Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

Francis Guerrero jugó 43 partidos en 1ª División, tiene 26 años y debutó contra el FC Barcelona

J. FEDERICO MTNEZ. Francisco Javier Guerrero Martín conocido futbolisticamente como «Francis» ya es jugador del Rayo Majadahonda, que lo presentará este lunes 1 de agosto (2022). Lateral derecho de 26 años de edad y 1,75 metros de altura procedente del Betis Deportivo, llegó a debutar en Primera División con el Real Betis de forma oficial el 20 de agosto de 2017 al reemplazar a Matías Nahuel contra el FC Barcelona en un partido que su equipo perdió 2-0. Entonces jugaba de extremo y sorprendió por su arrojo: «aunque tuvo poco tiempo, no le faltó desparpajo ni valentía en tan magno escenario. Es extremo derecho y uno de los jugadores mejor vistos en la cantera del Betis. Ya había jugado varios partidos amistosos de pretemporada con Pepe Mel, por ejemplo, pero hasta este domingo no había disputado ningún minuto oficial con el primer equipo», señalaba la crónica de El Desmarque.

Quique Setién fue quien lo descubrió y readaptó como carrilero

Fue Quique Setién quien lo hizo debutar en Primera «y no es moco de pavo», concluía. El 31 de enero de 2020, la UD Almería logró su cesión con opción de compra si el club ascendía, circunstancia que no se dio. Allí dejó el siguiente perfil: «aunque su posición natural es la de lateral derecho, destaca por su polivalencia ya que también puede actuar en la izquierda y en demarcaciones más adelantadas, como extremo, en las dos bandas. El nuevo jugador de la UD Almería, que ha sido internacional sub-21, disputó la temporada pasada un total de 28 partidos con el Betis: 22 de Liga en Primera División, 5 de Copa del Rey y 1 de Europa League. En el anterior ejerció fue alineado en 14 ocasiones. En la actual campaña ha tenido menos participación y por este motivo ha buscado un nuevo destino. Con Quique Setién, actual entrenador del FC Barcelona, tuvo mayor continuidad en el Betis, tanto de lateral como de carrilero».

El Betis le pidió que dejara el fútbol por una lesión de rodilla y ahorrarse la ficha pero él se encuentra a tope: «Vengo a demostrarlo»

Francis Guerrero estaba libre porque «el lateral regresó este verano a la disciplina de Heliópolis pero Manuel Pellegrini tampoco contó con él. Tras no salir durante el periodo de fichajes, el canterano ha seguido entrenando en la ciudad deportiva a la espera de resolver su futuro. El Real Betis ha agradecido «efusivamente» los servicios prestados durante los seis años que ha vestido la camiseta verdiblanca y le ha deseado «la mejor de las suertes en su futuro personal y profesional» señalaba Estadio Deportivo. Radio Marca contó como un jugador que estaba valorado en 2 millones de euros quedaba libre y lo cierto es que el Rayo Majadahonda ha sido el primer club que ha apostado por su recuperación: «No está existiendo buena sintonía en las rescisiones de contrato que está llevando a cabo el Betis. El club anunció que Francis dejaba de pertenecer a la entidad verdiblanca y lo hacía, aparentemente, deseando suerte al futbolista en su nueva etapa. Radio Marca ha anunciado sin embargo que el futbolista tenía previsto denunciar al Betis por lo que consideraba un despido improcedente. El asunto de Francis es bastante espinoso.

Jugó también en Segunda División con la UD Almería, que se guardó un derecho de compra

El lateral, que llegara a jugar 43 partidos con el primer equipo bético, tenía una rodilla «en muy malas condiciones» porque los tratamientos conservadores que había llevado a cabo «no habían surtido efecto y debe pasar por una complicada intervención», dijo el primer parte médico. El futbolista le proponía al club verdiblanco recibir la carta de libertad con una rebaja de lo que debía percibir por su contrato, puesto que el Betis corrió el riesgo de renovar a Francis hasta 2023 en febrero de 2019. Ahora, el club pretendía que el futbolista se acogiera a la invalidez por sus problemas de rodilla, que son muy graves. Acogerse a la invalidez significaba poner fin a su carrera, opción que Francis ha desestimado. La decisión de renovar al futbolista le puede salir muy cara al Betis, aunque ahora será un juzgado el que decida al no llegarse a un acuerdo». Lo cierto es que el futbolista ha pasado las pruebas médicas del Rayo Majadahonda en excelentes condiciones y está dispuesto a demostrar que el club majariego no se ha equivocado.

