Más de la mitad de madrileños pasa dos horas en el transporte público

transporte públicoSegún el Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM), en el 2014 se registraron 1.370,9 millones de usuarios que hicieron uso de transporte público, en el 2018 la cifra alcanzó los 1.548,7 millones de usuarios. El Metro encabeza la lista con 96,3 millones de viajeros transportados en este periodo, seguido de los autobuses interurbanos, con un incremento de 37,3 millones de usuarios. Optar por el transporte público tiene numerosas ventajas, como el bajo gasto económico, la despreocupación por no tener que conducir o la posibilidad de emplear el itinerario para realizar otras tareas. No obstante, también trae ciertos inconvenientes. El tiempo es el aspecto más negativo de usar el transporte público.

De acuerdo con un informe de Moovit, la gente dedica en promedio 62 minutos a esta tarea, lo cual sitúa a Madrid como la ciudad en donde sus habitantes pasan más tiempo en el transporte que en el resto de provincias españolas. Asimismo, el 63 % de los usuarios dedica diariamente un promedio de dos horas en sus desplazamientos. Estas cifras ubican a la capital española como el lugar en donde más tiempo se dedica en este tipo de servicios. En Barcelona, el tiempo promedio por viaje diario en el transporte público es de 50 minutos, en tanto que en Málaga alcanza los 49 minutos y en Zaragoza, 48. Para cerrar el top cinco tenemos a Valencia, donde las personas gastan un promedio de 44 minutos yendo de un lugar a otro.

No obstante, a nivel global el tiempo empleado en España en el transporte público se encuentra bastante por debajo del promedio. Por ejemplo, en Bogotá (Colombia), el promedio diario es de 97 minutos, y está seguida por Toronto (Canadá), que registra 96 minutos. ¿Por qué los madrileños optan por el transporte público frente al particular? A pesar de las diferentes facilidades que existen en el mercado para obtener un coche particular, este presenta algunas desventajas que no favorecen a todos los usuarios. La primera desventaja son los costos de mantenimiento que supone, asimismo, la rápida depreciación de su costo.

Si bien es cierto que las revisiones periódicas potencian la mecánica automotriz y el uso de pulidoras perfeccionan la carrocería del vehículo, tarde o temprano, este pierde su valor original. Esto se debe a su exposición a diferentes factores como la radiación solar, los depósitos de agua y minerales, malas prácticas de manejo, entre otros. Por estos motivos, muchos consideran que adquirir un automóvil no resulta una buena inversión. Como segundo punto encontramos los problemas que experimentan los usuarios para aparcar. Debido a los protocolos anticontaminación y a la arquitectura de extrarradio de Madrid, aparcar gratuitamente resulta una misión imposible para muchos. El último punto determinante para que los madrileños opten por el transporte público son las facilidades que ofrece este sistema de transporte. La congelación de las tarifas o el Abono Joven con una tarifa de 20 euros hasta los 26 años son un ejemplo de ello.