubes, temerosos por los ingresos, que garantizó la RFEF, y descontentos con la baja calidad de la retransmisión. El último desencuentro fue el play off de ascenso en Galicia, en sede única y con unos estadios prácticamente vacíos más allá del Deportivo-Albacete, donde Riazor sí dio a los coruñeses una ventaja ambiental que no aprovechó. «Fue una ruina. Nos privan de la taquilla que, a ida y vuelta, nos deja buenos beneficios», explica el director general del Rayo Majadahonda. Por el momento, esta es la única queja a la que ha hecho caso la Federación, pues decidió que el play off sea a doble partido ya el curso que viene. El resto, como en el colegio, necesita mejorar. Mucho», concluye el artículo.

Por su parte, la Asociación de Clubes de Fútbol de Tercera Categoría Nacional (Primera RFEF) se ha congratulado por la postura de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) de mostrarse abierta a debatir los aspectos que pueden ayudar a la mejora de la competición, y han pedido la supresión del partido de los viernes. En un comunicado, los clubes de la Primera RFEF pidieron que esa mejora no sea solo en lo deportivo y en lo económico sino también en el respeto hacia los aficionados porque son los «mantenedores» de la actividad del fútbol. Por ello, para la próxima temporada 2022-23 consideran que los ‘play-offs’ deben, manteniendo los enfrentamientos de segundo contra quinto y tercero frente a cuarto, disputarse a doble partido de ida y vuelta para devolver a los aficionados uno de los momentos «más emocionantes» de la temporada, y a los clubes uno de los ingresos más importantes por taquilla, informa la agencia Europa Press.

Asimismo, creen que se debe establecer de común acuerdo con los clubes un marco normativo, control económico, con el objetivo de garantizar la sostenibilidad de la competición y de sus clubes mediante el análisis previo de las situaciones financieras, «conociendo aquellos sus límites de gasto y evitando así deudas insostenibles«. Para combatir el incremento de los costes de la categoría proponen medidas como rebajar el precio de las Licencias P de los 4.500 euros actuales a los 3.000; recuperar las antiguas ayudas para el pago de la Seguridad Social y revisar «drásticamente» la factura por arbitraje. Otras medidas que incluyen para la mejora de la categoría son dotar a los Comités de Primera RFEF, de Gestión y Derechos Audiovisuales, de mayor contenido, efectividad y transparencia; promover la creación de un nuevo Comité de Publicidad y Patrocinio para dotar a la categoría de visibilidad y penetración, y el impulso de la web de la competición y de su presencia en redes sociales.

Mayor participación de los clubes de la división reduciendo el de las Federaciones Territoriales, prescindir del partido de los viernes «por su escaso seguimiento» entre los aficionados y sus efectos en los ingresos por taquilla, y ampliar el número de equipos de la Primera RFEF -actualmente diez- en la Copa del Rey figuran también entre sus reivindicaciones. Por último, piden libertad de los clubes para aceptar o rechazar el préstamo de CVC. «La Asociación de Clubes de Fútbol de Tercera Categoría Nacional reitera, una vez más, su firme voluntad de colaborar en la mejora y desarrollo de una categoría, de una competición, cuyo futuro dependerá mucho del esfuerzo común, de la unidad de acción y de una mayor profesionalización. Para ello exige una mayor representatividad en los órganos de decisión competentes», concluye la nota recogida por Europa Press.

Por último, el periodista Álex Jiménez, especialista en fútbol modesto del diario «Marca«, ha publicado un interesante análisis sobre la composición de los grupos de 1ª RFEF para la liga 22/23: «Si la Federación decidiera mantener el modelo del pasado año, se daría la casuística de que los cuatro equipos descendidos desde Segunda (Alcorcón, Fuenlabrada, Real Sociedad B y Amorebieta) coincidirían en el Grupo I. Junto a ellos, además, estarían 4 de los 8 equipos que han jugado los playoffs de ascenso al fútbol profesional español: Deportivo de la Coruña, Rayo Majadahonda, Racing de Ferrol y Unión Deportiva Logroñés, pues ninguno de ellos consiguió subir en las eliminatorias. Un modelo, por tanto, que no sería «nada equitativo», por lo que varios clubes están trabajando en cambiarlo. De esta forma, estas entidades habrían preparado una propuesta de distribución, en función de la proximidad entre los equipos. Con ello, uno de los grupos estaría conformado por los clubes de las comunidades autónomas de Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Madrid, Murcia, Comunidad Valenciana y Ceuta.El otro, por su lado, lo compondrían los conjuntos de Galicia, Castilla y León, La Rioja, Navarra, Cataluña, País Vasco y Baleares. Si esta iniciativa saliera adelante, el Real Madrid Castilla quedaría encuadrado con el resto de equipos de la capital, por lo que no jugaría el ‘mini-Clásico’ contra el Barcelona B. Y los grupos quedarían conformados de la siguiente manera:

GRUPO 1: Alcorcón, Fuenlabrada, Rayo Majadahonda, Real Madrid Castilla, UD Sanse. Dux Inter de Villaviciosa (6 Madrid), Algeciras, Córdoba, Linares Deportivo, Ceuta, Linense, San Fernando (6 Andalucía), Castellón, Alcoyano, Eldense, La Nucía, Intercity (Alicante) 5 de la Comunidad Valenciana, Mérida, Badajoz, (2 Extremadura), Real Murcia (1 Región de Murcia),  GRUPO 2: Amorebieta, Bilbao Athletic, Real Sociedad B, Real Unión de Irún, (4 País Vasco), Barcelona B, Nástic de Tarragona, Cornellá, Sabadell (4 Cataluña), Deportivo de la Coruña, Celta de Vigo B, Racing de Ferrol, Pontevedra (4 Galicia), Cultural Leonesa, Numancia, Unionistas de Salamanca (3 Castilla-León), SD Logroñés, UD Logroñés, Calahorra (3 Rioja), Osasuna Promesas (1 Navarra) y Atlético Baleares (1 Mallorca).

Majadahonda Magazin