El político de Castilla-León responsable de vigilar la A-6 no sabe “quien tiene que dimitir”

Suscríbete gratis a nuestras noticias
Inserta este código⬇ captcha

La Junta de Castilla y León cree que hizo “lo que tenía que hacer” ante el temporal de nieve que afectó a miles de conductores a su paso por la A-6 el pasado fin de semana y, sin atribuir responsabilidades por lo ocurrido, ha planteado que fue “inadmisible” y “se debe mejorar” la reacción pública y privada, señala la agencia Efe. Por su parte, El Norte de Castilla informa que “en cuanto a la atención de personas atrapadas en la carretera, la Administración regional habilitó cuatro albergues, dos en San Rafael aunque solo uno fue necesario, otro en Villacastín y el cuarto en Arévalo que, entre todos, acogieron a 355 personas trasladadas por personal de la UME o la Guardia Civil”. El político responsable, Juan Carlos Suárez-Quiñones (PP), consejero de Fomento y Medio Ambiente, aseguró que estaba “seguro de que se iban a tomar las medidas necesarias de cara al futuro” para insistir en que la Junta “no debe enjuiciar responsabilidades ni valorar quién tiene que dimitir”. En clave personal, se comprometió a dar explicaciones en las Cortes de Castilla y León para dar toda la información «que sea necesaria». Que se adopten las medidas necesarias para que esto no vuelva a ocurrir», pidió Suárez-Quiñones quien reconoció que no se puede estar satisfecho cuando los ciudadanos se han visto perjudicados cuando demandaban mejores prestaciones del servicio.

AGENCIA EFE. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de Castilla y León, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha afirmado que su departamento cumplió adecuadamente con las competencias de protección civil y gestión de las carreteras autonómicas, mientras que ha anticipado que la Junta estará “pendiente” y será “exigente” para que “no se vuelva a producir” lo ocurrido en la AP-6. “No se puede estar satisfecho con la situación de los conductores”, ha insistido el consejero, quien ha valorado la apertura del expediente informativo a la empresa concesionaria de la AP-6 por parte del Gobierno, con el que ha defendido que existió una buena coordinación, pero ha pedido mejoras en la garantías de la vialidad en esta autopista para futuras ocasiones.

Suárez-Quiñones ha presentado ante el Consejo de Gobierno un informe con la intervención de su departamento en el reciente temporal de nieve, centrado en las competencias de protección civil y mantenimiento de las carreteras de titularidad autonómica, para hacer frente a las “importantes precipitaciones”. En el caso de la protección civil y la gestión del Servicio de Emergencias 112, el consejero ha detallado que desde el día 5 de enero se activó una alerta por nevadas importantes y fue notificada a través de los medios de comunicación y las redes sociales, además de activar el denominado Plan Territorial de Protección Civil (PLANCAL) con nivel 2 en las provincias de Segovia -el 6 de enero a las ocho de la tarde- y en Ávila -el 7 de enero a las once de la mañana-. Suárez-Quiñones ha explicado que para atender a las personas atrapadas en la AP-6 su departamento dispuso hasta cuatro centros con función de albergue, aunque sólo tres de ellos fueron utilizados por 335 personas, mientras que el resto de afectados “no lo han precisado, salieron hacia sus destinos o no han querido” usarlos.

“No hay nadie que no haya sido atendido”, ha resumido el consejero, para quien el hecho de que uno de los centros preparados finalmente no tuviera que ser utilizado evidencia que los recursos “fueron sobrados” para afrontar esta situación. Sobre el Servicio de Emergencias 112, ha negado su colapso por las llamadas, con tiempos de espera máximos de entre 80 y 90 segundos, y ha asegurado que funcionó “adecuada y coordinadamente” pese a recibir un número de requerimientos en máximos históricos, con 800 llamadas de media cada hora, en su mayor parte relacionadas con incidencias registradas en Segovia (584) y Ávila (502), fundamentalmente entre el 7 y el 8 de enero. Según el informe presentado por el consejero, en 454 casos el requerimiento al 112 fue para solicitar una quitanieves o el esparcimiento de sal en alguna calle, 330 por encontrarse atrapados con su vehículo por la nieve y otros 290 por para solicitar una quitanieves o sal en alguna carretera. En el caso de las actuaciones realizadas por la Consejería en materia de vialidad en las carreteras autonómicas, Suárez Quiñones ha afirmado que todos los tramos con problemas en los últimos días están abiertos a excepción de tres carreteras ubicadas en zonas de montaña de Ávila, Burgos y Segovia, aunque ha alertado de que hay nuevas nevadas previstas para las próximas jornadas.

Deja un comentario

Su correo no será publicado.