“The Guardian” afirma que la corrupción originada en el PP de Majadahonda fue tan grande que destruyó el bipartidismo

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha

JORGE RUBIO. “Los dos se reunieron en 2001, cuando Peñas era un miembro menor del Partido Popular (PP), el partido conservador fundado por uno de los ex ministros de Franco en 1989, que se había convertido en el partido de referencia para los votantes españoles de derecha. Peñas, entonces concejal en Majadahonda, una ciudad suburbana a las afueras de Madrid, se iba a casar. El alcalde local, Guillermo Ortega, le dijo que sería bueno para su carrera invitar a Correa, el patrocinador clave de Ortega, y así lo hizo. Como regalo de bodas, Correa regalaba a la pareja una semana de vacaciones en Isla Mauricio. Nunca se habían visto antes“. Con estas palabras, el diario británico “The Guardian” sitúa los orígenes de la trama de corrupción Gürtel en la ciudad de Majadahonda, poniendo el foco en la relación del ex concejal del PP José Peñas y el empresario Francisco Correa. En un extenso relato, el diario británico repasa los últimos años de la corrupción en España poniendo el foco en la trama Gürtel y todas sus ramificaciones, proyectando en el ámbito internacional esta trama y sus consecuencias, así como en la figura del confidente de la misma, “Pepe Peñas” y mencionando “una pelea sobre el liderazgo del PP por el manejo de un importante acuerdo sobre unos terrenos”. Un caso al que otorgan una importancia trascendental para la historia y la política española y que no dudan en calificarlo como “El Watergate español”. A continuación traducimos el extenso artículo de The Guardian con su particular visión de la última década de corrupción vivida en España.

El “Watergate” español: en el corazón del escándalo de corrupción que cambio una nación (Spain’s Watergate: inside the corruption scandal that changed a nation): En un día frío de diciembre de 2007, José Luis Peñas recibió una llamada telefónica del hombre al que había traicionado recientemente. Francisco Correa, un poderoso magnate de los negocios, le estaba llamando para preguntarle si podían reunirse la noche siguiente. Peñas, un concejal de una ciudad próxima a Madrid, había trabajado con Correa durante dos años: habían iniciado un partido político juntos para competir en las elecciones locales con un voto anticorrupción. Peñas dirigió la campaña, Correa la financió. Ambos eran muy diferente: Peñas era un hombre afable, mientras que Correa, una década mayor, era enjuto y rápido a la hora de enfadarse. Pero eso no impidió que se hiciesen íntimos: conversaban casi todos los días, compartían confidencias y cenaban con otras familias. La hija pequeña de Correa incluso llamaba a Peñas “Tío Pepe”.

Pero en unos pocos meses, Peñas se dio cuenta de que su amigo era un corrupto: el verdadero negocio de Correa era conspirar con políticos locales para manipular contratos públicos lucrativos. En lugar de enfrentarse o denunciarlo, Peñas pasó más de un año reuniendo pruebas en secreto contra su jefe. Tras acumular horas de grabaciones secretas, Peñas finalmente acudió a la policía para denunciar a Correa por una serie de delitos que podían llevar a su ex compañero a la cárcel durante mucho tiempo, junto con una poderosa camarilla de políticos y empresarios corruptos. Pero la investigación seguía siendo un secreto: la policía quería reunir más pruebas antes de arrestar a Correa, quien todavía no tenía idea de que estaba siendo grabado.

“El Bigotes”, Correa, la Barbie y Pablo Crespo en la boda de la hija de Aznar (El Escorial)

Cuando sonó el teléfono, Peñas entró en pánico. ¿Alguien en la policía había avisado a Correa? Después de todo, el empresario contaba con una excelente red de contactos. En 2002, incluso fue testigo en la boda de la hija de José María Aznar, entonces presidente de España. Peñas sacó sus miedos de su mente, dijo que sí y colgó. Al día siguiente, Peñas llegó a la oficina en la calle Serrano, la calle más exclusiva de Madrid, alrededor de las 5 de la tarde. Uno de los hombres de Correa lo llevó a la oficina con poca luz y le dijo que esperara en una sala de conferencias vacía. Estando solo, Peñas buscó en el bolsillo de su chaqueta para encender el micrófono que había estado usando para grabar a Correa y sus principales lugartenientes durante los últimos 18 meses. Mientras esperaba, golpeó la mesa con ansiedad y se acercó a la ventana para mirar la lluvia torrencial del exterior. Recibió un mensaje en su teléfono: Correa llegaba tarde. Peñas se preguntó si Correa había ido a algún lugar público para tener una coartada para lo que podría seguir. Imaginó a un hombre grande entrando, abriendo la ventana y lanzándolo desde el balcón del cuarto piso.

Pepe Peñas y su abogado Angel Galindo

Después de más de una hora, llegó Correa. Lo que Peñas grabaría esa noche se convertiría en la pieza clave de las pruebas en el escándalo de corrupción más extenso en la historia democrática moderna de España. El caso ayudaría a destruir el sistema bipartidista de la nación, a transformar la forma en que el público veía a las personas que dirigían el país y, eventualmente, derribar un gobierno. Originalmente centrada en los tratos ilegales entre los pequeños ayuntamientos y la red de negocios de Correa, la investigación finalmente barrió a cientos de sospechosos en su red. Los investigadores llamaron al caso “Gürtel”, una palabra alemana para “cinturón”, en alusión al propio Correa, cuyo apellido significa “cinturón” en español.

“La Barbie” llegó a jefa de gabinete de la Alcaldía de Majadahonda

“Gürtel es el Watergate de España”, dijo el abogado de Peñas, Ángel Galindo, el año pasado. En los 12 años desde que Peñas comenzó a grabar, la confianza de los votantes españoles en su gobierno se ha derrumbado. Cuando se desató la crisis financiera, los españoles de clase media surgidos durante los años de auge económico descubrieron que sus hipotecas eran impagables, que sus empleos habían desaparecido y que se estaban recortando los servicios sociales. Se dieron cuenta de que habían sido estafados, no por delincuentes intelectuales, sino por una red de políticos codiciosos y oportunistas de la “vieja escuela” que habían falsificado sistemáticamente las licitaciones públicas, inflaron los costos de las obras necesarias y se guardaron la diferencia.

