CET Majadahonda clausura su torneo con 215 tenistas y opina sobre el “caso Sharapova”

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha

cetCET Majadahona vivió su jornada grande el pasado fin de semana con la ceremonia de clausura del XVIII torneo de tenis de competición que se ha venido celebrando durante el mes de marzo en las instalaciones del club majariego. El torneo ha contado con el apoyo total de los jugadores. Según Crisanto Campos, director del CET, un total de 215 tenistas han participado en un evento que ha abarcado todas las categorías. El evento ha contado con el apoyo de patrocinadores como Tecnifibre y la academia de competición Pro Tennis Team, que tiene su sede en CET Majadahona. Vicente Cuairán, fundador de PTT Academy junto a Tomy Arias, asistió a la ceremonia de entrega y opinó además sobre el asunto más candente y de mayor actualidad en el mundo del tenis: el “caso Sharapova”.
Todos los campeones:

Benjamines: Marta Soriano / Bernardo Munk
Alevines: Victoria Solis / Sergio Oliva
Infantiles: Elena Rubio / Iñigo San Román
Cadete: Julia Ortega / Jaime Ortiz
Junior: Maria Obispo / Gonzalo Fernández
Absoluto: Miguel Vallejo

cet1
Vicente Cuirán

Por otra parte, en la web del club majariego Vicente Cuairán, director de Tennis Mind y codirector de PTT Academy, reproduce su opinión sobre el “caso Sharapova”: “ya está enfocada en solucionar su error”. Y lo relata así: “Entre los que nos dedicamos a este mundo del tenis se repite con relativa frecuencia un aforismo bastante acertado (en mi opinión) que viene a rezar más o menos lo siguiente: “Somos en la vida lo que somos en la pista y somos en la pista lo que somos en la vida” o, dicho de otro, que como humanos deportistas que somos, nos comportarnos en la pista de una forma bastante parecida a como lo hacemos en la vida y viceversa. Recientemente se ha hecho público, a través de la propia jugadora, la detección de un caso de dopping en el que se ha visto involucrada la tenista rusa María Sharapova. No es la intención de este artículo entrar a valorar ni la moralidad ni la ética implícita en tal conducta. La bondad o maldad de lo que ha hecho la de Siberia a lo largo de estos 10 años pertenece al ámbito privado y se circunscribe a la moralidad de cada uno, por lo que unos (lógicamente) lo verán de una manera y otros de otra”.

sharapova“Por el momento, Sharapova se enfrenta a unas consecuencias absolutamente devastadoras tanto para su carrera profesional como para su persona (insisto, no entro a valorar si son justas o injustas) que van desde la posible sanción de varios años sin poder jugar hasta la retirada de confianza de sus patrocinadores. Lo que ha cometido Sharapova es un error. Se ha equivocado. Y ella es la primera en asumir personalmente la responsabilidad de dicho error. Dos de sus compañeras en el circuito, la danesa Caroline Wozniacki y la estadounidense Serena Williams han comparecido en rueda de prensa para recalcar este hecho y manifestar: “Ella dijo que asumía la responsabilidad y eso demuestra mucho valor y mucho corazón. Algo que ha tenido siempre a lo largo de su carrera”. Y la realidad es que nos les falta razón a ninguna de las dos si atendemos a una de las frases centrales del discurso de María: “Di positivo en el control y asumo toda la responsabilidad por ello”.

sharapova“La mayoría de nosotros recordamos a Sharapova (además de por sus gritos en la pista) por esa esa rutina tan marcada que tiene entre puntos. Esa capacidad para permanecer en calma, para darse la vuelta, para reflexionar, para concentrarse en las cuerdas y para buscar una solución de cara al siguiente punto después de cada fallo. No siempre vamos a poder elegir la totalidad de las cosas que nos ocurren, no siempre vamos a poder estar acertados y muchas veces nos equivocaremos tanto dentro como fuera de la pista. Eso es algo inevitable que debemos asumir como parte de la vida y del tenis. Sharapova sigue demostrando el axioma de que somos en la pista como somos en la vida y viceversa. María podría haber echado balones fuera y culpar a sus médicos, al entorno, a quién fuera, pero no, ha preferido hacerse responsable de la situación tal y como siempre ha hecho en la pista. En aquel atril, se ha dado la vuelta, se ha concentrado y se ha puesto a buscar soluciones a la situación sabiendo que, a veces, las soluciones no dependen de nosotros al 100%, tal y como nos pasa también en la pista”.

sharapovaMe quedo con la Sharapova que nos enseña a aceptar que no somos perfectos, con la Sharapova que nos enseña a hacernos responsables de las situaciones en las que (simple y llanamente) nos equivocamos. Creo que equivocarse (asumiendo las consecuencias) es un derecho del que todos deberíamos poder disfrutar sin ser juzgados. Si algo intento inculcar a mis jugadores y jugadoras es que el error forma parte inevitable de la vida y del tenis, y que lo preocupante no es equivocarse, lo preocupante es como jugamos las cartas que tenemos después del error, nuestra actitud frente a lo que no sale como nosotros queremos y en eso poco (o nada) creo que hay que reprocharle a Sharapova tanto fuera como dentro de la pista. La capacidad de aceptación de los errores que cometemos es una de las herramientas básicas que tenemos que ir inculcando a nuestros tenistas como un objetivo primordial de entrenamiento. Únicamente desde esa capacidad de aceptación surgirán las condiciones de asumir las consecuencias derivadas de nuestros errores (partidos perdidos, bolas falladas, sanciones por dopaje o patrocinadores que se retiran) para comenzar así el proceso de búsqueda de soluciones que nos permitan (si no enmendar el error cometido) estar en disposición de hacerlo mejor en las futuras ocasiones”.

sharapova1“Después de cada fallo tenemos la obligación de buscar siempre una nueva oportunidad para aprender de ello e intentar hacerlo mejor. Sharapova lo ha hecho así siempre en sus partidos, después de cada fallo, ha llevado a cabo su rutina entre puntos basada en la aceptación y en la búsqueda de soluciones y el otro día, en aquel hotel de Nueva York hizo exactamente lo mismo.Sin esa capacidad para la aceptación de los errores lo que surge es la frustración y la confusión. Aceptar te permite asumir las consecuencias, te permiten analizar y ver el futuro con más claridad para encontrar las soluciones. El tenis siempre te da una bola más, una oportunidad más y la vida también. María ya está enfocada en intentar solucionar su error, en aceptar las consecuencias, en buscar las soluciones necesarias para enmendarlo y en encontrar una nueva oportunidad cuando dice: “Espero tener otra oportunidad para jugar al tenis”. Y es que, queramos o no, casi siempre pensamos y nos comportamos en la pista tal y como lo hacemos en la vida y viceversa. Y en eso María, hoy, nos ha dado una lección a todos sobre cómo aceptar y afrontar nuestros errores (dentro y fuera de la pista)”.

Deja un comentario

Su correo no será publicado.