El Racing de Santander saca excesivo botín de un Rayo Majadahonda diezmado (1-3)

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha

J. F. MARTINEZ/ TONY DEL VAL (Fotos). El Racing de Santander se llevó del Cerro del Espino demasiado botín y venció 1-3 en un encuentro donde el Rayo Majadahonda fue superior en la primera parte, tuvo el balón y 3 ocasiones claras de gol por 1 los rancinguistas. Sin embargo la primera mitad concluyó 0-0 y muy al contrario, en la segunda parte, cuando parecía que el Rayo Majadahonda iba a aprovechar esa superioridad táctica y con el esférico, los cántabros se pusieron 0-1 con un bonito gol picado de cabeza de su “killer” Dani Aquino en su primer contragolpe. No se amilanaron los majariegos, que pusieron el empate (1-1) con precioso gol de Carlitos a las bravas, el mejor y MVP del equipo. Y así se llegó al último cuarto cuando llegaron los infortunios en cadena: lesión de Carlitos, el hombre del partido, expulsión por segunda amarilla de Vicente por una inútil protesta y dos mazazos del Racing en falta y al contragolpe que dejan muy cuesta arriba la eliminatoria en el Sardinero.

El Rayo estuvo a punto de viajar vivo a Santander el próximo domingo (18.00 horas) con un meritorio empate habiendo sido superior en 75 de los 90 minutos. Pero le pudo la inexperiencia, la impaciencia, el exceso de ganas y la fontanería subterránea del fútbol, un deporte donde no siempre gana el mejor. Por contra, el Racing evidenció más oficio que el Rayo Majadahonda, aprovechó mejor los tiempos del partido, supo defender cuando caían chuzos de punta, adelantarse en la única opción que le dieron los locales y apuntillar cuando el Rayo Majadahonda se desquiciaba. Además, de 4 ocasiones convirtió 3, mientras que los majariegos tuvieron 5 y solo obtuvieron 1 tanto.

La lección, una vez más, la dio la afición de Majadahonda, que coreó la histórica temporada con la mejor entrada de todos los tiempos, y mantuvo un bello, deportivo y exquisito duelo coral con la rancinguista, que dejó al menos 40.000 euros en taquilla. Al final hubo lleno, pero con 1.500 aficionados por cada club que equilibraron fuerzas en los graderíos y proporcionaron un ambiente espectacular muy parecido a una final de Champion. Y como en las leyendas antiguas, el capitán fue el último en bajarse del barco: el entrenador Iriondo recordó que ya le ganaron 0-4 al Mérida en una eliminatoria de Copa y que el Rayo Majadahonda no irá a Cantabria como cordero degollado. Después, el capitán Oliva comparecía ante los numerosos periodistas para advertir que quien no crea en la remontada no se subirá al autobús. La afición salió algo más cariacontecida por el resultado final de un encuentro que tuvo en la mano para al menos disputar con “chance” los segundos 90 minutos, posibilidad que se escapó por una sucesión de desgracias. No obstante, el reconocimiento a la plantilla y al club fue unánime: “Gracias por hacernos soñar”, le expresaron al propio Iriondo numerosos aficionados al término del encuentro.

Rayo Majadahonda: Miguel Ángel (2), Rubén (3), Aitor (3), Villalón (2) (Jeisson, 61′ (2), Oliva (3), Cidoncha (3), Ñoño (2), Vicente (1), Jorge Félix (2) (Fidalgo, 53′ (2), Carlitos (3, MVP) (Quintana, 75′ (2) y Portilla (2).

Racing de Santander: Iván Crespo, Córcoles, Julen, Samuel, Israel (Mikel, 72′), Jagoba, Santi Jara, Álvaro Peña (Abdón, 67′), Carlos Álvarez (Granero, 53′), Dani Aquino y Héber.

Goles: 0-1, Aquino, 58′. 1-1, Carlitos, 66′. 1-2, Granero, 82′. 1-3, Abdón Prats, 88′.

Deja un comentario

Su correo no será publicado.