Celia Menéndez: “Recuerdo con especial cariño mis entrenos de baloncesto en Majadahonda”

Suscríbete gratis a nuestras noticias

Recuerdo con especial cariño el tiempo en Majadahonda, las gracias de los entrenos y las bromas que gastábamos. Nada en concreto, pero sí lo tengo grabado como un tiempo entrañable y genial y en el que conocí a mis amigas de hoy en día”. Quien así se expresa es Celia Menéndez, quien en una entrevista con FEB.es declara: “El baloncesto es mi forma de vida”. Celia Menéndez, 26 años, profesora de educación física e inglés en el Colegio Diocesano Cristo de la Guía en Vicálvaro da clases a niños desde los cuatro a los 12 años. Y es una de las grandes figuras del Pacisa Alcobendas, de la LF2. “España creo que lo he pisado casi todo. He jugado en Seo de Urgell, Burgos. Luego me fui a Bélgica y a Irlanda. Después me vine a Madrid para acabar la carrera y aquí llevo cuatro años casi”, señala. Y sobre su estancia en la cantera del CB Majadahonda concluye: “Toqué algunos deportes pero el que se me quedó fue el baloncesto. Mi padre jugó y cuando ibas al parque de pequeña jugabas en familia. Mi hermana mayor también jugaba, así que era como algo que se hacía en familia y al final me enngaché”.

CBA: ¿Cuáles son los primeros recuerdos que tienes de la época en que comenzaste a jugar? ¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza.
CM: Pues me vienen muchos partidos de ir a ver a mi hermana cuando yo aun estaba en el colegio y ella jugaba en Canoe. El patio del colegio. Los sábados por la mañana con las amigas y después de jugar íbamos a desayunar.

CBA: ¿Qué es lo que recuerdas con más cariño de esa época?
CM: La cantera es lo que recuerdo con más cariño. El colegio lo tengo como imágenes borrosas, cuando estaba en primaria. Pero los años de infantil y cadete cuando empiezas a hacer amigas, gente más afín a ti, es lo que recuerdo con más cariño.

CBA: ¿Qué te impulsa a jugar al baloncesto cada día?
CM: Cuando empecé era como mi salida de escape. Yo soy puro nervio y cuando estaba en el colegio lo usaba mucho como válvula de escape después de las clases. Luego al ser un deporte te engancha, vas viendo mejoras. De ahí surgieron mis amigas. Al final es mi entorno social.

Leer Más.

Deja un comentario

Su correo no será publicado.