“En su lecho de muerte, le juré a mi padre que conservaría intachable el apellido Bustillo” (Majadahonda 1.928)

“En su lecho de muerte, le juré a mi padre que conservaría intachable el apellido Bustillo” (Majadahonda 1.928)

CRESCENCIO BUSTILLO. Como padre de familia, Rufino Bustillo fue ejemplar. Enseñó a sus hijos los oficios que sabía, les educó culturalmente y, sobre todo, a ser hombres de bien. Pero no consintió nunca que se mermara su autoridad, pues al menor asomo de rebeldía, cortaba por lo sano. Contadas veces nos puso la mano encima, […]

“Desfilé a caballo delante de los Reyes y me sentí “Crescencio, el conquistador” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

“Desfilé a caballo delante de los Reyes y me sentí “Crescencio, el conquistador” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

CRESCENCIO BUSTILLO. El Teniente Coronel se llamaba Oliva, muy buena persona, siempre tenía la sonrisa en los labios. Este hombre, cuando se murió el Coronel, se preocupó mucho de nosotros los ‘batidores’, pues en el tiempo que estuvimos de guardia permanente, hasta que sacaron al difunto, tuvimos que estar en la puerta de la casa, […]

El “género alegre” en los 5 teatros de Madrid: chistes picantes y desnudos integrales (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

El “género alegre” en los 5 teatros de Madrid: chistes picantes y desnudos integrales (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

CRESCENCIO BUSTILLO. No solo fue el Sargento Iriarte el que me propuso para entrar en la Escolta Real. También el Teniente Benjumea en otra ocasión me dijo que si me animaba y hacía la instancia, él se encargaría en persona de llevársela a un oficial amigo suyo que prestaba servicio allí para que la cursaran […]

“El capitán Cebollino Von Linderman y sus caballos, el torero “Madrileñito” y el monárquico Aldecoa (Soldado Majadahonda, 1928)

“El capitán Cebollino Von Linderman y sus caballos, el torero “Madrileñito” y el monárquico Aldecoa (Soldado Majadahonda, 1928)

CRESCENCIO BUSTILLO. En mi Escuadrón había otros oficiales, empezando por el Capitán llamado D. Enrique Cebollino Von Linderman. Este era un perfecto caballista pero los sentimientos humanos no los conocía o se le habían olvidado. A los caballos los visitaba con frecuencia, interesándose por su estado y mejora, pero por el Escuadrón no le vi […]

“El Sargento ‘La Hostia’ me propuso ingresar en la Escolta Real” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

“El Sargento ‘La Hostia’ me propuso ingresar en la Escolta Real” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

CRESCENCIO BUSTILLO. Este sargento Iriarte era muy célebre allí, le llamábamos el Sargento ‘La Hostia’. Y en verdad que no creo que nadie haya dado más ‘hostias’ que él, ni con más gracia para darlas si a esto le llamamos gracia. Haciendo un boceto de él, diré que era alto, sin exageración, delgado pero muy […]

“Mi última gran borrachera: nevada en la Sierra y el tren de Las Rozas” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

“Mi última gran borrachera: nevada en la Sierra y el tren de Las Rozas” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

CRESCENCIO BUSTILLO. Relacionado con estas visitas de los domingos a mi casa, recuerdo que aquel invierno fue bastante crudo y uno de aquellos días amaneció nevando, llegando a cuajar la nieve en el suelo. Pero antes de mediodía dejó de nevar y salió el sol con unas perspectivas halagadoras. Ante este panorama tan prometedor, tanto […]

“Flirteos y pelea de “gatas” por hacerse con mi amor” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

“Flirteos y pelea de “gatas” por hacerse con mi amor” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

CRESCENCIO BUSTILLO. Una vez pasadas las fiestas del pueblo de Majadahonda, me incorporé de nuevo al Cuartel, reanudando por las tardes libres nuestra busca de ‘flirteos’. Ya no fueron tan prolongados y constantes como en la primavera, pues estuvimos quince días de maniobras y como se avanzaba el invierno, las tardes eran cortísimas y muchas […]

“Haciendo el amor con la fogosa y licenciosa Eloína” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

“Haciendo el amor con la fogosa y licenciosa Eloína” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

CRESCENCIO BUSTILLO. Así salimos aquella noche del Cuerpo de Guardia, libres por el momento, pero con la sanción pendiente sobre nuestras cabezas, y estábamos deseando que al otro día por la tarde llegara la hora de poder demostrarlo. Aunque a veces teníamos nuestras dudas sobre si las volveríamos a ver, pese haber quedado citados con […]

