Guardia Civil: el cuartel de Majadahonda dedica sus agentes a escoltar políticos

“En todo caso, la plantilla de un puesto no responde solo a criterios demográficos, sino también a otras circunstancias (por ejemplo, la escolta a personalidades, como es el caso del puesto de Majadahonda; situaciones estacionales, como los puestos de municipios de playa, cuyo ejemplo paradigmático es el de Torrevieja…). En el caso de Rivas, el Ayuntamiento ha denunciado varias veces a la Delegación del Gobierno la falta de efectivos con que cuenta el Cuerpo en la ciudad. Teniendo en cuenta la entrada de órdenes de racionalización de horarios y los nuevos sistemas de vacaciones y libranzas de la Guardia Civil, para no perder potencial operativo, se calcula que sería necesario aumentar el equipo en un 25%. Según López, “la plantilla puede quedarse corta en ocasiones con respecto a otros municipios con población similar, pero dimensionar el equipo necesario es difícil”. El periodista Enrique Villalba de “Diario de Rivas” ha realizado un reportaje sobre el cuartel de la benemérita en su ciudad donde informa que el alto número de políticos, ex políticos y altos cargos que viven en Majadahonda obliga a destinar una buena parte de sus efectivos a su seguridad, aunque ya no existe peligro terrorista en España tras la desaparición de ETA. El traslado de la benemérita al centro de Majadahonda ya está aprobado.

“El puesto actual, sufragado inicialmente por el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, se inauguró en noviembre de 2006, aunque la presencia de la Guardia Civil en el municipio se remonta al siglo XIX. Cuenta con 4.000 metros cuadrados de superficie con tres edificios de viviendas y dependencias destinadas al uso oficial. Entre sus instalaciones, tiene despachos para la atención a mujeres maltratadas, para la recepción de denuncias, atención al ciudadano, sala de identificación, oficina del área de la prevención de la delincuencia, oficina del área de investigación, dependencias del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona), sala de reuniones, sala de menores y dos calabozos. La plantilla de entonces era de 32 agentes. Sin embargo, en 2006 se amplió a 56 agentes y, en 2011, a 116, habida cuenta del crecimiento demográfico, de las que, a día de hoy están cubiertas 110”, señala Enrique Villalba. Leer más.

Deja un comentario

Su correo no será publicado.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.