Una enorme rata siembre el pánico en la Gran Vía de Majadahonda

JULIA BACHILLER. Gritos, llanto, carreras y el sonido de varios golpes en la Gran Vía de Majadahonda alertaron en la mañana del sábado a numerosos viandantes de que algo estaba sucediendo en este lugar. Serían las 9:00 horas cuando lo que parecía en principio una pelea resulto ser otro tipo de incidente. Una enorme rata de casi 40 cm entre cabeza y cola que en un primer momento salió de la esquina entre la calle del Cristo y la clínica Dentix, penetró en la Gran Vía en dirección a la calle Tizona, como así contaban a MJD Magazin varias personas que transitaban en ese momento por el lugar y que se dirigían a su centro de trabajo. Durante su recorrido, el roedor provocó los alaridos y galopes de varios vecinos e incluso los gemidos de una mujer, ya que este tipo de animal no resulta muy grato de toparse con él y aún más extraño en un lugar tan poco habitual, llegando a pasar muy cerca de alguna de las personas que transitaban en ese momento por la Gran Vía. El pequeño mamífero suscitó también revuelo entre las personas apostadas en la terraza de la churrería La Madrileña, ya que se dirigía hacia aquel lugar y no precisamente para desayunar. Finalmente la rata fue interceptada y abatida por un hombre que se encontraba en el lugar quien, provisto de un bastón, asestó un golpe certero, después de intentos fallidos que son los que se pudieron escuchar en varias ocasiones durante el suceso. Tras lo sucedido regresó la calma a este populoso paraje del centro de la ciudad y el cadáver del roedor fue retirado horas más tarde por los servicios de limpieza.

La enorme dimensión del animal pudo concretarse gracias a la fotografía de MJD Magazin, ya que la tapa de la alcantarilla mide 60 centímetros y con ella puede compararse. Según el diccionario, la rata es un mamífero roedor que pertenece al género Rattus y a una multitud de especies; alcanza hasta 50 cm de largo y es de cabeza pequeña, hocico puntiagudo, orejas tiesas, cuerpo ancho, de pelaje generalmente gris oscuro, patas con reducción del pulgar y cola larga, cubierta de escamitas entre las que despuntan algunos pelos; en general es muy voraz y prolífico, además de veloz, buen nadador, trepador y cavador.

La zona recuperó rápidamente la normalidad

Aunque parezca algo muy extendido en nuestra sociedad, la “musofobia” o “miedo a las ratas” que se creó en la Gran Vía majariega es cultural. La web de “Bichos On Line” cuenta que en nuestra cultura esta sensación de pánico o miedo fóbico a ratas y ratones ha sido un denominador común de libros, dibujos animados, programas de televisión y películas en las cuales se retrataba a las mujeres histéricas gritando y saltando a lo alto de las sillas o las mesas al ver un ratón. “Quienes padecen esta condición experimentan terror y repulsión ante animales como las ratas y los ratones, aunque en algunos el miedo se extiende a todos los roedores en general (topos, hamsters, conejillos de indias, etc). O sea, se trata de una clase específica de zoofobia (miedo a los animales). Esta fobia es un miedo irracional y desproporcionado, y suele ser diferente a la preocupación racional acerca de que las ratas y ratones contaminen provisiones de comida, que ha sido universal para todos los tiempos, lugares y culturas. Más allá de los retratos estereotipados de género previos al siglo XXI, la musofobia en occidente ha sido siempre experimentada por ambos sexos. En muchos casos, el miedo a los ratones es una respuesta condicionada socialmente inducida, combinada con (y originada en) una respuesta sobresaltada (es decir, la respuesta a un estímulo inesperado), común en muchos animales, incluidos los seres humanos, más que un trastorno real”, señala la web.

La zona donde apareció el malogrado roedor

Y si esta publicación explica que este miedo no es solo femenino, el suplemento “Natural” de La Vanguardia precisa que subirse a una silla y gritar es, probablemente, la reacción más normal de cualquier persona que se encuentra una rata. Un experimento indicó que un par de monos reaccionaron subiéndose a un tronco y enloqueciendo presas del pánico ante la aparición de un roedor en su recinto. La divertida escena, colgada en Youtube por el usuario SloggerVlogger, y que muestra cómo una pareja de gibones se enfrenta a una rata intrusa, es una auténtica demostración de que todos los “monos” tenemos miedo a las ratas. Incluso la reacción de escalofrío del gibón que descubre al roedor se parece mucho a la que tendríamos los humanos en la misma situación. Para hacer frente a la rata, la pareja de primates la espanta con sus largas manos, la persigue a saltos y finalmente consigue echarla de su territorio”.

 

22 Respuestas a "Una enorme rata siembre el pánico en la Gran Vía de Majadahonda"

  1. Susana Bustillo Ugena   27 agosto, 2017 at 9:42 am

    Vaya tela!!!

    Responder
  2. Bernardo Cogolludo   27 agosto, 2017 at 9:43 am

    Hultima hora !!!!!! Jjjajjjjajjjja me parto noticion.

