Un catedrático de Economía de Pensilvania sugiere que la gestión del Ayuntamiento de Majadahonda la lleve un profesional

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha

MANU RAMOS. Álvaro Delgado es notario y vicepresidente de Societat Civil Balear y “contagiado por el exacerbado amor hacia las formas de democracia directa que demuestran los variados populismos que nos rodean, para quienes un régimen democrático se resume en someter a votación cualquier decisión que los poderes públicos deban adoptar”, ha propuesto “un pequeño ejercicio intelectual o de política-ficción” para lo cual ha aprovechado las páginas del diario El Mundo para formular “la gran pregunta que fascina a todo buen liberal: ¿podríamos votar vivir al margen de los políticos en la gestión de ciertas Administraciones públicas?”. Para ello ha contado con un detallado estudio realizado por Jesús Fernández-Villaverde, Catedrático de Economía en la Universidad de Pensilvania y miembro del National Bureau of Economic Research de los Estados Unidos, “uno de los más brillantes cerebros españoles exportados al extranjero”, señala. Y Jesús Fernández-Villaverde ha comparado el funcionamiento de 2 ciudades que conoce bien: Pensilvania y Majadahonda, que son muy parecidas en cuanto a estructura, economía y población. ¿Conclusión?: los vecinos hemos dejado a los partidos políticos la elección de las élites y esto ha llevado a las ciudades, regiones y a la nación a una deficiente gestión económica por su falta de experiencia y preparación, abono ideal para la corrupción. Por contra, en EE.UU eligen a gestores de empresas. Y su economía va como un cohete tras la crisis económica, que ya han dejado atrás. Esta es la comparación que hace este estudio sobre Majadahonda y Pensilvania:

Alvaro Delgado, notario

“Uno de los puntos más interesantes de su conferencia fue cuando Fernández-Villaverde citó el ejemplo de la pequeña ciudad donde vive, llamada Lower Merion, que tiene unos 70.000 habitantes y está situada en las afueras de Filadelfia, y comparó su funcionamiento con el de Majadahonda, ciudad también de 70.000 habitantes, igualmente de clase media-alta, situada en las afueras de Madrid. Ambas localidades cuentan con muchas características comunes: cercanía a una gran ciudad, buenas comunicaciones y similares características sociológicas por lo que, en pura lógica económica (dijo que estaba comparando “naranjas con naranjas”), debieran funcionar igual. A continuación, proyectó en dos pantallas diferentes la página web del Ayuntamiento de Lower Merion y la del Ayuntamiento de Majadahonda. Y la primera sorpresa vino al comprobar que mientras en Majadahonda aparecía su Alcalde en múltiples fotografías asistiendo a actos o pronunciando discursos, en Lower Merion no había Alcalde, sino que existía un City Manager“.

Pensilvania (EE.UU)

“Explicó Fernández-Villaverde que en su localidad, y en otras similares de los Estados Unidos, los vecinos decidieron que no querían tener un Ayuntamiento que opinase sobre la legalización del aborto, el terrorismo islamista o la ampliación de la Unión Europea, sino que les interesaba mucho más contratar a un tipo que supiera manejar los problemas de la ciudad. Y, de esta forma, votaron contratar a un Gerente, y seleccionaron para el cargo a una persona que había estudiado Administración de Empresas, que luego hizo un Máster en Administración Pública, y que llevaba toda la vida trabajando en ella. Y añadió: “ni yo ni mis vecinos sabemos ni nos importa su afiliación política. Es un extraordinario Gerente y el Ayuntamiento de Lower Merion funciona como la seda. Eso sí, le pagamos 275.000 dólares al año. Y se los merece. La situación en la que estamos en España es absurda, porque básicamente los españoles elegimos un Alcalde politizado, que nunca ha hecho nada en la vida profesional o privada, y que gana menos de 50.000 euros, y el tipo tiene una tentación muy grande de caer en la corrupción. Y, una vez que es corrupto, de manera directa o indirecta nos enfadamos mucho con él. Todo esto hay que romperlo. Hay que tener un sistema muy diferente de selección de élites”.

“Terminaba el ilustre economista su alusión a esa comparativa entre Ayuntamientos diciendo que en la web de Majadahonda, tras mucho buscar, había encontrado una información de cerca de 7 páginas sobre el personal y los presupuestos de la Corporación, mientras que en la de Lower Merion aparecía un informe detallado del Gerente, de 340 páginas, sobre todos los dólares gastados por el Ayuntamiento en los últimos años, incluyendo lo pagado hasta por su conexión a internet. Y concluía afirmando que España tiene tres fantásticas fortalezas: su clima y ubicación geográfica, lo agradable de la sociedad española para vivir y el idioma castellano, el tercero más importante del planeta, pero que sin cambiar su sistema de liderazgo y selección de élites jamás podría competir con los mejores países del mundo ni salir de las situaciones complicadas que la vida actual nos pone en el camino. No estaría mal hacerle caso al maestro. Y aunque algunos, acostumbrados a vivir de la mamandurria pública, se llevaran las manos a la cabeza, elegir algo así también sería -sin duda- democracia”.

