Javier Huerta: “E la Casa va…” con Carlos Bousoño en la UCM y Federico Utrera en Astorga

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha
hta
Javier Huerta Calvo, en fotografías de Eloy Rubio Carro

PAULA BERBELL/ ELOY RUBIO CARRO (Fotografías). El catedrático de Literatura de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Javier Huerta, que fue privilegiado compañero de departamento del poeta y crítico literario Carlos Bousoño, tan vinculado a Majadahonda, ha escrito un artículo en el diario Astorga Redacción que por su interés reproducimos junto con las imágenes del acreditado fotógrafo leonés Eloy Rubio Carro. El profesor Huerta es además autor de los recientes poemarios “Razones coloradas” y “Manual de Literatura (Lecturas y Homenajes)” así como de la enorme obra de ensayo “Gerardo Diego y la Escuela de Astorga”, libro de referencia que prologa Elena Diego, hija del poeta. En esta crónica, Javier Huerta reseña las Jornadas de Homenaje a Juan Luis Panero celebradas a finales de julio en Astorga y resume igualmente la presencia de Federico Utrera, periodista, escritor, también profesor y director de MJD Magazin, con estas palabras:

El arquitecto Rafael García Fuertes (Presidente del Centro de Estudios Astorganos Marcelo Macías) presentando a Utrera
El arquitecto Rafael G. Fuertes (Centro de Estudios Astorganos Marcelo Macías) presenta a Utrera

“Federico Utrera, que intervino el primer día, es uno de los intelectuales que más ha hecho por reivindicar la memoria y la obra de los Panero, de todos los Panero, desde el padre a los hijos, una saga que él entiende excepcional y única en la literatura española contemporánea. Debieran haberle escuchado muchos astorganos que aún sostienen prejuicios ideológicos de uno y otro signo contra unos y otros Panero, haciendo difícil el juicio sosegado que exige la creación literaria. Y, junto a ellos, Luis Miguel Suárez, Juan José Alonso Perandones, Andrés Martínez Oria, José Enrique Martínez, Rafael García Fuertes y Luis Miguel Alonso, a quien deseamos un pronto restablecimiento luego de que sufriera una grave indisposición cuando nos hablaba del papel de Juan Luis en el cine”.

Javier Huerta 154“Acabamos de celebrar las Jornadas de homenaje a Juan Luis Panero en la casa paterna de Astorga a la que él estuvo muy vinculado hasta, más o menos, 1975; es decir, hasta que el estreno, un año después, de “El desencanto”, viniera a romper lazos familiares y antiguas armonías”, escribe el profesor, poeta y dramaturgo leonés. “Juan Luis, sin embargo, recordaba siempre con cierta nostalgia el que llamara “el caserón de Astorga de mis abuelos paternos, con sus pesados muebles y sus revistas de principios de siglo…, uno de mis más entrañables lugares”. En el torreón de la casa solía refugiarse el poeta, siguiendo la costumbre del padre, para leer y escribir en calma y silencio, oteando el paisaje extramuros, con el Teleno al fondo”.

“Las jornadas han ido acompañadas de una pequeña exposición, modesta pero hecha con cariño: los poemarios de Juan Luis, sus memorias, sus libros en prosa, incluso un inédito encontrado en la Fundación March; y además un vídeo, un audio con la voz del escritor recitando sus poemas, versos y fotografías en las paredes. No figuran en la sala que el plan general de la Casa ha previsto para el autor de “Juegos para aplazar la muerte“. Para su definitivo asentamiento habrá que esperar a la llegada del archivo y la biblioteca que su viuda, Carmen Iglesias, acaba de donar al Ayuntamiento de Astorga, tras las gestiones realizadas por la Asociación de Amigos de la Casa de Panero”.

Javier Huerta 113“Han intervenido como conferenciantes primeros espadas de la crítica literaria y de la poesía actuales. Javier Lostalé, legendaria voz del programa radiofónico ‘La estación azul’, hizo un recorrido por la obra poética de Juan Luis Panero, cuyo goce –señaló-  solo está al alcance lectores muy cultos por su bagaje pleno de referencias históricas, artísticas, literarias… Jorge Braga, profesor de Filología Inglesa en la Universidad Complutense, analizó minuciosamente la labor traductora de Juan Luis sobrela poesía de Malcolm Lowry, uno de sus escritores favoritos: como él, vivió largas temporadas en México y, como él también, quedó fascinado por la visión mexicana de la muerte. Párrafo aparte merece el concurso de dos jóvenes y ya muy versados estudiosos de la poesía: Sergio Santiago y Javier Domingo que, a la entrada de la Casa y con la estatua de Leopoldo Panero como testigo mudo, ofrecieron un recital guiado con poemas de Juan Luis, en la propia voz del poeta”, recuerda Huerta. Y concluye: “Las Jornadas, en fin, han servido para seguir vindicando la necesidad de que la Casa de Panero se convierta en el lugar de la cultura que la ciudad necesita. El marco y el entorno son privilegiados. En el otoño pasado inauguramos la sala dedicada a Gerardo Diego y la Escuela de Astorga. Las próximas deberían ser las de Ricardo Gullón y la del poeta que acabamos de homenajear post mortem: Juan Luis Panero”.

casa panero

Javier Huerta 166

Javier Huerta 089

Fuente: Astorga Red Acción

Deja un comentario

Su correo no será publicado.