Una vecina pide ayuda para recuperar su “agapornis”, el “ave del amor” y de moda entre los ricos de Majadahonda

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha

LIDIA GARCIA. “Agapornis Perdido. Hoy en torno a las 19:30 he perdido a mi agapornis por la zona de Grefa. Si alguien lo ve por favor llame al XXX”. Una mujer residente en una conocida urbanización de lujo en el Monte del Pilar de Majadahonda ha hecho llegar este mensaje de una vecina suya, proporcionando un número de teléfono por si alguien lo encuentra. Y es que el “Agapornis” se ha puesto de moda como mascota de las familias más pudientes aunque son cada vez mas los hogares que poseen uno o dos ejemplares de esta amorosa especie. “El agapornis roseicollis pertenece a la familia de los Psittaculidae, originarios de África, de los que son familiares lejanos. Vulgarmente, algunos los llaman las aves “inseparables”. De hecho, su propio nombre viene de la palabra griega “ágape”, que significa “amor” o “afecto”, y “ornis”, que significa ave. “Dado que el macho y la hembra son inseparables, pasan mucho tiempo juntos, se arreglan las plumas el uno al u otro o se acurrucan juntos, es un nombre que le viene muy bien”, señala la web “Aves Exóticas.org”.

El agapornis perdido es albino como este

Su forma es bastante peculiar. Se trata de loros pequeños, con un total de 9 especies, cuyo tamaño está comprendido entre los 13 y 16 cm, según que especie. Sus plumajes son muy coloridos y destacan por su cola corta. ¿Cómo suele ser el comportamiento de un agaporni?: Los agaporni suelen ser animales bastante confiados con el ser humano, aunque mucho más con los de su propia especie y otras aves. Por norma general no suele ser un animal violento ni que suela atacar, salvo que sea sienta muy amenazado. Existen una serie de pistas que ayudan a conocer cuál es el estado de ánimo del ave. Alegre: En el caso de que el agaporni esté contento, estará activo, curioseará todo a su alrededor y se peinará el plumaje, además de emitir sonidos. No parará quieto un solo momento, lo que demostrará su buen humor.

Tranquilo: En este caso el ave estirará las patas y posará con las plumas ahuecadas. También es común que muestren un estado tranquilo cuando su cabeza está hacía atrás mientras están en su percha.
Triste: Lo normal es que el agapornis esté en movimiento. No obstante, si el ave no se mueve o no parece tan sociable como otras veces, será porque está triste, igual porque quiere salir de su jaula o se siente solo en esta.
Sociable: El agapornis es un animal muy sociable. Con otras aves se puede comprobar cuando se dan de comer unos a otros, se colocan los dos juntos en el palo o no paran de emitirse sonidos unos a otros.
Agresivo: No es bastante común ver a un agapornis agresivo, pero si lo está, comenzará a agitar las alas emitiendo ruidos constantes y amenazantes, se lanzarán a atacar con picotas o a arañar con las patas. Un ejemplo de que puedan estar así es porque crean que sus crías están en peligro.

El tiempo de vida medio es de unos 12 años, pero con un buen cuidado, estas aves pueden llegar a vivir los 15 años sin problemas siempre y cuando se les haya alimentado bien y el dueño le haya dado los cuidados adecuados. No es algo difícil, puesto que el animal solo requiere de unos 20 minutos de atención al día. Al principio lo mejor es mantener un poco las distancias. El ave, al estar encerrado en una jaula, sin tener nada de libertad, se sentirá un poco triste. Además, se encontrará en un ambiente que no conoce, lo que lo pondrá un poco nervioso. De modo que, durante los primeros días hay que evitar tocarlo o intentar cogerlo a toda costa. Pasados un par de días es cuando hay que empezar a intentar ganarse la confianza del ave. Para ello lo mejor es que la jaula esté situada en una sala donde se haga bastante vida social, como un salón o un comedor. Poco a poco hay que acercarse a la jaula y pronunciar su nombre, para que se vaya acostumbrando a la palabra. Pero si se nota que el animal evita el contacto lo mejor es dejarlo estar. Poco a poco el animal se irá acercando al dueño a reconocerlo. Leer más.

