Vuelta a la oficina tras el Covid-19: consejos prácticos y sencillas medidas

La nueva normalidad a la que tenemos que aprender a adaptarnos conlleva una serie de nuevas rutinas para convivir con la COVID-19. Durante la desescalada la vuelta al trabajo es un hecho y para ello, las oficinas deben estar preparadas, no solo el lugar en sí, sino la propia empresa y sus trabajadores. Por eso, hemos pensado que sería muy útil organizar y explicar unos consejos y medidas muy sencillas para que la vuelta a la oficina sea segura y evitar, en la medida de lo posible, el riesgo de contagio durante la jornada de trabajo.

Medidas para trasladarse al trabajo

El traslado al puesto del trabajo y la vuelta a casa son puntos clave a la hora de tomar precauciones. En el transporte público son de uso obligado las mascarillas y en muchas ciudades ya se controla el aforo en las estaciones. No hay que olvidar mantener siempre la distancia de seguridad de 2 metros entre personas y el lavado de manos con gel hidroalcohólico o agua y jabón. Aun así, se sigue promoviendo el trasporte individual en los vehículos privados siempre que sea posible y, compartir vehículo con personas sanas, sentadas a la máxima distancia y con mascarilla.

Medidas que deben tomar las empresas

La empresa debe garantizas la seguridad y la salud de los trabajadores según indica la ley de prevención de riesgos laborales. Para ello, hay que adoptar las medidas necesarias para conseguirlo. Limpieza: es la mejor medida preventiva. El lugar de trabajo debe ser desinfectado a diario y en profundidad. Para esta tarea, la mejor opción es contar con una empresa de limpieza de oficinas especializada para que los profesionales con experiencia no dejen ningún rincón sin desinfectar. Periódicamente, la limpieza con ozono es muy eficaz y rápida.

Provisión de material de protección: se deben colocar dispensadores de gel desinfectante en las oficinas, a ser posible, que no necesiten manipularse. Además, hay que poner a disposición de los empleados guantes y mascarillas homologadas. Si no es posible mantener la distancia de seguridad, es recomendable instalar mamparas separadoras y garantizar que cada empleado tenga su propio equipo. Cámaras térmicas: se pueden colocar cámaras para el control de temperatura en el punto de acceso a la oficina. En caso de concurrencia de varias empresas en el mismo edificio, esta medida puede ser compartida y se pueden tomar decisiones comunes. Test diagnóstico: antes de la incorporación al centro de trabajo cada empleado debería ser sometido a la prueba del coronavirus para comprobar si está sano. Plan de actuación: la empresa debe tener un plan a seguir en caso de que se detecte algún posible positivo o positivo confirmado entre las personas que han estado en la oficina. Teletrabajo: trabajar desde casa todo el tiempo posible es la mejor medida de prevención que puede tomar una empresa. Hay que extenderla hasta, incluso, después de que el gobierno lo indique.

Medidas que deben tomar los trabajadores

Cumplir las normas: las medidas adoptadas por la empresa para garantizar la seguridad y la salud son de obligado cumplimiento. Mantener la distancia: hay que guardar 2 metros de distancia con los compañeros y evitar el contacto físico, nada de saludo ni usar el equipo de otros. Si no hay más remedio, desinfectar las superficies antes y después. Mantener la higiene: hay que lavarse las manos frecuentemente, ya sea con agua y jabón o con gel hidroalcohólico. S no se lleva mascarilla, hay que toser o estornudar en el interior del codo o en un pañuelo desechable. Se debe evitar tocarse la nariz, los ojos y la boca. Facilitar la limpieza: hay que ayudar al personal de limpieza en la desinfección, por eso, se debe dejar lo más despejado posible el lugar de trabajo. Responsabilidad: ante la más mínima duda de síntoma de coronavirus o del contacto con alguna persona enferma, hay que evitar ir a la oficina y avisar a la empresa para que ponga en marcha el plan de actuación. Si todos ponemos de nuestra parte, la vuelta a la oficina durante la nueva normalidad conviviendo con la COVID-19 será más sencilla y segura. La actividad económica ha de retomarse en las mejores condiciones posibles.