Los candidatos de Somos/Podemos, VOX y Cs en Majadahonda 2015

Los efectos del caso Gürtel, y una serie de otros escándalos que han salido a la luz en la última década todavía están sacudiendo a la sociedad española. En 2015, provocada por la ira ante la sordidez política, las coaliciones respaldadas por el partido populista de izquierda Podemos ganaron escaños en las alcaldías de todo el país. Más tarde, ese mismo año, en las elecciones generales, Podemos y Ciudadanos, de centro-derecha, asestaron un golpe definitivo al sistema bipartidista ya que, por primera vez desde el regreso de la democracia, la votación se dividió entre cuatro partidos principales. Pero aunque la ira por Gürtel ha terminado con la complacencia por la corrupción, también destruyó la confianza en las instituciones públicas y ayudó a abrir el camino para el retorno de la extrema derecha. En las elecciones regionales del año pasado, un partido relativamente nuevo llamado VOX hizo campaña en una plataforma anti-inmigración y anti-feminismo de línea dura, lanzándose como la única fuerza capaz de enfrentarse a las élites políticas egoístas. En diciembre, se convirtió en el primer partido de extrema derecha en obtener escaños en España desde la muerte de Franco.

Después de su caída, muchos españoles vieron en Correa la encarnación de la cultura venal que había enriquecido al país en las décadas de 1990 y 2000, solo para dejarlo al borde del colapso poco después. Era ambicioso, imprudente y llamativo. Pero cuando Peñas lo encontró por primera vez, casi dos décadas antes, esas mismas cualidades tenían cierto atractivo. Correa fue increíblemente confiado y exitoso. “Su nombre era sinónimo de negocios”, me dijo Peñas. “Fue el tipo que tiró de las cuerdas”. Los dos se reunieron en 2001, cuando Peñas era un miembro menor del Partido Popular (PP), el partido conservador fundado por uno de los ex ministros de Franco en 1989, que se había convertido en el partido de referencia para los votantes españoles de derecha. Peñas, entonces concejal en Majadahonda, una ciudad suburbana a las afueras de Madrid, se iba a casar. El alcalde local, Guillermo Ortega, le dijo que sería bueno para su carrera invitar a Correa, el patrocinador clave de Ortega, y así lo hizo. Como regalo de bodas, Correa regalaba a la pareja una semana de vacaciones en Isla Mauricio. Nunca se habían visto antes.

“Willy” Ortega, Granados y Foxá en la sede del PP: “hubo una pelea por el liderazgo del PP por un acuerdo sobre unos terrenos” (The Guardian)

En los siguientes años, Peñas y Correa se vieron poco, pero en 2005 todo cambió. En febrero, Ortega renunció como alcalde, alegando oficialmente razones de salud, en medio de informes de los medios de comunicación de una pelea sobre el liderazgo del PP [con Narciso de Foxá] por el manejo de un importante acuerdo sobre unos terrenos. Unos meses más tarde, Peñas y otro político local del PP [Juanjo Moreno] alegaron públicamente que el mismo acuerdo sobre esos terrenos era un plan para estafar a los contribuyentes. El caso fue investigado por fiscales anticorrupción, pero luego se retiró cuando no encontraron pruebas de irregularidades criminales. Mientras tanto, Peñas y su colega fueron expulsados ​​del PP, en represalia, afirman, por sus intentos de denunciar la corrupción. (El PP rechazó las solicitudes para comentar por qué se expulsó a Peñas o cualquier otro aspecto del caso de Gürtel). Peñas se encontraba políticamente sin hogar, mientras que la pérdida de un aliado clave había dejado a Correa por temor a que se le excluyera de las lucrativas oportunidades comerciales en Majadahonda. Cuando Correa ofreció respaldar el nuevo partido organizado por Peñas, parecía la solución perfecta.

Inicialmente, dice Peñas, las conexiones de Correa, que permaneció cerca de otras figuras importantes del PP incluso después de lo ocurrido en Majadahonda, le impidieron considerar que su patrocinador también era corrupto. Peñas había visto señales de corrupción entre sus colegas, dijo, pero a fines de 2005, después de escuchar a Correa hablar de un soborno tan descarado que no podía ignorarlo, se vio obligado a tomar una decisión. Esa noche Peñas no pudo dormir. Acostado en la cama, repasó sus opciones. Podía ir a la policía, pero ¿quién le creería? Correa los conocía a todos. Y Peñas se había “quemado” después de denunciar la presunta corrupción. Sabía que necesitaba pruebas contundentes. Tenía que poner a Correa en las grabaciones. Peñas siguió trabajando en el nuevo partido político con Correa, pero desde principios de 2006 comenzó a grabar a sus amigos y colegas, ocultando su grabadora de voz dentro de una carpeta que colocaba en el escritorio o guardándola en el bolsillo de su chaqueta. “Estaba tan asustado. Temía que algún día la grabadora comenzara a sonar”, dijo Peñas. “No soy un espía”. Muchas horas de cinta fueron inaudibles y tuvieron que ser descartadas. “Lo que realmente me motivó fue ver que todo era gente del partido la que impulsaba esto”, me dijo Peñas. “Correa era solo un individuo, pero el Partido Popular protegía a docenas como él”.

Correa “puso el poder y la ambición por encima de todo” declara su primera esposa.

