Fractura en PSOE Majadahonda: dirigentes y militantes críticos abandonan la sede

Suscríbete gratis a nuestras noticias
Inserta este código⬇ captcha

El PSOE de Majadahonda celebró esta semana una convulsa Asamblea Extraordinaria en la que se sometía a aprobación el Plan de Trabajo anual de la nueva Ejecutiva local liderada por el flamante secretario general, Borja Cabezón. Nada más constituida la mesa de la presidencia, su predecesor Javier Vales, anterior secretario general, pidió la palabra para invocar la normativa federal de asambleas del partido “cuyo artículo 2.1 establece que los Planes de Trabajo se aprueban en Asambleas Ordinarias y no Extraordinarias”, como la que había convocado la nueva Ejecutiva entre semana y no en festivo, obstaculizando así la participación de más militantes, por lo que solicitó “impugnar su celebración”. La propuesta fue rechazada por el presidente de la mesa, Juan Ramón Durán, ex concejal socialista majariego, “de forma airada y malencarada”, según fuentes del sector crítico, que aseguran que profirió frases como “las normas no son importantes” o “esto se va a hacer así porque soy el presidente”. Ante la negativa de suspender la Asamblea, un grupo de militantes abandonó la sede socialista. Borja Cabezón, en cambio, asegura que Durán “estuvo exquisito” y actuó “de manera impecable”.

Javier Vales, en la sede del PSOE

Un veterano militante, antiguo portavoz en el Ayuntamiento, tomó la palabra para dirigirse a Juan Ramón Durán y “reprocharle las formas, rogándole que tuviera un poco de respeto por quien había sido secretario general hasta hacía apenas dos meses”, en alusión a Javier Vales. Y otro asistente recordó que, de acuerdo con la mencionada normativa, “el presidente de la mesa está obligado a ser precisamente el máximo garante del cumplimiento de los estatutos del PSOE”, señalan a MJD Magazin asistentes a la reunión. El secretario general, Borja Cabezón, cree en cambio que “el presidente de la mesa estuvo exquisito y las normas, como siempre con esta nueva dirección ejecutiva, se aplicaron de manera impecable. El PSOE es mucho más que esas 6 personas y está a otra cosa, que es idear un Plan de Trabajo con el fin de estar más cerca de la gente y sus necesidades, trabajarlo ofreciendo soluciones y ganar las próximas elecciones”.

Manuel Fort (detrás), entrando en la sede

Finalmente, el Plan de Trabajo, que fue criticado por algunos militantes y ex concejales por “poner el foco de manera permanente en el control del Grupo Municipal” y por otros asistentes a causa de “carecer de memoria económica que sustente las acciones contenidas”, resultó aprobado por unanimidad de los 30 militantes presentes sobre los 200 con los que cuenta la agrupación socialista. “Sorprende, en este sentido, que el nuevo secretario general, Borja Cabezón, elegido hace un mes con 83 apoyos, el 60% de los votos emitidos, solo haya conseguido sacar su Plan de Trabajo con el apoyo del 15% de la militancia, habiendo perdido más de 50 votos en tan corto plazo de tiempo”, señalan fuentes del sector crítico.

Alfonso Peña Marí y Luis Ventura

Por su parte, Borja Cabezón proporcionó una versión diferente de lo ocurrido y mostró su enfado en la valoración que le solicitaba MJD Magazin: “Querer hacer daño al PSOE de Majadahonda, quizá por haber perdido una votación interna y ver frustrados unos planes con intereses personales, siendo militante del mismo y habiendo sido dirigente, no es propio de ningún socialista. Tampoco deformar, tergiversar la realidad con mala baba ni hablar de cuestiones domésticas en los medios de comunicación. Fueron 6 de 200 militantes los que presentaron ese escrito y se fueron antes de iniciar la presentación del Plan de Trabajo y el posterior debate de sugerencias. Ese es el nivel de aportaciones de ese 3% de la militancia a una reunión de compañeros para enriquecer y aportar al Plan de Trabajo presentado. Nada de eso es objeto ni estilo del PSOE, del PSOE de Madrid, ni del PSOE de Majadahonda ni de su ejecutiva actual”.

Olimpia del Aguila y Juan Ramón Durán

Juan Ramón Durán, de Uzbekistán a Majadahonda pasando por Castilla la Mancha: El incidente susictado por la actuación del nuevo dirigente del PSOE de Majadahonda junto a Borja Cabezón, Olimpia del Aguila (socialista cercana a Podemos) y Manuel Fort, es director general de SERCOBE (Asociación Nacional de Fabricantes de Bienes de Equipo). Ex concejal en Majadahonda y ex consejero de PAMMASA, fue alto cargo socialista en la Castilla la Mancha de Pepe Bono y Barreda. Allí fue presidente de la Sociedad para el Desarrollo Industrial de Castilla-La Mancha (SODICAMAN). Montañero, corredor de maratones y viajero, ha viajado por las cordilleras de EE.UU y Uzbekistán, entre otros parajes. Socialdemócrata de la línea de Felipe González, fue noticia en su época de edil (2005) al achacar “el caos circulatorio” de Majadahonda “a la mala gestión de las multas”: “La mayor parte no se cobra. Aquí cada uno aparca donde quiere. Hay señales de no estacionar el vehículo, que sencillamente se ignoran. Y como luego las sanciones no se hacen efectivas, los conductores siguen infringiendo las normas”, aseguraba. El edil socialista indicaba entonces que la solución al tráfico pasaba por construir más aparcamientos públicos e incrementar el transporte urbano dentro del núcleo urbano.

Durán (der) con estudiantes uzbekas

Juan Ramón Durán fue observador en las últimas elecciones presidenciales en Uzbekistán, país del que destaca “que le gustó mucho y esta muy desarrollado”. Antes, el director general de SERCOBE había declarado que “apostamos firmemente por intensificar la presencia de nuestras empresas en el país”. Uzbekistán, de mayoría musulmana y fronterizo con Afganistán, ha estado luchando contra el terrorismo islámico desde finales de los 90, cuando el Movimiento Islámico de Uzbekistán (MIU) se convirtió en la principal amenaza del régimen. Hoy, con 30 millones de habitantes, es de lejos el país más poblado de Asia Central. A principios del siglo XV, la Embajada de Ruy González de Clavijo a Samarcanda, capital del imperio del Emir Timur, más conocido en Occidente como Tamerlán (que en persa significa, despectivamente, “Timur el Cojo”), representó un hito histórico de las relaciones entre España y Uzbekistán al que todavía se hace referencia en los contactos bilaterales. España reconoció a Uzbekistán el 31 de diciembre de 1991 y estableció relaciones
diplomáticas el 18 de marzo de 1992.

 

Deja un comentario

Su correo no será publicado.