Belodedic capta en Majadahonda al lateral Mario y lo lleva a la selección juvenil de Rumanía

Suscríbete gratis a nuestras noticias
Mario, lateral zurdo del Rayo Majadahonda A (División de Honor)
Mario, lateral zurdo del Rayo Majadahonda A (División de Honor), en Sevilla

Mario, defensa juvenil del Rayo Majadahonda, fue convocado este fin de semana para el “stage” que la selección juvenil de Rumanía ha realizado en Sevilla bajo las órdenes de Miodrag Belodedic (Steaua de Bucarest, Valencia, Valladolid, Villareal) y Aurel Ticleanu (Universidad de Cracovia). En la selección participó también el ex rayista Edu, actualmente en las filas del Alcorcón, que desgraciadamente se retiró lesionado durante el partido de entrenamiento. Mario marcó uno de los goles del partido y se encontró en forma, según declaraba al término de la sesión celebrada en los campos de la Universidad Pablo de Olavide: “La experiencia ha estado muy bien. Conocía a otros compañeros de las ligas españolas: el lateral derecho del At. Madrid, el central del Alcorcón y Edu, centrocampista también del Alcorcón. Al principio me costó un poco adaptarme pero ya en la segunda parte me vi mejor. He jugado en mi puesto habitual de lateral izquierdo y las instrucciones del entrenador han sido sencillas: a los defensas, que toquemos el balón y no nos compliquemos, y a los delanteros, que finalizaran siempre”.

03-Miodrag+BELODEDICIMario no conocía al “míster” Belodedic, del que el diario “20 minutos” dio la siguiente semblanza: “fue uno de los primeros jugadores en ganar dos Copas de Europa con dos equipos diferentes y por su paso por el Valencia, el Valladolid y el Villarreal en España. Se retiró en 2001 y, en la actualidad, trabaja en las categorías inferiores de la selección rumana de fútbol. En 1988, durante el régimen de Ceaucescu, Belodedici huyó de Rumanía y se refugió en Yugoslavia. El Gobierno rumano lo declaró culpable de traición y lo condenó a diez años de cárcel en ausencia. Una vez en Belgrado, fichó por el Estrella Roja, equipo del que era hincha desde pequeño. Por problemas con su federación original, Belodedici sólo pudo jugar partidos amistosos durante su primer año en el Estrella Roja. Tras la revolución que supuso la caída de Ceaucescu, se le perdonaron todos los cargos. En su etapa en el Estrella Roja utilizó la versión serbia de su apellido: Belodedic. En 1991, se convirtió en el único jugador (en aquel momento) en ganar la Copa de Europa con dos equipos, tras conseguirla con el legendario Estrella Roja de los Savicevic, Prosinecki, Stojkovic, Jugovic, Mihajlovic o Pancev y haberlo hecho antes, en el 86, con el no menos mítico Steaua de Lacatus, Duckadam y Balint. Estuvo cuatro años sin jugar con su selección, debido a sus problemas políticos”.

La selección juvenil rumana
La selección juvenil rumana, en Sevilla

Miodrag Belodedic nació el 20 de mayo de 1964 en Socol, Rumanía. Del 82 al 88 estuvo en el Steaua de Bucarest. Jugó después en el Estrella Roja de Belgrado hasta el 92, que fue cuando fichó por el Valencia. En Mestalla pasó dos años, para fichar por el Valladolid, donde jugó sólo una temporada. También una temporada jugó en el Villarreal. Tras su experiencia en España, emigró a México, donde jugó en el Atlante dos años. En 1998 regresó al Steaua, donde puso fin a su carrera en 2001. Con el Steaua fue campeón de Europa en el 86 y de la Supercopa Europea en el 87, amén de ganar cinco ligas y cuatro copas rumanas. En el Estrella Roja volvió a ser campeón de Europa (1991) y consiguió la Intercontinental, además de tres ligas y una copa yugoslava.

195Por su parte, el técnico Aurel Ticleanu es el director de scouting de la Federación Rumana de Fútbol. Los equipos que entrenó en la carrera son: UTA Arad, Otelul Galati, Universidad de Craiova, Evagoras Paphos, Rocar Bucarest Magreb Fes, Tractorul Brasov Dinamo Tirana, Lushnja, Hassania Agadir, Al Sahel, Al Jahra, Ohud Medina, Corona Brasov y FC Brasov. “Es algo nuevo y moderno y no creo que haya una federación que no tenga un departamento de captación. Era hora de actuar porque es muy importante contar con un departamento de ojeadores que compute los registros y la evaluación precisa de los jugadores que se pueden seleccionar en los distintos equipos nacionales. Así, los entrenadores de los equipos nacionales serán capaces de seleccionar a los jugadores basándose en las ideas y criterios que proceden de su rendimiento. Vamos a tener una estrecha relación con los ojeadores de Rumanía, pero a continuación queremos tener relaciones con las federaciones internacionales, ya que que hay muchos jugadores rumanos que están integrados en distintos países y estos chicos con talento ya han entrado en la tradición de sus clubes. Pueden ser jugadores con talento, valiosos, que pueden ayudar, y tenemos que descubrirlos. Va a ser un trabajo laborioso, un trabajo duro, pero cuento en gran medida con bastante ayuda”, declaró Ticleanu.

IMG-20160220-WA0002IMG-20160220-WA0001

Deja un comentario

Su correo no será publicado.