Rayo Majadahonda elogia a Acho Acha (V. Pardillo) por su entrevista sobre entrenadores y compañeros

Suscríbete gratis a nuestras noticias
Acho Acha, con la camiseta del Pardillo

“Achito”, uno de los nuestros. ¡Preciosa entrevista! Un ejemplo para cualquier canterano. ¡Rayo Majadahonda siempre será tu casa!”. Con este efusivo mensaje, el Rayo Majadahonda saludaba a Acho Acha, hermano de Borja Acha, como días antes el club ensalzaba a Pedro Calvo en su calidad de segundo entrenador del primer equipo. En la citada entrevista Acho, que fue uno de los emblemas de la cantera majariega pero que ha fichado por el Villanueva del Pardillo, también se deshace en loas hacia sus ex entrenadores Pedro Calvo y Chema Rico, menciona a su compañero Raúl León (hoy también en el Pardillo junto al ex rayista Pedrero), hermano a su vez de José León (Real Madrid-Castilla), que comparte vestuario con otro G98 majariego: el portero Belman.

Acho y el portero Belman (Real Madrid-Castilla)

En la entrevista, el flamante fichaje del Villanueva del Pardillo cita también a Hoyos (Sanse), Pablo y Héctor (Torrelodones), Morillas, Ventura, Adri…. Casi todos ellos jugarán en la regional preferente madrileña junto a otro ex compañero, Gaby Pont, que ha recalado finalmente en el Galapagar. Y es que el perfil que hace la periodista Alejandra Artero Muñoz bajo el titulo de “Juvenil, divino tesoro” en Pobla FM hace honor a un joven futbolista que se ha destacado siempre por sus valores deportivos, además de por su entrega y combatividad. Y como esta “Generación del 98” lleva dando entrevistas en vídeo desde que tenían 9 años, ahora de “mayores” se expresa con naturalidad y desparpajo. Merece la pena recordar algunas de ellas en la hemeroteca de Majadahonda TV.

Acho Acha ya entrena con el Pardillo

“Tiene 19 años y ha pasado 11 en el Rayo Majadahonda, prácticamente su casa. Esta temporada es jugador del Villanueva del Pardillo, da el paso al fútbol senior. Inmerso ya en la pretemporada con su nuevo equipo charlamos un rato sobre su experiencia en División de Honor y sobre sus años en el Rayo. He compartido con él algunas tardes en la grada de algún campo y él, siempre atento, observador, sin atender mucho a colores, (menos si se trata de su Atleti), es incapaz de pegarse a la silla, le puede la emoción, su amor por el balón, la tensión del tiempo que pasa entre un lanzamiento bien ejecutado y el gol, y le puede, sobre todo, el buen fútbol: “Tenemos muy buen equipo y el objetivo es ascender a Tercera División, espero poder ayudar al grupo con los minutos que me dé mi nuevo míster. Ojalá no hubiese llegado el momento… el Rayo me ha dado todo como futbolista, pero creo que la 2B es una categoría muy elevada para alguien que sale del juvenil. El Pardillo era una buena opción para el primer año de senior y experimentar lo que es jugar con gente más mayor que yo”.

Raúl León, Gaby Pont (Galapagar) y Pedrero

También he tenido el placer de sentarme a verle jugar a él, los mismos ojos atentos, fijos en el balón; es rápido, es hábil, sabe hacer, no duda, tiene la cabeza fría y el corazón le late fuerte cuando corre hacia la pelota. Pero si tengo que quedarme con una virtud de Acho me quedo con su presencia en el campo, su poder sobre el grupo, la capacidad que tiene de convencer a sus compañeros en un momento agrio de que son capaces de hacerlo, de que hay que luchar por ganar, esa es su marca, eso le hace ser el jugador que es: “Hay una frase que me dijo Pedro Calvo, uno de mis entrenadores y al que aprecio mucho, que se me quedó grabada en la mente; “en el esfuerzo no se negocia”, es una lección que intento aplicar tanto dentro como fuera del campo”.

Pablo, Hoyos, Héctor, P. Calvo, Acho y Tala

Y sobre sus ex compañeros en el Rayo Majadahonda también tiene recuerdos : “No podría decirte solo uno y dejar a los demás fuera. Cada año me he llevado amigos del vestuario, pero los que han estado ahí siempre conmigo año tras año han sido Hoyos, Pablo, Héctor, Morillas, Ventura, Adri… y podría decir muchos más nombres con los que tengo muy buena relación y sigo viendo de vez en cuando. Del tanto que mejor recuerdo tengo fue hace poco; el gol del penalti que marqué contra el Valladolid nos dio la salvación en División de Honor. Es una sensación que se vive muy pocas veces y para mí es muy emocionante y todo un orgullo haberla vivido con esa camiseta”.

Borja Acha (Pozuelo)

También tiene palabras para su hermano, que como él ha salido del Rayo Majadahonda para embarcarse en el Pozuelo:Borja es el que más me ha enseñado y siempre ha sido mi ejemplo a seguir, es el goleador de la casa. Cuando era pequeño siempre quería meter los mismos goles que metía él, me fijaba en sus movimientos, en sus manías…etc. Siempre voy a llevar conmigo todas las horas que hemos pasado en el campo de fútbol de debajo de casa y me enseñaba a tirar penaltis, me hacía controlar balones, tirar faltas… Borja ha sido mi gran apoyo toda la vida y siempre va a serlo. Para nosotros lo más importante siempre ha sido trabajar duro, ser constante y pensar siempre en positivo. Mi hermano me decía cuando era pequeño que hasta entrenando tenía que mantener la sonrisa y nunca tirar la toalla. Quizá alguien clave ha sido mi amigo Raúl León, que, aunque sea un año mayor que yo siempre ha sido un hermano para mi tanto dentro como fuera del campo”.

Chema Rico

Por último tiene palabras para otro entrenador que ha dejado huella en el club, como reconocía su presidente: “Cuando cambiamos de entrenador, el primer partido con él (Chema Rico) lo perdimos, cuando llegamos al vestuario el lunes nos dijo: “Tranquilos, esto lo vamos a sacar” y parecieron ser exactamente las palabras que necesitaba escuchar la plantilla. Yo insistí mucho en que íbamos a callar muchas bocas, que nadie pensaba que fuéramos capaces de hacerlo, pero nosotros sabíamos que sí, que íbamos a salir. Es muy importante mantener un buen ambiente, que no haya malos rollos. Cuando en un vestuario las cosas salen bien, en el campo, tarde o temprano, terminan por salir bien también. Para mí es crucial el papel del entrenador, hay que saber cuándo estar serio, pero también cuando dejar de estarlo para romper la tensión, saber llevar al equipo, transmitir ideas claras que se reflejen en el campo. A mí me gusta decir que hay que ser una piña”. Leer más.

Deja un comentario

Su correo no será publicado.