    Responder
  3. Aroa Seda   27 agosto, 2017 at 9:47 am

    Entonces si vienen donde vivo yo se mueren del infarto vamos jajajaja

    Responder
  4. Maria Dolores Granell Palomares   27 agosto, 2017 at 9:49 am

    En serio esto es noticia?

    Responder
  5. Paloma Arranz   27 agosto, 2017 at 10:06 am

    Qué exagerados

    Responder
  6. Jp Russo   27 agosto, 2017 at 10:22 am

    Por esso el sr foxa lleva dos guardaespaldas a desayunar e vai majariegos medricas de huevos

    Responder
  7. Verónica Parrales   27 agosto, 2017 at 10:56 am

    La seňora Julia Bachiller siempre dando la nota.

    Responder
  8. Emanuelle Alves Pimenta   27 agosto, 2017 at 11:15 am

    Las pobres ratitas🐁🐭 también calor😂😂😂

    Responder
  9. Nacho Pérez Pérez   27 agosto, 2017 at 11:27 am

    Pobre animal , a ese ser despreciable le daba yo con el bastón.
    Ponerle una medalla al mérito.

    Responder
  10. Eugenia Rodriguez   27 agosto, 2017 at 11:38 am

    Q exagerada la peña

    Responder
  11. Ana Palomeras   27 agosto, 2017 at 11:54 am

    Señora Verónica, arrime el capote o súbase a la Parra, Julia Bachiller da noticias, la nota para los músicos. ¡sigue Julia!

    Responder
  12. Sergio Valle   27 agosto, 2017 at 11:56 am

    Gracias Magazin por informarnos a pesar de las trabas que los amigos de las ratas ponéis, desconocia lo que era la musofobía, muy instructivo el artículo ¡enhorabuena!

    Responder
  13. Sergio Valle   27 agosto, 2017 at 11:58 am

    Si no fuera por MJD Magazin no sabríamos ni lo que ocurre en la Gran Vía, ¡gracias Julia! y olvidate de los enemigos de la transparencia y censores encubiertos: para ellos la noticia solo vale si ellos la autorizan, ja, ja, ja ¡que esos tiempos ya han pasado, que ya no hay censura previa!

    Responder
  14. Jorge Prieto   27 agosto, 2017 at 12:39 pm

    Ya estan tardando los antitaurinos y los animalistas en salir en defensa de la rata. Si quieren salvar a una yo tengo acorralada a una en el patio de mi casa. Voluntarios para adopción poner señas aqui mismo en el Majadahonda Magacine

    Responder
  15. Lola Salvador Ampudia   27 agosto, 2017 at 12:46 pm

    De exagerada nada, Majadahonda está llena de ratas, es muy frecuente verlas entrando en las alcantarillas… el ayuntamiento tendria que tomar medidas.

    Responder
    • Jp Russo   27 agosto, 2017 at 2:51 pm

      Lola quando una mujer es guapa e coherente le doi la razon, (feliz domingo)

      Responder
  16. Isabel Gonzalez   27 agosto, 2017 at 1:07 pm

    No se os ocurra venir a New York 🤣🤣

    Responder
  17. Mariasun Rodriguez Hernandez   27 agosto, 2017 at 5:39 pm

    Ratas hay en todos los sitios!!! Alguno hasta pedirá la dimisión del Alcalde, porque ha visto una rata, por favor?? Que exagerados, que llevaban hasta un metro para medirla.

    Responder
  18. Expe Gómez   27 agosto, 2017 at 8:52 pm

    Cuidado que viene los antitaurinos para proteger a los animales

    Responder
  19. Cristina   27 agosto, 2017 at 10:03 pm

    En Valdemorillo llevamos más de tres años con plagas de ratas, andando a sus anchas por nuestros jardines y dejando cagaditas por todo el mobiliario y cojines del jardín donde se sientan nuestros hijos pequeños. El Ayuntamiento tampoco hace nada y empieza a ser un problema de sanidad. Pongo veneno y aparecen muertas por todas partes, hasta en la entrada de casa. Más grandes que la de la foto tenemos aquí.

    Responder
  20. Don Quijote   28 agosto, 2017 at 8:59 am

    Sra. Bachiller, de verdad, guárdese Vd. lo de ” gritos, llantos y carreras” de majarieg@s porque han visto una rata.
    Algun@s Ciudadanos del Pueblo estamos muy acostumbradas a convivir con ratas de “varios tipos” y nunca hemos gritado, aunque aunque hayamos llorado por el money derramado..
    Fíjese Sra. si en Majadahonda estamos acostumbrado a l@s ratas que l@s tenemos en casa como mascotas y …….hasta las financiamos.
    Si lo dudan cliquen en mi nombre.

    Responder
  21. Micky Mouse   28 agosto, 2017 at 8:19 pm

    Don Quijote lo dice por Willy el que era alcalde del que decían el rata

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.