Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

Imagen de Ustarroz y Ayuso en Majadahonda: concejales y militantes tendrán que elegir entre Ayuso y el candidato de Teo G. Egea a presidir el partido pero antes votar a los aspirantes a compromisarios al Congreso del PP de Madrid que lo decidirán en su nombre

ANTONIO MONTERO GALA. Diferentes medios de comunicación recogen el enfrentamiento que tuvo lugar este viernes 29 de octubre (2021) entre el alcalde de Majadahonda, José Luis Alvarez Ustarroz, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso. El pulso se produjo en la reunión de la Junta Directiva del Partido Popular (PP) de la Comunidad de Madrid cuando Ayuso defendió la celebración del Congreso en marzo de 2022 para acabar con la interinidad del partido (gobernado desde hace 4 años por una gestora) y su derecho a presentarse como presidenta del PP madrileño para poder hacer las listas municipales y autonómicas con libertad. Por contra, el secretario general, Teodoro García Egea, que finalmente dio la «espantá» y no acudió a la reunión, defiende que el Congreso se haga en junio y que Ayuso no se presente. O si lo hace, que le conceda una «cuota» entre sus afines, el conocido «clan murciano» del PP, sin tener que recurrir a las urnas de los militantes. «El problema para Egea es que hablarán muchos más contra lo que él está haciendo. Se enfrenta a la Junta Directiva de Madrid, no de Cartagena», vaticinaban en el entorno de Ayuso y recogía El Mundo.

Marina Pont y el asesor murciano del PP en Majadahonda, «colocado» por Teodoro G. Egea

En ese sector, conocido en el partido como «los murcianos«, es donde se ha encuadrado la majariega Ana Camíns, el alcalde de Majadahonda y su concejala Marina Pont, hoy pareja sentimental de Francisco Pérez Rodríguez, ex alcalde de la pedanía murciana de Era Alta, que «Teo» G. Egea «enchufó» en Majadahonda cuando perdió el poder, incorporándolo como asesor del Grupo Popular y más recientemente en el Patronato del Monte del Pilar. En un alarde de «fidelidad perruna», el alcalde de Majadahonda pretende incluso hacer un homenaje a la Región de Murcia tras comprar enormes cantidades de sal a una empresa que posee uno de sus centros en San Pedro del Pinatar (Murcia). El broche final lo puso este viernes ante la Junta Directiva del PP de Madrid con una encendida defensa de las tesis del murciano «Teo» García Escudero frente a las de Isabel Ayuso. A continuación, la versión de 6 diarios, digitales y de papel, sobre lo que aconteció este viernes en la sede del PP de Madrid:

Antes de ser designado alcalde, la distancia entre Ustarroz y Ayuso era ya patente en las fotografías a su paso por Majadahonda

LA «REBELION» CONTRA AYUSO DEL ALCALDE DE MAJADAHONDA, EN LA PRENSA. «En el bando de Génova y Almeida aseguran que intervinieron en su favor el propio alcalde de Madrid, Ana Pérez (presidenta de Nuevas Generaciones en la Comunidad), José Luis Álvarez Ustarroz (alcalde de Majadahonda), Loreto Sordo (concejal del Ayuntamiento de Madrid) y Sergio López (director del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural)», cuenta el periodista Juanma Lamet en El Mundo. «Sólo apoyaron a la dirección nacional la presidenta de Nuevas Generaciones y el alcalde de Majadahonda. La dirección nacional no ha apoyado hasta ahora la candidatura de Ayuso, al contrario, ha alentado otras candidaturas e incluso ha subrayado la necesidad de un acuerdo entre Ayuso y Almeida en una lista de integración», escribe la periodista Carmen Morodo en «La Razón». MJD Magazin ya había informado anteriormente de las desavenencias entre la presidenta y el alcalde, publicando una amplia sesión fotográfica en la que se evidencia la distancia -incluso física- entre ambos dirigentes en diversos actos del partido.

José Antonio Frauca

LA VERSION DE «EL CONFIDENCIAL DIGITAL» (José Antonio Frauca): «En ambos bandos se reconoce que el trasfondo del choque está relacionado con la elaboración de las listas electorales para los comicios autonómicos y municipales de 2023, que tienen al partido en tensión: cuanto más se tarde en diseñar, coinciden distintos dirigentes consultados, más crecerán los pulsos internos y las luchas de poder por las candidaturas y los puestos que garantizan cargos y sueldos institucionales. De ahí que Díaz Ayuso haya intentado calmar a Martínez-Almeida hace unos días, cuando le prometió “manos libres” para diseñar su proyecto municipal. Ocurre, sin embargo, que el alcalde y Casado se arriesgan, precisamente, a perder el control de la elaboración de las listas electorales de la región si Díaz Ayuso se hace con la presidencia del partido. No presentarla como candidata: «En los últimos días varios medios se han hecho eco también de que, el pasado 10 de marzo, el día que Isabel Díaz Ayuso anunció el adelanto electoral en la Comunidad de Madrid, hubo una acalorada discusión entre Teodoro García-Egea y el jefe de gabinete de la presidenta, Miguel Ángel Rodríguez. Tan tensa fue esa conversación que la candidatura de la dirigente regional el 4-M estuvo varias horas en el aire. Un sector del PP de Madrid cree que hay “una maniobra” del secretario general del partido para apartarla en las elecciones de 2023. En la dirección nacional lo niegan y apuntan que “los presidentes autonómicos en ejercicio serán candidatos”.