Correa no tenía los características de un aliado típico del PP, pero pasó toda una vida aprendiendo a congraciarse con la élite conservadora de Madrid. Nació en 1955 en Casablanca, donde su padre republicano José había huido en la década de 1930 después de la guerra civil española. La familia disfrutó de una vida cómoda de clase media alta, hasta que los disturbios políticos en el recién independizado Marruecos los obligaron a irse. Volviendo a Madrid casi sin nada, la familia tuvo que empezar de nuevo desde cero. De adolescente, Correa comenzó a trabajar como botones en un hotel en el centro de Madrid. Impulsado y diligente, se abrió camino y construyó una carrera prometedora en una agencia de viajes a sus 20 años, antes de iniciar sus propias compañías de viajes y eventos e invertir en bienes raíces. Quería tener éxito donde creía que su padre había fracasado, dice María Antonia Puerto, la primera esposa de Correa. “Él siempre puso el poder y la ambición por encima de todo”, me dijo. A mediados de la década de los 90, tras ser presentado por socios mutuos, Correa comenzó a organizar vacaciones para miembros senior del PP, estableciéndose como un contratista legítimo exitoso. Años en la industria de viajes de alta gama le habían enseñado a atender a los ricos y poderosos. Al final de la década, Correa había progresado en la organización de eventos para las campañas del partido, y luego se ganó la reputación de organizar mítines extravagantes cerca de las sedes electorales, elaborando espectáculos con fuegos artificiales.

Pablo Crespo: hay pruebas de su paso por Majadahonda

Pero Correa no estaba satisfecho. España estaba en auge y todos sabían que el dinero real estaba en la construcción y en los lucrativos contratos público-privados. En un grupo de ciudades adineradas en las afueras de Madrid, todas tradicionalmente controladas por el PP, Correa encontró un punto de apoyo donde podía comenzar a conspirar con funcionarios locales para manipular ciertos contratos a su favor. Juntos inflarían el precio de un contrato (obras de construcción, limpieza de calles, campañas de información pública), lo otorgarían a una empresa controlada por Correa y se asegurarían de que todos los que importaban obtuvieran una comisión. De buen hablar, Correa era adepto a la política de “sobremesa” (negocios informales “durante la cena”) y comenzó a buscar a más y más alcaldes que, a cambio de sobornos, podía participar en el plan. Con el tiempo, Correa construiría a su alrededor un equipo rotatorio de asesores: contables, algunos de los cuales registraron el flujo constante de sobornos y sobornos; abogados para construir estructuras elaboradas de compañías off shore que fueron utilizadas para esconder dinero; negociadores carismáticos que solicitaron nuevas marcas para negocios y expandieron sus operaciones más allá de Madrid. Su número dos, Pablo Crespo, ex miembro senior del PP en Galicia, ayudó a consolidar la conexión de Correa con el partido, que se convirtió en su cliente más importante.

Panero “El Albondiguilla” en The Guardian: “Correa era descarado y sin escrúpulos”

Vestido con trajes de diseñador, con el pelo recogido hacia atrás, Correa tenía el aire de un banquero de Wall Street que asistía a una fiesta de disfraces como Al Capone. “Él cobraría su factura y se prodigaría con regalos caros”, me dijo David Fernández, periodista que escribió un libro sobre el caso Gürtel. “Para muchos políticos que se corrompieron fácilmente, esto era increíblemente atractivo, y Correa sabía cómo explotar esto. Tenía este don para esa vieja forma de hacer las cosas en España”. Los alcaldes y sus familias recibieron vacaciones a través de la compañía de viajes Correa, o regalos de relojes de diseñador o autos deportivos. Durante las lujosas cenas en el madrileño barrio de Salamanca donde viven las élites, dijo Peñas, Correa sirvió vinos caros, pero no los probó para conservar su cabeza despejada. Mientras que sus invitados, políticos a cargo de grandes presupuestos, bebían o perseguían mujeres, al tiempo que Correa observaba pacientemente su punto débil. “Con su ambición, nada podía detenerlo. Si veía la posibilidad de un acuerdo, iba a por él ”, me dijo Arturo González Panero, ex alcalde de Boadilla del Monte, una ciudad rica a unos 10 kilómetros al Oeste de Madrid. Correa “era completamente descarado, sin escrúpulos”.

Panero asegura que Correa le chantajeó con un vídeo cogiendo dinero. Está pendiente de juicio y el vídeo no aparece

Si el soborno no funcionaba, recurría al chantaje. Cuando Panero se negó a cooperar, afirma que Correa amenazó con terminar su carrera política. Al planear cómo responder al alcalde, Correa supuestamente hizo una lluvia de ideas con su mano derecha, Crespo, quien tomó notas en un cuaderno de papel rayado que más tarde fue incautado de su oficina. “No queremos arruinar tu vida”, lee el punto 1 de 23. “Él [Correa] te ha tratado como a un hermano y lo has tratado como a un perro”. Si Panero no aceptaba, iba acompañado de un vídeo de él, rodeados de montones de dinero en efectivo, aceptando un soborno. (Panero, quien niega haber cometido algún delito, actualmente está a la espera de un juicio en otra parte del extenso caso. Él niega haber aceptado un soborno o tener conocimiento de la cinta de vídeo. No se encontró tal cinta de vídeo durante la investigación).

Más de 70 casos de corrupción afectaron al PSOE de Felipe González y Alfonso Guerra

Hubo otras presiones para ponerse a tiro, me dijo recientemente Panero. Con solo 33 años cuando se convirtió en alcalde, Panero dijo que la cultura jerárquica del PP significaba que era difícil rechazar cuando el partido le pedía que trabajara con Correa u otro empresario favorecido. Panero alega que Luis Bárcenas, entonces administrador en jefe del partido y luego tesorero, le ordenó adjudicar contratos a compañías específicas. Afirma haberse negado a seguir estas órdenes, pero especula que otros en su posición podrían haber sido influidos por este tipo de presión. “No es solo la tentación de que se nos ofrezcan 100 millones de pesetas (£ 513,000, 600.000 €) por un contrato”, dijo Panero. “También es la presión del tesorero del partido, un líder nacional que lo llama y le dice que es lo que el partido necesita“. Correa, y otros como él, prosperaron porque, hasta hace poco, la corrupción no se consideraba un problema importante. Después de casi 40 años de dictadura, España dio la bienvenida a la democracia a fines de la década de 1970, y desde mediados de la década de 1980 el apoyo al sistema político fue consistentemente alto. La corrupción era un problema, por supuesto, pero no era una prioridad. A principios de la década de 1990, mucho antes del caso Gürtel, el Partido Socialista, tradicionalmente la otra fuerza importante en la política española, además del PP, estaba implicado en una serie de escándalos financieros y políticos. Pero en parte porque había pocas alternativas políticas para los votantes enojados por la corrupción, los dos partidos principales tenían pocos incentivos para limpiar sus listas.