13 Respuestas a "Una vecina pide ayuda para recuperar su “agapornis”, el “ave del amor” y de moda entre los ricos de Majadahonda"

  1. Avatar
    Santi V. Trasierra   5 septiembre, 2019 at 12:19 pm

    De verdad este pajarillo está de moda entre los ricos de Majadahonda????? Y yo sin enterarme!! Voy ahora mismo a comprarme uno.

    Responder
    • Avatar
      Pilar López Lamoca   5 septiembre, 2019 at 2:20 pm

      Santi V. Trasierra te ingresan un millón de euros en tu cuenta bancaria automáticamente nada más obtenerlo!

      Responder
  2. Avatar
    Alejandro   5 septiembre, 2019 at 12:58 pm

    La noticia, en su titular es bastante tendenciosa.
    Me parece increíble el titular.

    Responder
  3. Avatar
    Marian   5 septiembre, 2019 at 1:09 pm

    Yo tengo una pareja, lo recomiendo tambien, dan y transmiten tanto amor¡¡¡ Entiendo la cólera de los amargados en un mundo donde el amor no puede declararse. Gracias Lidia por el articulo

    Responder
  4. Avatar
    Benito   5 septiembre, 2019 at 3:31 pm

    El de la tienda de los piensos de pájaros de majadahonda que coño dices de que yo he sido un furtivo de pájaros silvestres de pequeño iba a la finca de santos y si ponía una red de 2metros escasos y un alcaudon me mato los pájaros y el alcaudon lo pille y lo regale

    Responder
  5. Avatar
    Santi V. Trasierra   5 septiembre, 2019 at 5:34 pm

    Vamos a ver, para los sensibles: el artículo como descripción del tipo de ave puede estar muy bien, pero decir que está de moda entre los ricos de Majadahonda es de traca, una chorrada como un templo.

    Responder
  6. Avatar
    Fernando   5 septiembre, 2019 at 8:21 pm

    ¿Agapornis de ricos…??
    Si no sabes de que escribir…, sal de paseo!!!
    Vaya estupidez!!

    Responder
  7. Avatar
    Pilar Brindle   6 septiembre, 2019 at 2:38 am

    Percibo un poco de tirria a los “ricos de Majadahonda” y además por tener agapornis…pues…no te queda nada por sufrir amigo.

    Responder
  8. Avatar
    Rosa Valbuena   6 septiembre, 2019 at 7:14 am

    No se si soy rica (tengo la pension máxima, 2200 euros) y no he sido ni funcionaria ni politica, asi que lo he ganado con el sudor de mi frente. Tengo un agapornis. Los adoro. Me encanta la noticia y el Magazine. Pido perdon por todo ello pero creo que si la envidia fuera tiña… ¡Viva Majadahonda!

    Responder
  9. Avatar
    Santi V. Trasierra   6 septiembre, 2019 at 8:21 am

    Nada, que aprovechamos el artículo para presumir de dinero, que bonito!!
    Relacionar al agopornis con los ricos tiene tan poca solvencia como decir que los perros sin raza se han puesto de moda entre los vagabundos.
    Y hablando de ricos, a ver si salimos un poquito del pueblo, y conocemos lo que es un rico de verdad, y no uno de urbanización con piscina comunitaria.

    Responder
    • Avatar
      Yolanda Santos   6 septiembre, 2019 at 11:05 am

      Santi V. Trasierra lo iba a escribir pero ya lo.dijiste tú. Para empezar los animales no.son objetos. Terminamos con que en Majadahonda viven clases sociales muy diferentes. Los ricos son otra cosa.

      Responder
  10. Avatar
    Txisco   6 septiembre, 2019 at 11:19 pm

    Otra cosa muy distinta son los pájaros que practican sexo explícito delante de las cámaras, los «agapornos»

    Responder
  11. Avatar
    Susana   7 septiembre, 2019 at 11:51 am

    Ya está Txisco haciendo de las suyas ¡¡¡ jajajaja

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.