Pablo Bramidox, que se define como “un indignado emocionado, trabajador social interviniendo con personas con enfermedad mental grave en sus domicilios y entorno”, lleva una incansable lucha en las redes sociales para que se arregle la escalera mecánica de la estación de RENFE en Majadahonda: “¿Y las escaleras de la estación de Majadahonda? Anunciasteis junto con el Ayuntamiento iniciar medidas “urgentes” y llevamos meses esperando”, ha escrito en una de ellas, mientras que María A.H., que tiene como lema “Sometimes you win, sometimes you learn” y es “terapeuta ocupacional, futbolera y madridista” añade: “No están estropeadas, Cercanías Madrid decidió apagarlas porque sí. Y tan panchos”. Un reportaje de la periodista Alba Moraleda del diario El País se hace eco de sus lamentos.

Pablo Bramidox, activista en Majadahonda

“Cercanías Madrid paraliza algunas escaleras mecánicas de estaciones como Atocha o Méndez Álvaro en agosto. Así lo denuncian la asociación Ecomovilidad y la plataforma Salvemos Cercanías, que critican que la compañía no ofrezca explicaciones. Varios viajeros se quejan de que nunca han visto a operarios trabajando en las escaleras y creen que puede ser “una medida de ahorro”. Cercanías responde que se trata de “un proceso de adecuación de las instalaciones”. Con todos estos titulares, la periodista Alba Moraleda del diario El País, ha elaborado un informe en el que añade: “Las quejas han llegado a la Red: “¿Qué está pasando con las escaleras de Cercanías Madrid?”, denuncia en su web el think tank sobre transporte urbano Ecomovilidad. Por su parte, la asociación Salvemos Cercanías tuiteó: “Una semana sin escaleras mecánicas en varias estaciones de @CercaniasMadrid y sin explicaciones”.

La periodista Alba Moraleda y María A. H. denuncian la paralización de las escaleras mecánicas

“En otras estaciones de Cercanías, como la de Majadahonda, también hay escaleras paradas, igual que en decenas de estaciones en las diez líneas de Cercanías. Desde Cercanías responden que las causas de estos paros son siempre “averías puntuales” o “tareas de mantenimiento”. La empresa pública niega que los paros se deban a la bajada de usuarios en época estival o a un intento de ahorro”, señala la periodista, que proporciona además estos datos: Cercanías Madrid, la red ferroviaria de servicio público que conecta la ciudad con su área metropolitana, experimenta un descenso notable de usuarios durante el verano: los viajeros se reducen casi a la mitad, con respecto al volumen máximo que se alcanza en otoño. El descenso de usuarios empiezan a notarse en junio y desciende al mínimo anual en el mes agosto. En agosto de 2016, hubo 12,9 millones de viajeros, según datos del Ministerio de Fomento (responsable de Cercanías). En octubre, el mes con más volumen, se registraron 22,6 millones.

Majadahonda Magazin