Construcciones inacabadas en Majadahonda (Edificio de la London): Peñas paseó a The Guardian por la ciudad

Además, la mayoría de las personas tenían otras cosas en mente, entre ellas la posibilidad de ganar dinero. En el auge de la vivienda que duró desde mediados de la década de 1990 hasta 2007, España construyó más casas que Francia, Alemania y el Reino Unido juntos. Y no era solo la vivienda. Las ciudades con poblaciones de solo decenas de miles de personas construyeron aeropuertos, mientras que las nuevas carreteras y las líneas de trenes de alta velocidad se extendieron como telarañas en todo el país. Y con cada desarrollo surgió la oportunidad para que políticos y empresarios sin escrúpulos como Correa realizaran contratos. Hoy en día, muchos de estos desarrollos de viviendas poco fiables y proyectos de infraestructura se encuentran abandonados, ruinas de una era de exceso. Tratar de destetar a España del ladrillo, dijo un economista después del “crack”, fue como dejar las drogas duras. El verano pasado, Peñas me condujo por Majadahonda, el rico municipio de las afueras de Madrid que había sido el epicentro del negocio de Correa. “Es un museo de la corrupción”, dijo, señalando los desarrollos relacionados con Gürtel y otros casos. Los desarrollos de viviendas de lujo acompañados de sus jardines en forma de oasis entrecruzaban las tierras, en otro tiempo resecas, marchitándose con el calor. Banderas españolas colgadas en balcones de grandes apartamentos. Los parques y las calles fueron bautizados con los nombres de los miembros de la familia real de España.

Pepe Peñas, Juanjo Moreno y el abogado Galindo: cuando escuchó las cintas le dio “un dolor en el pecho, tuve que tomar aire”

En las grabaciones que hizo, Peñas suena relajado, su voz ronca a menudo estalla en una carcajada. Pero, dijo, el estrés de su doble vida con frecuencia era insoportable. Más de una vez pensó que estaba siendo seguido. Una vez, cuando conducía para encontrarse con Correa, tuvo un ataque de pánico y tuvo que detenerse para recuperar la compostura. A lo largo del tiempo estuvo grabando en secreto las cintas, solo tres personas sabían lo que Peñas estaba haciendo: su esposa, un colega compasivo y un destacado activista local anticorrupción, Ángel Galindo, quien se convirtió en su abogado. Peñas decidió contárselo a Galindo aproximadamente un año después de que comenzara a grabar. “Quiero decírselo a alguien porque tengo miedo de que aparezca un día flotando en un río y ese será el final“, le dijo. Para demostrar lo que estaba en juego, le expuso una grabación en la que se mencionaba a Galindo. En la cinta, se podía escuchar a Correa hablando de Galindo, discutiendo cómo persuadirlo para que abandonase su campaña contra un acuerdo supuestamente corrupto. La grabación aturdió a Galindo. “Tuve que salir de la habitación para tomar un poco de aire. Me dio un dolor en el pecho “, me dijo. Una vez que recuperó la compostura, volvió a oír la grabación, y otra vez, hasta que la escuchó más de una docena de veces. “Era como levantar la venda de los ojos y enfrentarse a la realidad. Cómo funcionan realmente las cosas”.

El hotel de la Plaza de Colón (Madrid ) donde Correa trabajó de botones

En mayo de 2007, el partido incipiente que Peñas y Correa habían formado sufrió una derrota humillante en las elecciones locales, obteniendo solo 183 votos. Después de eso, la pareja perdió el contacto. Mientras Correa trasladaba su interés a otras empresas, Peñas y Galindo estaban ocupados transcribiendo las entrevistas y preparando la denuncia que llevarían a la policía. Finalmente, el 6 de noviembre de 2007, fueron a las oficinas de la Unidad de Delitos Financieros de la policía española y les entregaron un CD con casi 18 horas de grabaciones, transcripciones y una lista de 30 nombres de personas involucradas. Durante varias horas, Peñas contó su historia a los oficiales mientras tomaban notas detalladas. Fue el mes siguiente que, de la nada, Peñas recibió la llamada de Correa. Antes de que Peñas llegara a la reunión llamó a Galindo, quien se aseguró de que la policía lo supiera. En la oficina de la calle Serrano, el 12 de diciembre de 2007 Peñas encendió la grabadora y esperó. Cuando finalmente llegó Correa, con su mano derecha Crespo a cuestas, Peñas se relajó. Su tono de confianza lo tranquilizó, no tenían idea de que había estado en la policía.

“Decorado con alfombras rojas y muebles de oro, el hotel rezumaba la clase de riqueza ostentosa que Correa adoraba”.

Después de hablar de negocios durante una hora, Peñas y Correa se marcharon al Hotel Meliá Fénix. Era el mismo hotel donde Peñas había decidido comenzar a grabar a su jefe, y pertenecía a la misma cadena que el hotel donde Correa, hace tantos años, comenzó su carrera como botones. Decorado con alfombras rojas y muebles de oro, el edificio rezumaba la clase de riqueza ostentosa que Correa adoraba. Esa noche, mientras una unidad policial observaba el hotel desde fuera, Correa se sinceró. Unas noches antes se había reunido con uno de sus contactos de larga años en el PP, el administrador principal del partido, Luis Bárcenas, el hombre que controlaba las cuentas secretas de la organización. La reunión no había ido bien. Correa y Bárcenas, a pesar de trabajar juntos durante años, al parecer tenían una relación difícil. Bárcenas, se quejó Correa a Peñas, le estaba cortando nuevos contratos.