Ignacio S. Calleja

LA VERSION DE EL CONFIDENCIAL (Ignacio S. Calleja): «Tanto la convocatoria del congreso como la imposición de gestoras son los principales temas de fricción entre la presidenta regional y el secretario general del partido, Teodoro García Egea, que finalmente no ha acudido este viernes por temas personales. Así, el pulso por el control del partido a través de las agrupaciones parece decantarse del lado de Ayuso. Su entorno considera que lo ocurrido en Miraflores de la Sierra, Pedrezuela, Ribatejada y Torres de la Alameda tras las reuniones sienta un precedente y a partir de ahora es difícil que desarrollen su plan en los próximos meses sin el permiso de la presidenta. El PP de Madrid, encabezado por la gestora dirigida por Pío García-Escudero y Ana Camins, ha empleado una fórmula alternativa, de modo que se quedarán al frente los secretarios en estos municipios».

Juanma Lamet

LA VERSION DE «EL MUNDO» (Juanma Lamet): «Pío García-Escudero paró las intervenciones (había 20 peticiones de palabra, aseguran las fuentes). Pero lo noticioso son las voces discordantes con la tesis de la dirección nacional. Así que lo que se produjo es una ofensiva de los afines a Ayuso para presionar a Génova hacia un adelanto del congreso de Madrid. Esperanza Aguirre lo verbalizó en primera persona: «Yo lo que he dicho es que tiene que ser antes de marzo porque tanto los estatutos como la ley de partidos marcan esa fecha». La baronesa del PP mantiene bloqueados en WhatsApp a diversos dirigentes madrileños y nacionales, entre ellos nada menos que el secretario general del partido, Teodoro García Egea. En ese clima enrarecido, Ayuso desveló su plan: «Quiero hacer un partido nuevo, participativo, para que los que nos votaron formen parte de esta nueva etapa». A la llegada de Isabel Díaz Ayuso todo parecía encaminado a una guerra fría entre sus afines y la dirección nacional, pero la presidenta de la Comunidad anunció que «acatará» lo que decida el equipo de Pablo Casado sobre cuándo celebrar el congreso para elegir al nuevo líder del aparato autonómico del PP. Sin embargo, acatar no significa conformarse.

Carmen Morodo

LA VERSION DE «LA RAZON» (Carmen Morodo): «La crisis se agrava por el veto que desde el entorno de Ayuso imponen al secretario general del partido, al que niegan incluso categoría de interlocutor. En paralelo, desde Génova vetan al jefe de Gabinete de Ayuso, Miguel Ángel Rodríguez. Casado está atado a García Egea, y no es de esperar que se produzca ninguna desautorización del presidente nacional a su «mano derecha». La crisis entre Génova y Madrid, que deja en medio al alcalde y portavoz nacional, José Luis Martínez Almeida, tiene muy difícil rectificación porque a las diferencias políticas se unen las «heridas» en la relación personal, que de segundos niveles se han elevado ya al plano Casado-Ayuso. La reunión de la Junta Directiva regional del PP de Madrid fue una revuelta en toda regla contra la dirección nacional del partido para presionar en línea con el deseo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para que se celebre el congreso regional cuanto antes. Estaba prevista la asistencia del secretario general del partido, Teodoro García Egea, que se disculpó a última hora aludiendo «motivos personales». La primera reacción de Génova al movimiento interno fue ratificarse en su decisión de que el cónclave se celebre a finales de mayo o junio, apurando al máximo los plazos.

Mariano Calleja

LA VERSION DE ABC (Mariano Calleja): «El viernes, después de la Junta Directiva regional, las versiones fueron radicalmente distintas. Desde el entorno de Ayuso se aseguró que hubo un «aluvión» de peticiones para adelantar el congreso y quedó demostrado el apoyo que tiene la presidenta. Los dirigentes del PP madrileño, en línea con Génova, niegan la mayor: apenas hubo una docena de intervenciones, y los apoyos expresos a Ayuso no llegaron ni a la mitad. «Hoy se ha visto que Ayuso no tiene mayoría en el PP de Madrid, lo que ha conseguido su entorno es dividir y tensionar el partido», resumen fuentes nacionales. Un dirigente regional se atreve a calcular los apoyos de los dos bandos: 30% para Ayuso, 70% para la dirección. La Junta acabó sin ninguna votación, pero el entorno de Ayuso quiere que Casado se pronuncie sobre la petición que expresaron para adelantar el congreso».

J. J. Mateo

LA VERSION DE «EL PAIS» (Juan José Mateo): «Isabel Díaz Ayuso ha ganado este viernes una escaramuza en su lucha con la dirección nacional del PP por controlar el partido en Madrid. La presidenta de la comunidad ha logrado que Pío García Escudero, en nombre de la dirección regional popular, le traslade a la dirección nacional de Pablo Casado que hay un respaldo mayoritario a su pretensión de que el congreso autonómico del partido se celebre lo antes posible dentro del calendario previsto del primer semestre de 2022. Aunque la iniciativa no tiene el peso suficiente para cambiar el criterio de la dirección nacional, que sigue sin fijar la fecha del cónclave, sí ha supuesto un espaldarazo para Díaz Ayuso, que ha vivido una jornada tormentosa, dentro y fuera de la sede de Génova».

Majadahonda Magazin