Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

Edificio de la Tesorería de la Seguridad Social en Majadahonda que quiere comprar el Ayuntamiento, frente al estadio del Cerro del Espino

JULIA BACHILLER. La comprensión lectora unida a la capacidad de prestar atención al interlocutor, es algo que en los prolegómenos de una larga precampaña electoral, parecen perder nuestros políticos. Muestra de ello fue el debate de la moción presentada por el grupo Ciudadanos en el último Pleno del Ayuntamiento de Majadahonda celebrado este jueves 26 de mayo (2022) en relación con la adquisición del edificio de la Tesorería de la Seguridad Social, del que tanto presumen en ese extraño pacto PP, Vox y PSOE sobre esta materia. En la presentación a la propuesta presentada por Ciudadanos, el concejal Anselmo Soto manifestó: “Que Majadahonda necesita una nueva biblioteca no es nada nuevo, tenemos una y es claramente insuficiente”, para seguidamente centrarse en los hechos: “Conocimos vía redes, como es habitual en este Ayuntamiento, la decisión de este Equipo de Gobierno de comprar por 8 millones de euros el edificio en que estaba ubicado la Tesorería de la Seguridad Social”. Soto cerró la moción con lo que podría ser un resumen final: “A la vista de sus intervenciones o no se han leído bien nuestra moción, o no han entendido lo que he querido decir. A los 8 millones hay que saber cuánto falta por añadir”. La moción fue rechazada con los votos en contra de PP-Vox y la abstención del PSOE.

Julia Bachiller

Julia Bachiller

El concejal naranja solicitó un informe en el cual se den a conocer «coste de adaptación, reparación y mantenimiento del edificio para asegurar que la decisión que finalmente se adopte es la mejor desde el punto de vista técnico como económico e incluso social”. No obstante, el concejal naranja aseguró: “Primero se va a comprar y una vez se haya hecho, se centrarán en averiguar cuanto va a costar la adaptación“, algo que tachó de “incalificable”. Por su parte la concejal de Urbanismo, Vanesa Bravo (PP), fue la encargada de defender el voto en contra de su partido. Para ello comenzó recriminando el voto en contra del partido naranja ante la recalificación de los terrenos que alojarán el proyecto de Ciudad de las Artes: ”no me sorprende esta moción, sinceramente la estaba esperando porque Ciudadanos siempre que algo puede ser beneficioso para nuestra ciudad, lejos de remar a favor de nuestros vecinos, hace una moción para ralentizar el tiempo y el desarrollo de la gestión”. Bravo pasó de largo sobre lo ocurrido en el pasado pleno, cuando el voto de Cs fue decisivo para la aprobación  del nuevo contrato de limpieza, pero ella añadió: “lo que es bueno para Majadahonda, nunca es bueno para Ciudadanos”.

Y con orgullo dijo: “lo siento, señores de Ciudadanos, porque en Majadahonda el trabajo de estos tres años de gobierno da sus frutos, y deben de estar pasándolo francamente mal”. Por ello pasó a enumerar el trabajo de estos tres años en su consideración personal: “ver el cambio de los juegos infantiles, los grandes proyectos de renovación de zonas verdes, el arreglo de varios caminos del municipio, las obras realizadas en los colegios, la conexión con Boadilla, el enriquecimiento cultural a través de un ocio accesible a todos los vecinos, el proyecto de las nuevas instalaciones deportivas al aire libre, el acuerdo marco de asfalto, la nueva unidad de drones de policía, la unidad canina, o incluso los tres expedientes urbanísticos que acabamos de aprobar en este pleno… y podría seguir”. En su broche final no falto el habitual elogio a los técnicos del Ayuntamiento.

El concejal de Vox, Pablo Pérez, comenzó implorando: “Gracias a Dios, Ciudadanos no tiene capacidad ejecutiva en este ayuntamiento y sus votos no son necesarios para sacar ningún proyecto adelante”. Y, apelando a su fe, añadió: “Gracias a Dios está Vox en el Gobierno, que complementa la mayoría del PP: sacamos adelante las cuestiones necesarias para nuestros vecinos, como por ejemplo las modificaciones tan importantes que se han votado en este Pleno”. Como es habitual en sus intervenciones, alegó: “tengo pocas cosas que decir”, para seguidamente reconocer que “ya hay una valoración económica del inmueble”. Y para finalizar preguntó: “¿Qué es lo que tienen ustedes en la cabeza?, me cuesta pensar», y solicitó al grupo proponente que “por una cuestión casi formal ustedes deberían retirar esta moción”.

Majadahonda Magazin