Correa presumió de haber entregado 6 millones de € a Bárcenas y saber donde los escondía

Para atraer a Correa, Peñas fingió desconocer la relación de su amigo con el poderoso político. Correa mordió el anzuelo y le dijo: “Yo, Paco Correa, […] he entregado 1.000 millones de pesetas personalmente a Bárcenas”. No solo eso, continuó, sino que también sabía dónde guardaba su dinero Bárcenas y “cómo lo consigue” fuera de España y off shore”. “Es por eso que te tienen tanto miedo, hombre”, respondió Peñas, jugando. “Tu sabes todo.” “Sí”, dijo Correa. “Pero no voy a hablar”. Durante el año siguiente, la policía continuó reuniendo pruebas sobre Correa y sus asociados. Mientras escuchaban sus llamadas, los oficiales de policía oyeron a Correa oscilar entre la confianza de un hombre acostumbrado a comprar voluntades para salir de los problemas y la paranoia, ya que cada vez era más evidente que alguien lo había denunciado. Poco después de las 10 am del 6 de febrero de 2009, la policía realizó redadas simultáneas en casi 20 propiedades en toda España, arrestando a 5 personas y confiscando la contabilidad de la empresa. Durante una redada, los oficiales sacaron un dispositivo USB negro en una pulsera que llevaba el contable de Correa. En él encontraron una hoja de cálculo que parecía contener una contabilidad detallada de todas las ganancias ilícitas del grupo. Los pagos a políticos y hombres de negocios parecían haber sido debidamente registrados.

El contable José Luis Izquierdo alegó  “demencia senil” para no declarar en el juicio de Gurtel

La historia fue un terremoto político. A los pocos días de las primeras redadas, las denuncias de corrupción, que anteriormente habían sido señaladas como un problema aislado, habían golpeado a altos funcionarios del PP en todo el país, lanzando al partido al caos y provocando dimisiones. Docenas de sospechosos serían sometidos a investigación por una serie de cargos que incluían sobornos a funcionarios públicos, lavado de dinero y pertenencia a una organización criminal. Muchos de los arrestados eran figuras públicas respetadas. Uno incluso había sido vicepresidente del gigante petrolero estatal de España, Repsol, aunque había dejado la compañía años antes de su arresto. (En 2018 fue condenado a tres años de prisión por fraude fiscal). Seis días después de las redadas, el 12 de febrero de 2009, el PP celebró una conferencia de prensa para negar la participación del partido en cualquier delito. De hecho, fueron mucho más lejos, alegando ser víctimas de una conspiración de izquierda. Afirmaron que el caso Gürtel fue un ataque partidista sin precedentes al PP, ideado por el controvertido juez Baltasar Garzón y los ministros del Partido Socialista, que en ese momento estaba en el poder. “Esto no es un complot del PP”, dijo Mariano Rajoy, quien era el líder del PP. “Este es un complot contra el Partido Popular”.

La investigación de Garzón le costó el puesto, señala The Guardian

En los años posteriores a la publicación de la investigación, el PP hizo todo lo posible para obstaculizar su progreso y presentó múltiples denuncias contra los fiscales, la policía y los jueces involucrados en el caso. “Todos nosotros, de una forma u otra, sentimos el aliento del poder en la parte posterior de nuestros cuellos“, me dijo Garzón. Peñas sintió la amenaza casi de inmediato. A los pocos días de los arrestos, y pese a que la investigación fue sellada por una orden judicial, se filtró que él era el informante detrás de las grabaciones. En la conservadora Majadahonda hubo muchos que vieron a Peñas no como un informante, sino como una rata, un agente que formaba parte de un complot para derribar al PP. En la calle, la gente a veces lo arengaba o le escupía. Empezó a recibir llamadas telefónicas amenazadoras en casa. En un incidente posterior ese año, Peñas me dijo que su esposa, Raquel, conducía hacia casa con sus dos hijos pequeños, cuando otro vehículo la obligó a salir de la carretera y se desvió hacia una zanja. Los tres pasajeros estaban aterrorizados pero ilesos. Alrededor de las 2 am de la mañana siguiente, un hombre llamó por teléfono a su casa. La próxima vez, la voz le dijo a Peñas, su esposa caería desde una altura mayor. Peñas, desconfiado de la policía, no denunció el incidente.

Ana Garrido, denunciante de la corrupción en Boadilla: “Ha sido una película de terror”

Otros denunciantes experimentaron un acoso similar. “Para mí ha sido como una película de terror”, dijo Ana Garrido, una ex funcionaria pública que denunció acusaciones de corrupción en la ciudad de Boadilla del Monte en 2009. Garrido se ha enfrentado a “amenazas de muerte, persecución, demandas [sin éxito por su ex empleador”], chantajes y tener que dejar mi trabajo”. Con nuevos y sórdidos detalles que constantemente se filtran en la prensa, el caso Gürtel pasó años en las primeras páginas. Los periódicos informaron cómo Correa contaba los sobres de dinero en efectivo a plena vista en una cena, organizaba fiestas sexuales para políticos y pasaba tanto tiempo en un burdel cercano que lo llamaron “la Oficina”. Los hombres que supuestamente habían conspirado con Correa fueron referidos a menudo no por sus nombres reales, sino por los coloridos seudónimos que vendrían a definir el caso en la imaginación pública: “El Rata”, “El Albondiguilla”, “El Bigotes” o “Luis el Cabrón”.

El sexo se usó como arma política en la Gurtel

Las revelaciones se produjeron cuando la crisis económica comenzó a afianzarse, galvanizando la ira sobre la corrupción. En 2011, el paro alcanzó el 22%. Casi 1 de cada 2 jóvenes estaba sin trabajo. En mayo de 2011, los manifestantes, la mayoría jóvenes, comenzaron a ocupar plazas en Madrid, Barcelona y Valencia para protestar por los rescates bancarios, la austeridad y la corrupción. Eran conocidos como los indignados. Más de 6 millones de personas participaron durante semanas de protestas. Las encuestas nacionales mostraron un apoyo abrumador para el movimiento, que trascendió las líneas tradicionales de los partidos. Una generación de jóvenes con pocas perspectivas de empleo comenzó a cuestionar los supuestos que sustentaban la joven democracia de España. “Gürtel fue el momento en que se vio que ‘el emperador no tiene ropa’ para España”, dijo Carlos Delclós, ex activista indignado y autor de un libro sobre el movimiento y su heredero político, Podemos. “Gürtel dejó en claro que no se trataba de casos específicos de corrupción, sino que era sistémico. Esa corrupción era el sistema ”.

