El clásico Aristófanes reune a Gobierno y Oposición de Majadahonda en torno al teatro

Suscríbete gratis a nuestras noticias
Actores, directores y políticos espectadores posan tras la actuación
Actores, directores y políticos espectadores posan tras la actuación

EL POBRECITO ESPECTADOR. “Pistetero y Evélpides son dos ciudadanos de Atenas que huyen de la ciudad buscando un lugar donde pueden vivir sin dinero y pasar tranquilamente la vida. En su viaje encuentran a la abubilla y deciden construir una ciudad aérea. Cuando los ciudadanos de Atenas se enteran, van a la ciudad aérea para dominarla y corromperla”. Con este resumen, la compañía majariega de teatro “Segundo Acto” presentó “Las Aves”, del clásico griego Aristófanes. Poco público, nula promoción municipal y aunque esta vez subirse al escenario no les costaba dinero a actores y técnicos, los precios para alquilar este local público donde siquiera poder realizar los ensayos son de escándalo. Es el obstáculo diario y la incomprensión funcionarial y política con que se encuentra este “noble e improductivo arte”, parafraseando al poeta Leopoldo Panero. La cultura no es que sea la hermana pobre de los gobernantes, sino que es una hija bastarda maltratada y encerrada en un sótano a pan y agua. Cuestión de sensibilidad, claro.

foto-12Dentro de la III Muestra de Teatro de Majadahonda se introdujo a Aristófanes, el mayor autor de sátira política en su época, que aguijoneaba con sutilidad y gracia a cargos públicos y jueces –de ahí su obra “La Avispa”, donde los disfraza y denigra incluso con venenosa punta. Irónico y mordaz, hasta un rústico le muestra el dedo corazón a Sócrates en “Las Nubes” cuando intenta enseñarle poesía, todo ello 400 años antes de Cristo. Pero “Las Aves”, en Majadahonda, se llenaron de gaviotas –ahí estaba Narciso de Foxá (PP)–, y rosas –asistió el socialista Zacarías Martínez Maíllo– para ver a dos actores naranjas: los concejales de Ciudadanos (Cs), Antonio Rodríguez y David Ayuso.

WillyAntonio Rodríguez es conocido en el mundo teatral como “Willy” y fue reconocido como Mejor Actor en el Certamen de Teatro de El Álamo, así como Mención Especial al Mejor Actor en el Certamen de Teatro de Carabanchel, por su papel como Don Sigismondo en “El Adulador”, de Carlo Goldoni. Esta obra, también interpretada por la Compañía de Teatro Segundo Acto, se ejecutó “bajo la sabia dirección de Juan Polo”, según informa la web Elefantes con alas.com. Y esta web añade que “Willy” plasma “con todo lujo de matices un papel complejo y consigue dar credibilidad a un personaje complicado, egoísta y malvado, logrando impregnar al publico de los sentimientos inherentes a un personaje de semejante calado”. “Me gustaría resaltar mi agradecimiento al resto de los compañeros del grupo, a mi familia que “aguanta” los días de ensayo y los viajes de fin de semana, y sobre todo a Juan Polo, él es el verdadero responsable de que gente sin experiencia teatral, como es mi caso, pueda llegar a transmitir algo en el escenario. También una mención especial para Ángela, la mujer de Juan, que recientemente nos dejó”, declaraba el actor-concejal al recibir el premio.

images¿Como tanto político entonces en una obra contra la corrupción política? ¿Como tanto cargo público espectador o actor en una rica ciudad que no difunde apenas la enorme variedad y calidad cultural de la que disfruta? Por aquí pasó hace poco Picasso sin pena ni gloria, porque se invirtió en su exposición pero no en su difusión. Casi nadie se enteró. Y así pasó de largo Aristófanes, en una puesta en escena que pudo haber hecho historia por la singularidad de sus intérpretes y espectadores. Y es que, como diría el propio autor, origen de tantas frases célebres y no tan lejano en el tiempo a tenor de la actualidad, “votamos unas cosas y luego se hacen las contrarias”.

Deja un comentario

Su correo no será publicado.