LOS POLÍTICOS SOLO BUSCAN “ENCHUFAR” A LOS SUYOS, LA SELECCIÓN DE LAS ÉLITES EN ESPAÑA ES “HORRENDA”. “Las dos experiencias que les mencionaba son, por un lado, la cantidad de meses que llevamos con un gobierno central en funciones, sin que a los españoles nos haya acaecido ninguna catástrofe; y, por otro lado, la constatación -a través de informaciones publicadas por este mismo diario- de cómo la Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado de Palma ha dedicado gran parte de su presupuesto, por una decisión política del partido al que correspondió su dirección en el Pacto anterior, a engordar la nómina de personal y a colocar personas afines antes que a arreglar los vertidos de aguas mal depuradas a nuestra espléndida y emblemática bahía. De ahí la pregunta de si los ciudadanos podríamos someter a votación prescindir de todos estos pésimos gestores para gobernar mejor y con más eficiencia nuestras instituciones“, señala el notario Alvaro Delgado en su artículo.

Y recuerda el estudio comparativo del catedrático de Economía sobre Majadahonda y Pensilvania: “El ilustre economista asturiano disertó sobre las causas de la crisis económica y las posibles recetas para mejorar nuestras estructuras políticas y sociales en el futuro, llegando a la conclusión de que en España “tenemos un abismal problema de liderazgo, consecuencia de nuestro proceso de selección de las élites políticas y sociales que es horrendo, y que hay que cambiar. Es un proceso en el cual existen unos partidos políticos muy cerrados en los que importa sólo la lealtad a los jefes y no el haber demostrado alguna capacidad intelectual o profesional. Tenemos una Administración que tiene un sistema de selección de personas que no es el que España necesita en el siglo XXI. Y tenemos una estructura de la vida social y económica que ha sido capturada por los partidos políticos y que ha destrozado por completo nuestra capacidad de reaccionar ante nuestros problemas”. Lea el artículo completo.

5 Respuestas a "Un catedrático de Economía de Pensilvania sugiere que la gestión del Ayuntamiento de Majadahonda la lleve un profesional"

  1. Avatar
    Jose María Sanz   15 septiembre, 2019 at 9:10 am

    Quiero ese estudio.Enlace?

    Responder
  2. Avatar
    Santi V. Trasierra   15 septiembre, 2019 at 12:01 pm

    Muy interesante el artículo, y creo que tiene toda la razon, hace falta más gestión y menos postureo y cochecito oficial.

    Responder
  3. Avatar
    Alvaro Delgado   16 septiembre, 2019 at 11:03 am

    Buenos días. Soy el autor del artículo. La conferencia del Sr. Fernández Villaverde no hacía ninguna propuesta dirigida concretamente a Majadahonda. Se limitaba a comparar el modelo de gestión privada implantado en su ciudad norteamericana con una similar española en población y características sociológicas. Fue un ejemplo clml podía haber puesto otros. Gracias por la atención a mi artículo. Saludos

    Responder
  4. Avatar
    JOSÉ MARÍA BABOT VIZCAÍNO   16 septiembre, 2019 at 6:24 pm

    De siempre, que yo sepa, en los ayuntamientos ha existido la persona que era el responsable del dinero de ellos, creo que el cargo era, algo como DEPOSITARIO DE FONDOS, o algo por el estilo, pero no hacían ni caso porque todo lo fiaban al secretario y a un empleado que era el más listo. Los partidos políticos se toman muy a la ligera, muy a la broma, el ser concejal, y NADIE mira si esas personas son válidas o no. Siempre ha sido así, por desgracia. Se debería sacar unas normas de obligado cumplimiento, en las que exigiera un título para ser concejal, y no, el primero que llega, o el que más chilla en contra de los otros partidos, o le hace gracia, porque le lleva el café, al jefe del partido de esa localidad. Así van, ahora que con los “listos”, nos han dejado en bragas.

    Responder
  5. Avatar
    pago mis impuestos   16 septiembre, 2019 at 7:50 pm

    Un par de comentarios rápidos.

    Estoy de acuerdo que sean profesionales titulados, con conocimientos de finanzas y de economía los que lleven la gestión del ayuntamiento de Majadahonda. Y de todos los pueblos, claro. Y ya a la par , de todos los organismos gubernamentales, como Diputaciones, Consejerias, Concejalias, e incluso para ser concejal, diputado, o lo que sea.

    Y el segundo comentario, es que debería de ser obligatorio tener una formación mínima para ser político ademas de haber trabajado 5 años como mínimo en empresas privadas, y no dependientes del gobierno. Vamos, que supieran lo que es ganar un salario, entre otras cosas.

    Al principio de la democracia, casi todos los políticos cumplían estos requisitos, y sabían negociar. Y negociaron, en lugar de auto destruirse entre ellos y al país.

    Asi, si dejaban la política podían volver a su profesión anterior. Los políticos de profesion son un cancer para el pais.

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.