Pigmalíon (María de Molina) y Flowers (Torrelodones) salen en el sumario Gurtel: le llamaban “La Oficina”.

A pesar de la ira, muchos votantes continuaron respaldando al PP, persuadidos por las afirmaciones de que el entonces gobierno socialista estaba orquestando toda la investigación. En la elección general anticipada de noviembre de 2011, con la nación en riesgo de impago de su deuda y ante la posibilidad de exigir un rescate al estilo de Grecia, España votó rotundamente por el PP, dirigido por Mariano Rajoy. De vuelta al poder y disfrutando de una mayoría absoluta, el PP se embarcó en una serie agresiva de recortes para reducir el déficit y controlar la espiral de la deuda de España, a pesar de las advertencias de que aumentaría las dificultades para muchos. Pero el caso de Gürtel no moriría. A medida que los investigadores buscaron dinero robado, el caso se expandió hasta llegar a 15 países. En casa, la policía comenzó a encontrar las huellas dactilares de Correa en más y más tratos aparentemente sospechosos. Una investigación derivada, ahora en espera de la sentencia, acusa a Correa y a otros acusados ​​de soborno y falsificación de una licitación para el gigante estatal de operaciones aeroportuarias AENA. Otra investigación en curso está examinando las acusaciones de que Correa y un ex político del PP, que niega haber cometido algún delito, conspiraron para estafar al contribuyente en un acuerdo para proporcionar el equipo audiovisual utilizado para la visita en 2006 del Papa Benedicto a Valencia.

Entre 2012 y 2014, en el punto máximo de austeridad, parecía que en todas partes se veía a algún representante anteriormente respetable que estaba siendo juzgado por robar dinero público. Incluso la familia real, al parecer, estaba en eso: un escándalo de corrupción centrado en el yerno del rey de entonces, Iñaki Urdangarín, puso a la monarquía en descrédito. En 2014, el otrora rey Juan Carlos renunció, citando razones de salud, en medio de una fuerte disminución de su popularidad. (El año pasado, Urdangarin fue sentenciado a seis años de cárcel por fraude fiscal y malversación). El más explosivo de todos, en enero de 2013, se produjo cuando el periódico El País publicó extractos de cuentas manuscritas, apodadas “Los papeles de Bárcenas”, tesorero del partido, que supuestamente registró movimientos de efectivo dentro y fuera de un fondo de sobornos del PP utilizado para financiar campañas de partidos. El dinero entró, Bárcenas más tarde lo justificó en el tribunal como grandes donaciones de empresas, y dijo que se redistribuyó, en pagos en efectivo de decenas de miles de euros que se entregaron personalmente en sobres de 500 € a ciertos dirigentes del PP.

Foto histórica de MJD Magazin: Willy Ortega sale del juicio antes de caerle 38 años de cárcel

Los votantes se sorprendieron por lo descarados que parecían los políticos y los hombres de negocios. Antes de ser encarcelado en 2013 por fraude fiscal, un político de PP en Valencia ganó la lotería cinco veces. (Él niega haber cometido un delito, alegando que simplemente tuvo mucha suerte.) Un eslogan de la era de los indignados capturó la ira que se sentía en esos años: “Se refiere a que nos dicen que llueve. En realidad nos están meando y nos dicen que está lloviendo”. En una mañana fría y despejada en octubre de 2016, una batería de cámaras de televisión se reunió frente a un juzgado en un suburbio de Madrid para el primer día de las audiencias de Gürtel. Fue el único palacio de justicia lo suficientemente grande como para albergar el juicio, con sus 37 acusados, muchos más abogados y una gran cantidad de periodistas que llenaban la galería cada día. Con una chaqueta marrón y una corbata roja sobre una camisa blanca, Correa entró a la corte mientras un pequeño grupo de manifestantes le gritaba con insultos. En los años posteriores a su arresto, Correa se había convertido en un paria nacional, al que se refería burlonamente con el apodo que supuestamente se había dado años antes: “Don Vito”, un homenaje al jefe de la mafia en “El Padrino”. Obsesionado desde muy temprana edad por escapar de la desgracia financiera que le sobrevino a su familia, ahora estaba en bancarrota. Pasó tres años previos al juicio en la cárcel, sin poder pagar la fianza, que, según informes, se fijó en 85 millones de euros.

El alcalde de Majadahonda, Narciso de Foxá, tuvo que comparecer en el juicio del caso Gürtel. El Ayuntamiento quiere recuperar 300.000 € del desfalco

En la corte, Correa proporcionó detalles de su relación laboral con el PP. Él llevaba las maletas llenas de dinero en efectivo a la sede del partido, dijo, nunca pasaba por la recepción, sino que ingresaba con una tarjeta de acceso especial que le permitía ir y venir discretamente. “[El cuartel general del PP] era mi hogar”, dijo. “Pasé más tiempo allí que en mi propia oficina”. Al igual que otros muchos de los 37 acusados, que se sentaron en asientos contiguos, Correa se mostró en gran medida inmóvil ante los interrogatorios. Tanto él como Crespo mantuvieron su inocencia y pasaron el juicio susurrando entre sí como niños de una escuela que han sido castigados. Pero Correa parecía visiblemente herido por la forma en que Peñas lo había traicionado. “No tengo palabras para describirlo”, dijo a la Corte. “Tenía que estar lleno de tanta maldad para vivir en mi casa y mientras tanto grabarme para poder informar a la policía”. Después de que Peñas tomó el estrado en diciembre de 2016 y durante un receso, Correa se encaró con él ante varios testigos. “Eres un caradura”, le dijo a su antiguo amigo, “tú también te estabas llenando tus bolsillos”, le dijo. Como respuesta Peñas, permaneciendo en silencio, levantó las manos y las puso juntas para imitar a alguien con las esposas.