“Lisonjas, piropos y cuchufletas por los bulevares del Paseo de Argüelles” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

“Lisonjas, piropos y cuchufletas por los bulevares del Paseo de Argüelles” (Memorias de un soldado de Majadahonda, año 1928)

CRESCENCIO BUSTILLO. Regresábamos hacia el cuartel, sin prisas, por los ‘bulevares’ del Paseo de Argüelles, cuando en la Plaza de Quevedo vimos paseando dos jóvenes tranquilamente, con una conversación muy interesante o así lo parecía. Al mirarlas, la primera impresión que daban era que se trataba de la señorita y la criada, por la enorme […]

“Fui Guardia en el Palacio Real y estuve a las órdenes del teniente Primo de Rivera (Memorias de un soldado de Majadahonda, 1928)

“Fui Guardia en el Palacio Real y estuve a las órdenes del teniente Primo de Rivera (Memorias de un soldado de Majadahonda, 1928)

CRESCENCIO BUSTILLO. Más o menos hemos enumerado los equipos del caballo y del jinete, en este caso el soldado o húsar. Podría también enumerar la composición ósea del caballo, con todas y cada una vértebras del armazón de que lo componen, pero considero de poco interés reflejarlo aquí, por no ser técnicos en materia biológica. […]

Caballería y vida de cuartel: un soldado de Majadahonda en el Regimiento de Húsares de Conde Duque (año 1928)

Caballería y vida de cuartel: un soldado de Majadahonda en el Regimiento de Húsares de Conde Duque (año 1928)

CRESCENCIO BUSTILLO. Volviendo a nuestro ingreso en el Cuartel, nos distribuyeron por los distintos escuadrones en que se componía el Regimiento. A mí me tocó pertenecer al 2° Escuadrón que daba enfrente a la puerta principal, por lo que había que cruzar todo el patio para llegar a él. De momento nos destinaron las “taquillas“, […]

Majadahonda, 1.928: los vinos de Méntrida y Villa del Prado en el “Mesón del Terrible” (La Latina) y la zarzuela “La del Soto del Parral”

Majadahonda, 1.928: los vinos de Méntrida y Villa del Prado en el “Mesón del Terrible” (La Latina) y la zarzuela “La del Soto del Parral”

CRESCENCIO BUSTILLO. Este recuerdo (de la “mili” de mis hermanos) me sirvió de “calco” para enfrentarme a la realidad y como en mi mente bullían ya las ideas de libertad estaba dispuesto a correr la aventura, lleno de ilusión y confianza. No había tenido otra oportunidad de dejar el ambiente familiar y pueblerino en el […]

Domingos y festivos de Majadahonda a Madrid: locales de baile y colonias de verano (1926-27)

Domingos y festivos de Majadahonda a Madrid: locales de baile y colonias de verano (1926-27)

CRESCENCIO BUSTILLO. Como ya he dicho antes, aprovechando el paréntesis del verano [1.926 y 1.927] dejé el juego y empecé otro entretenimiento por tal vez instinto de “macho”: comencé a salir los domingos y festivos desde Majadahonda hacia Madrid en compañía de otros amiguetes para frecuentar los bailes. En esta nueva andadura, visitábamos los locales […]

Mi “estreno” en un burdel con 15 años (Majadahonda, 1907): penicilina, venéreas y lupanares de Madrid

Mi “estreno” en un burdel con 15 años (Majadahonda, 1907): penicilina, venéreas y lupanares de Madrid

CRESCENCIO BUSTILLO. Por aquellos tiempos, con mis 14 años de edad físicamente era más bien delgado. Eso sí, era alto del todo pero me faltaba la consistencia de un hombre hecho y derecho. No obstante, como hacía tanto ejercicio tenía los músculos fuertes en progresión constante hasta la consolidación. Por eso cuando cumplí los 15 […]

La brutalidad familiar del “Tío Sabiondo” en Majadahonda: hacía trabajar a su mujer, hijos e hijas con un látigo

La brutalidad familiar del “Tío Sabiondo” en Majadahonda: hacía trabajar a su mujer, hijos e hijas con un látigo

CRESCENCIO BUSTILLO. El “Tío Sabiondo” era otro de estos personajes de Majadahonda que tenían su historia propia. Era un hombre achaparrado, de mediana estatura, rubicundo y coloradote, tenía una gordura maciza sin tripa, pero era por un igual de abajo a arriba y en la cara tenía papadas como si fuera un cerdo con un […]