«Siempre había jugado de extremo derecho, muy abierto en banda», afirma el polivalente futbolista

El propio jugador lo cuenta así: «En la cantera del Betis, siendo juvenil, acabé un partido y sentí unas molestias en una rodilla (la derecha). Me hicieron una exploración y me dijeron que podía tener el cuerno del menisco roto, pero seguí jugando bastante bien hasta llegar al primer equipo», comenta al Diario Sur. Así se recuperó y aunque «siempre había jugado de extremo derecho, muy abierto en banda, con Quique Setién lo hice como carrilero y me sentía muy cómodo». Aun así, seguían las molestias. «Llegué a un punto en el que no me encontraba cómodo y quería buscarle una solución mirando al futuro. No se supo atajar el problema en su momento y se complicó», sentencia. Lo cierto es que en febrero de 2019 renovó hasta 2023, pero en la 2019-20 apenas jugaba con Rubi y en enero fue cedido al Almería, en Segunda, con una opción de compra obligatoria (cercana a los tres millones de euros) si se producía el ascenso, que no llegó al caer su equipo en la primera eliminatoria de los ‘play-off’.

««Siempre he tenido la convicción de que antes o después iba a volver», declara

Volvió al Betis y ya el club verdiblanco no lo quiso: «Dejé todo en manos de mis asesores y seguí mi camino por mi lado y el Betis por el suyo», explica, y pocos días después de ese trance, a principios de noviembre, acudió al doctor Cugat en Barcelona y fue intervenido en la rodilla de la polémica. «Me vio en muy buenas condiciones y fue muy optimista. Estuve dos meses viviendo en Barcelona y fue allí donde tuvimos el bebé, y en Navidades volví a casa», relata. Creó un grupo de trabajo para comenzar la recuperación junto a Juan Miguel Fernández (readaptador y preparador físico), y los fisioterapeutas Vicente Aguilar e Israel Güiza. «Dentro de lo negativo de una situación, aunque suene a tópico, siempre hay algo positivo. Al final la vida iba tan rápido que no disfrutaba de los momentos», confiesa, y aclara que nunca ha dejado de sentirse futbolista. «Siempre he tenido la convicción de que antes o después iba a volver, y ahora estoy en ese punto», asevera más de dos meses después de tener el alta médica. «Rencor al Betis, ninguno –añade también–. Viví allí seis o siete años muy bonitos y me creó un sentimiento de pertenencia. Soy un bético más. Recuerdo la clasificación para la Europa League o ganar un derbi en el Sánchez Pizjuán, el del famoso 3-5».

«Me encuentro con muchas ganas de volver y demostrar que estoy perfectamente», afirma

«Me encuentro con muchas ganas de volver y demostrar que estoy perfectamente». y pone el ejemplo de su ex compañero Canales, que se lesionó varias veces en el cruzado de la rodilla: «Parecía que no iba a volver a jugar y mira el nivel que está dando». El coineño no descartaba salir al extranjero, pero priorizaba España y seguía a la espera de novedades por parte de su representante, el ex malaguista Manu Sánchez, a las órdenes a su vez de Manuel García Quilón, que es la misma agencia de Alejandro Arribas, propietario del Rayo Majadahonda. Manuel García Quilón ya lleva también a Theo (Milán) y Lucas Hernández (Bayern), Juanmi (Betis), Borja Bastón (Oviedo), Dani Gómez (Levante) o José Callejón, ahora en el Granada. También representa a veteranos como Filipe Luis (Flamengo) y los porteros Pepe Reina (Villarreal) o Diego López (Rayo Vallecano), así como al ex rayista Héctor Hernández (Chaves). Mayor aval resulta imposible y el equipo majariego asume los riesgos porque no es fácil tener un jugador joven rodado en la Primera División. Y Francis Guerrero lo es.

Majadahonda Magazin