La funcionaria de Majadahonda Lourdes Palomar denunció la corrupción de Gurtel en el juicio y ocupó portadas

En junio de 2017, nueve meses después de que comenzara el testimonio, uno de los testigos finales prestó su testimonio: el primer ministro, Mariano Rajoy. Aunque Rajoy no fue acusado de ningún delito, fue una escena humillante para él, el primer presidente en funciones que era llamado a juicio como testigo. El testimonio de Correa y la evidencia del libro de pagos de Bárcenas, actuando dentro y fuera con los fondos del partido, lo habían empujado a un rincón. Entre los nombres que figuran en ese libro de contabilidad se encontraba un cierto “M. Rajoy”. En una serie de intercambios concisos con un abogado de la Fiscalía, Rajoy negó cualquier conocimiento de la participación de su partido en el plan. También negó conocer a Correa o recibir pagos en efectivo fuera del libro de contabilidad. El 24 de mayo de 2018, después de seis meses de deliberación, el tribunal finalmente dictó las sentencias. 27 acusados, incluidos 2 ex alcaldes del PP, 2 ex tesoreros, 1 ex secretario regional de organización, 1 ex diputado y una serie de concejales del PP y asesores del partido, recibieron un total de más de 300 años de cárcel. Correa, quien al final del juicio admitió su culpabilidad por algunos delitos y se comprometió a cooperar con los fiscales, fue condenado a un total de casi 52 años de prisión por múltiples cargos de soborno, lavado de dinero, fraude fiscal y malversación de fondos públicos. Su número dos, Pablo Crespo, también fue declarado culpable de cargos que incluyen soborno, lavado de dinero y fraude y condenado a más de 37 años de prisión.

Rajoy pasó 8 horas en el restaurante Arahy (calle Alcalá, 58) durante la moción de censura

Para el PP, el veredicto fue devastador: el partido fue condenado como beneficiario directo del esquema de Gürtel. El tribunal determinó que desde que se fundó el partido, había mantenido un sistema de contabilidad paralelo para recolectar el dinero de sobornos que podían usarse para financiar el partido. El tribunal dijo que el testimonio de Rajoy y otras figuras del PP que negaron conocer la existencia del fondo para justificarse, no eran “creíbles”. El daño a la reputación fue mucho peor que el castigo real, que ascendió a una multa de sólo 240.000 €. (La sentencia habría sido considerablemente más severa si el caso se hubiera juzgado hoy, después de que un cambio en la ley de 2015 convirtiera a la financiación ilegal de un partido en un delito). A los pocos días del veredicto, el Partido Socialista provocó una moción de censura contra Rajoy. El 31 de mayo, con la derrota que parecía inevitable, Rajoy y sus aliados más cercanos se ausentaron del debate parlamentario sobre si debía continuar liderando el país. En vez de eso, fueron a un restaurante cerca del palacio presidencial, donde permanecieron escondidos durante 8 horas, según los informes, comiendo filetes de solomillo y bebiendo whisky mientras la prensa acosaba. A las 10 de la noche, Rajoy, con los ojos nublados, abandonó el restaurante ante los destellos de una horda de fotógrafos que esperaban. Al día siguiente, el Parlamento derrocó a la administración de Rajoy tras perder la moción de censura, la primera vez que ocurría en la España posterior al franquismo, y en su lugar, los socialistas formaron un gobierno minoritario.

“The Guardian” sugiere que Pujol quedó impune en la Cataluña separatista de Puigdemont

En la larga década que transcurrió desde que Peñas acudió a la policía y la caída de Rajoy, los tribunales progresaron lentamente, pero la opinión pública cambió mucho más rápido. Antes de la crisis, la satisfacción con el sistema político en España estaba entre las más altas de Europa, detrás de Dinamarca, Luxemburgo y Finlandia. Después de 2010, tras la austeridad y los interminables escándalos de corrupción, la confianza en instituciones como los partidos políticos y los bancos, se derrumbó. Gürtel, al igual que el “Watergate”, ha convencido a muchos votantes para que adopten una visión conspirativa de la política. Cuando un juzgado en Valencia que escuchó parte del juicio de Gürtel sufrió un incendio en 2017, hubo sospechas inmediatas de juego sucio, y las engañosas redes sociales difundieron la teoría de que las pruebas en otros casos de corrupción del PP habían sido destruidas. Una investigación posterior descubrió que el incendio fue causado por un fallo eléctrico. La corrupción también ha dado forma al debate político. Los separatistas catalanes han citado la corrupción del PP como una justificación para su propuesta de separación de España, aunque los críticos señalan que el antiguo partido del ex líder catalán Carles Puigdemont también ha estado involucrado en su propio gran escándalo de corrupción.

José Rodríguez y José Abascal, líderes local en Majadahonda y nacional de VOX

Lo más preocupante es que la extrema derecha ha comenzado a utilizar la corrupción para reunir a los votantes. “[Usted] ahora tiene las llaves del poder y serán las que se desharán de los socialistas corruptos”, dijo el líder de VOX, Santiago Abascal, unas pocas horas después del impactante éxito del partido en las elecciones regionales de diciembre pasado, ante una multitud en Sevilla. Cantó “España, España, España”. VOX, según sugieren muchos sondeos, ahora se convertirá en una fuerza importante a nivel nacional y posiblemente superará a Podemos como el cuarto partido más grande de España. Estas predicciones se pondrán a prueba en abril, cuando España celebre su 5ª elección general en 11 años. (El mes pasado, el primer ministro socialista, Pedro Sánchez, se vio obligado a convocar una elección anticipada, después de no poder obtener apoyo para su presupuesto). Las encuestas predicen que ningún partido podrá comandar una mayoría. El PP está en camino de obtener el peor resultado de su vida, aunque, paradójicamente, el partido tiene una buena posibilidad de volver al poder si forma una coalición con VOX y el partido de centro derecha Ciudadanos, como lo ha hecho en Andalucía.

Pepe Peñas ha sido condenado a 5 años de cárcel pero está libre por apelación

Gürtel está lejos de terminar. El caso, tan vasto que se dividió en 10 juicios separados, continuará resonando en los tribunales durante años, y es probable que se llame a Peñas como testigo en cada caso. Siguen apareciendo acusaciones explosivas. El ex tesorero del partido Bárcenas, condenado el año pasado a 33 años de prisión por lavado de dinero, enriquecimiento personal y delitos fiscales, es un acusado en otros casos en curso. En enero de 2019, Bárcenas dijo a un tribunal que varios años antes, la policía, actuando por orden del Ministerio del Interior, había robado documentos a su cargo que supuestamente habían demostrado que el ex primer ministro Rajoy había recibido pagos fuera de los libros contables, una acusación que Rajoy niega con vehemencia.

