Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

«Vecinos por Majadahonda» suspende a PP-Vox en Seguridad por 3 razones: cámaras, propaganda y ascensos

CARLOS BONET. *Presidente de Vecinos por Majadahonda. El verano es un buen momento para hacer balance sobre la seguridad en Majadahonda y este de 2022, a pesar del calor, no es una excepción para los amigos de lo ajeno, los ruidosos y los «broncas». En definitiva, de todos los que infringen la ley y perturban la paz vecinal que guía los objetivos que en esta materia tiene «Vecinos por Majadahonda«. En primer lugar decir que hubiera sido una ayuda para la Policía Municipal y Guardia Civil tener imágenes de los desalmados que roban a nuestros mayores, a nuestras mujeres o a nuestros chicos. Hace ya unos años (en 2019), «Vecinos por Majadahonda» comenzó en esta legislatura su labor de Oposición y Fiscalización de los gastos municipales y tras dejarles los 100 primeros días de cortesía, con nuestros modestos medios y desde fuera del Ayuntamiento hicimos nuestra primera denuncia: de las cámaras que decían que había instaladas en Majadahonda ya solo funcionaban 8, por lo que entendemos que actualmente la calidad de visión y cobertura de ellas será muy baja, si es que siguen activas. Esto significa que es muy difícil que nuestra Policía Local pueda desempeñar su trabajo con la máxima eficiencia, como desearíamos todos. A esto hay que añadir que los equipos son muy antiguos o rondando la obsolescencia y que, según nos trasladan los técnicos municipales, va ya para casi dos años que se realizaron las promesas todavía incumplidas de nuevos equipos.

Carlos Bonet

Lo que están haciendo las fuerzas de seguridad municipales es alquilar baterías, cuando lo más adecuado sería comprarlas, con el ahorro pertinente. La realidad de la Policía Municipal de Majadahonda es peor de lo que nos cuentan: se gastaron 19 turnos de «horas extras» de agentes para un «show» propagandístico de «Puertas Abiertas» en el departamento policial pero solo 1 turno para controlar el «botellón» del viernes. Y ahora están sacando los «ascensos» y promociones internas de los agentes para repartirlos entre los policías más «fieles» a PP y Vox, en lugar de primar los méritos profesionales, ya que quieren dejar todo «atado» antes de las elecciones municipales de 2023. Por eso queremos advertir que nos reservamos el derecho a impugnar estos ascensos si detectamos cualquier indicio de irregularidad o arbitrariedad en los mismos.

La famosa inversión de 4 millones de euros que nos vendieron desde el Equipo de Gobierno PP-Vox del Ayuntamiento de Majadahonda para comprar 118 cámaras de seguridad está sufriendo un nuevo retraso, si es que se lleva a cabo como nos vendieron, ya que nos acabamos de enterar hace unos días en fuentes técnicas municipales que dicha inversión no se puede hacer porque a la Alcaldía y Concejalías de Hacienda y de Seguridad les han surgido nuevos problemas técnicos y municipales. El cuento de nunca acabar. Todo ello representa un nuevo retraso que, una vez más, nos sigue demostrando que estos concejales son un auténtico despropósito de gestión. Desde «Vecinos por Majadahonda» pensamos que dicha inversión era y es más que necesaria para intentar tener a Majadahonda en unas condiciones de seguridad que actualmente están muy lejos de ser fiables, según reflejan las estadísticas de delitos penales del Ministerio del Interior y de la de la realidad que reflejan casos como los de los últimos robos en el parking del Monte del Pilar, Zoco de Majadahonda y a la salida del Banco Santander de la Gran Vía. Si a ello unimos los altercados en la Gran Vía, Granadilla, Plaza de la Constitución y Distrito Centro tendremos que concluir que en materia de Seguridad este Ayuntamiento también merece un suspenso.

Majadahonda Magazin