Baja un 32% la delincuencia por el Covid pero Galapagar, Boadilla y Majadahonda registran las peores cifras

delincuencia
Nuevo incidente en la Gran Vía este domingo 23 de agosto (2020)

MANU RAMOS. El Balance de la Criminalidad, que recoge las estadísticas de Policía Nacional, Guardia Civil y Policías Locales y que recoge las infracciones penales de municipios de más de 30.000 habitantes, ha detectado que la delincuencia en la capital de España descendió un 32,2% en la primera mitad del año con respecto al mismo periodo del año pasado debido a la crisis del coronavirus y los efectos del confinamiento derivados del estado de alarma, decretado entre el 15 de marzo y el 20 de junio, según el último Balance de Criminalidad realizado por el Ministerio del Interior que recoge el diario “La Información”. El descenso es más notable que en toda la región madrileña, ya que las infracciones cayeron un 30%, que subraya como la capital sigue la tendencia del primer trimestre, cuando ya bajó la delincuencia un 11,8%, por la afectación del confinamiento total de la primera quincena del estado de alarma. En el resto de las ciudades de Madrid “se siguió la tónica descendente por motivo del inicio del estado de alarma”. Sin embargo, siguen apareciendo “puntos negros” en seguridad: “entre los que menos cayó la delincuencia aparece Galapagar, con una caída de solo el 9,5%; Tres Cantos (-16,3%); Valdemoro (-17,7%); Boadilla del Monte (-20,6%); Aranjuez (-21%); Rivas Vaciamadrid (-21,3%) y Majadahonda (-21,8%). En la Comunidad de Madrid, las localidades donde más descendió la delincuencia de enero a junio fue Arganda del Rey, con una caída del 40,3%; Collado Villalba (-38,1%); Arroyomolinos (-33,9%); Fuenlabrada (-35,65) y Getafe (-33,8%).

Guardia Civil y Policía Local tuvieron que intervenir este domingo 23 de agosto (2020), como muestra la imagen

Según los datos registrados por los diferentes cuerpos policiales, durante los seis primeros meses del presente año las infracciones penales han sumado un total de 86.095 hechos, mientras que en el primer semestre de 2019 fue de 126.955. Los delitos graves, lesiones y riñas tumultuarias bajaron un 14,1% con 591 infracciones frente a los 688 de 2019. Los homicidios y asesinatos en grado de tentativa cayeron un 15,8%, al pasar de 19 el año pasado a 16 en el segundo periodo del presente año. Sin embargo, los homicidios y asesinatos consumados subieron un 33% y pasaron de 6 a 8. Por otro lado, solo se registró un secuestro, frente a los 5 del año pasado. Los delitos contra la libertad e indemnidad sexual retrocedieron un 3,5% y se situaron en 552. Sin embargo, las agresiones con penetración, más conocidas como violaciones, subieron en la capital un 4,5% (tres más que el año pasado), cuando la tendencia en toda la región es a la baja ligeramente. Por otra parte, los robos con violencia e intimidación han caído 33,2%, hasta los 3.429 delitos. Los robos con fuerza en domicilios llegaron hasta las 1.193 denuncias, un 51,4% menos. El resto de sustracciones en establecimientos y otras instalaciones sumaron 1.587, también muchos menos que el año pasado. Las sustracciones de coches pasaron de 2.504 a 1.683, un 32,8% menos. Los hurtos, que son los delitos más comunes, también cayeron un 44,8 %, hasta anotarse 31.961. Las infracciones por tráfico de drogas fueron 850, un 11,9% menos que hace un año. El resto de las infracciones sumaron 44.214, un 19,1 % menos que el primer semestre.

 

Suscríbete
Recibir aviso
guest
2 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comenarios
Alejandro
Alejandro
hace 6 meses

Tengo que decir, que Galapagar, en la actualidad es un buen campo sobre todo para los moros, que están asaltando chalets,( no al coleta) y pisos en urbanizaciones cerradas.
Y son moros ¡¡¡¡

María
María
hace 6 meses

Creo que cuando se pilla a los delincuentes habría que obligarles a trabajar y resarcir los daños a sus víctimas con ese sueldo una vez se dedujera del mismo su mantenimiento. Si les sale gratis delinquir, van a seguir haciéndolo, ya que tienen poco que perder, y los más perjudicados los de siempre. Si trabajar no atenta contra los derechos humanos de la gente honrada, no veo por qué sí es un atentado para un delincuente.

Editado por última vez hace 6 meses por María