Pepe Peñas y Paco Correa en el juicio del caso Gurtel

Para Peñas, el resultado del caso Gürtel ha sido agridulce. Más de 12 años después de que comenzó a grabar, sus declaraciones han sido escuchadas. Sin embargo, aunque la sentencia notó su inestimable contribución al caso, también cuestionó su complicidad con la corrupción durante el período en que trabajó para el PP y antes de comenzar a grabar a Correa. Fue declarado culpable de cargos que incluyen soborno y malversación de fondos. Fue sentenciado a casi 5 años de prisión y se le ordenó pagar más de 100.000 € en multas. Peñas espera que su condena sea anulada en apelación ante la Corte suprema. Mientras tanto, él está en libertad. Correa, quien se negó a ser entrevistado para este artículo, argumenta desde la prisión que fue castigado excesivamente en un juicio que fue diseñado con fines políticos. “Con este juicio que han orquestado, han completado lo que buscaban y más”, escribió en una carta al Tribunal Supremo, publicada en octubre. “Ustedes ha logrado destruir un Gobierno y derrocar a un primer ministro”. Sigue con ello apegándose al mantra que repitió en el juicio y en las conversaciones telefónicas intervenidas por la policía en los meses previos a su detención. Él era solo un hombre de negocios, y así era como se hacían los negocios.

7 Respuestas a "“The Guardian” afirma que la corrupción originada en el PP de Majadahonda fue tan grande que destruyó el bipartidismo"

  1. Avatar
    Jose Luis Santos Hernandez   5 marzo, 2019 at 8:35 pm

    Jose Luis Santos Hernandez reaccionó a tu enlace

    Responder
  2. Avatar
    Mr. Tolerancia   6 marzo, 2019 at 11:09 am

    Te puede gustar más o menos Arcadi Espada, pero se lo ha dejado bien clarito a Palomera con respecto a la acusación del PP. No se ha juzgado la caja B, y la condena a título lucrativo es referida a unas irregularidades en el ayuntamiento de Majadahonda y si, Sánchez es un jeta!!!

    Responder
  3. Avatar
    Tomás Barceló   6 marzo, 2019 at 11:17 am

    … marchará en la manifestación del 8-M con ese cartelón de “Éxito asegurado”- certificó el dopaje a título lucrativo en las campañas de Pozuelo y Majadahonda, que no son exactamente eiclos trascendetales, y al PP terminaron echándolo de la competición. O sea, de La Moncloa.

    Responder
  4. Avatar
    Majadahonda No Calla   8 marzo, 2019 at 11:24 am

    Las cosas de la política, @AlbertoSanJuanL dice que apoya incondicionalmente a @pablocasado_ e @IdiazAyuso , pero gente de su confianza (GL) fué apoderada de Cospedal.
    @PPMajadahonda @MajadahondaM. Y mañana contaré algo relacionado con un famoso representante de famosos (PA GA ME) que tiene conexiones en la política majariega…. @MajadahondaM @MajadahondaNews , os interesa???

    Responder
  5. Avatar
    galapagarwar   10 marzo, 2019 at 10:33 pm

    Era de esperar aprendió de los mejores, estuvo de asesor en ayto de Majadahonda aprendiendo de los imputados x la Gurtel y su nombre salía al final. Se escapó x los pelos. Pero como buen alumno aplico lo aprendido en @AytoGalapagar. En respuesta a @LaIndefension: “No hay pan para tanto chorizo.”La consultora del alcalde de Galapagar cobró de una empresa que recibió más de 500.000€ del Ayuntamiento” https://okdiario.com/investigacion/consultora-del-alcalde-galapagar-cobro-empresa-que-recibio-mas-500-000e-del-ayuntamiento-3797645

    Responder
  6. Avatar
    Pan y chorizo   10 marzo, 2019 at 10:35 pm

    Como ha informado OKDIARIO, la consultora creada por el alcalde de Galapagar y su ex edil de Hacienda, Gestión y Desarrollo Local (GDL) Consultores SL, también cobró en 2012 un total de 3.630 euros por asesorar al Ayuntamiento de Hoyo de Manzanares (también gobernado por el PP) sobre la construcción del nuevo tanatorio municipal. La consultora de Daniel Pérez entregó al Ayuntamiento de Hoyo un informe de 16 folios (más gráficos y tablas estadísticas) firmado por el auditor Javier Rubio de Miguel y titulado “Estudio de viabilidad económico-financiera de los servicios de Tanatorio y cementerio en el municipio de Hoyo de Manzanares”. El alcalde de Hoyo, José Ramón Regueiras utilizó este informe como justificación para adjudicar la construcción del nuevo tanatorio municipal a una empresa de funeraria de Colmenar Viejo, con una inversión de 460.000 euros. https://okdiario.com/investigacion/consultora-del-alcalde-galapagar-cobro-empresa-que-recibio-mas-500-000e-del-ayuntamiento-3797645

    Responder
  7. Avatar
    Tanatorios y Colegios Business   10 marzo, 2019 at 10:36 pm

    La consultora del alcalde de Galapagar, Daniel Pérez, presentó ante el Ayuntamiento de Hoyo la factura de 3.630 euros en noviembre de 2012, antes de entregar el informe definitivo, algo que es completamente inusual. Estos hechos están recogidos en un informe que el partido Unidos por Hoyo ha presentado ante la Fiscalía Anticorrupción. El alcalde de Hoyo, José Ramón Regueiras, trabaja como profesor en el colegio concertado Veracruz de Galapagar (cuyas obras de ampliación inauguró el entonces edil de Hacienda, Fernando Arias, socio del alcalde en la consultora) y mantiene una estrecha relación personal con el alcalde de este municipio, Daniel Pérez. https://okdiario.com/investigacion/consultora-del-alcalde-galapagar-cobro-empresa-que-recibio-mas-500-000e-del-ayuntamiento-3797645

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.