Suscripción Newsletter Boletín Majadahonda

Jose María García Carrasco, Juez de Paz de Boadilla: tarda 1 mes en casar por lo civil mientras que en Majadahonda los concejales se retrasan 5 meses

MIGUEL SANCHIZ. Majadahonda tiene juzgados pero no tiene Juez de Paz; Boadilla, no tiene juzgados y por esa razón tiene juez de Paz y se llama Jose María García Carrasco. Y esta es una de las razones por la que protagoniza esta sección de «Gente Maja que se Moja» de este mes de julio de 2022, para explicar su función y funcionamiento. ¿Cómo y cuándo surge la idea de ser Juez de Paz   –Después de prejubilarme con más de 30 años en las nuevas tecnologías de Telefónica en el año 2000, el Ayuntamiento de Boadilla del Monte publica la vacante de Juez de Paz Titular, para la que fui elegido entre 12 candidatos. ¿Qué se requiere para desempeñar este cargo? –Ser vecino del pueblo, no estar incurso en ninguna causa judicial y cumplir todas las incompatibilidades para cualquier Juez o Magistrado. Dígame el día a día de un Juez de Paz –Voy al Juzgado todos los días de 9:30 a 13:30 aproximadamente y tratamos de atender a los vecinos en el acto. En Madrid para un matrimonio civil se tarda un año, en Majadahonda 5 meses. ¿En Boadilla? –Nosotros en Boadilla tardamos 1 mes. Los temas los llevamos al día, no tenemos demora en ninguna de nuestras competencias.

Miguel Sanchiz y su sección de entrevistas

Usted ha celebrado desde 2005 varios millares de bodas ¿ha tenido noticias de los contrayentes después? –En los 18 años que llevo como Juez de Paz de Boadilla del Monte he celebrado aproximadamente 5.000 bodas. En mucha ocasiones he registrado el nacimiento de sus hijos y algunas veces mantengo relación con ellos. Anécdotas miles y de todo tipo. Normalmente se celebran entre 4 y 6 bodas semanales teniendo el récord de un viernes con 9 bodas. ¿Cuántos conflictos y los más comunes? –Los conflictos normalmente son disputas entre vecinos, linderos, perros, ruidos etc… Lo que no quiere la Primera Instancia judicial porque son los mas difíciles de resolver, ya que nunca suele haber acuerdo. El Gobierno tiene el propósito de suprimir la figura del Juez de Paz y crear oficinas judiciales. ¿Supone su definitiva desaparición? –La supresión de los Juzgados de Paz supone un gran perjuicio para el ciudadano, pues muchos temas que se resolvían en su pueblo ahora se tendrán que desplazar a la capital, con el consiguiente perjuicio.

¿A qué atribuye usted la disolución de un sistema que tiene más de 200 años?. –Personalmente no lo entiendo, un servicio al ciudadano de más de 200 años ahora desaparece. Usted ha sido reelegido recientemente supongo que por ser un Juez de Paz bueno y querido… –En febrero de este año 2022 he sido reelegido para otros cuatro años si bien no sé que es lo que va a pasar porque teóricamente los Juzgados de Paz desaparecen a final de este año 2022. ¿Cuál es la clave para mediar en un conflicto? –Creo que es muy importante la mediación personal y los actos de conciliación, intentamos siempre que las partes lleguen a un acuerdo y así evitar instancias superiores. Para terminar: un consejo a las familias para que reine la paz. –Para mí la familia es el valor fundamental, si la familia funciona, todo va bien. Su señoría me contó lo que hace al término de un conflicto. –Si consigo ponerles de acuerdo tomé la costumbre de invitarles luego a tomar algo… Ja, ja, ja.

Majadahonda Magazin