Alfonso Rodríguez en el púlpito

JULIA BACHILLER. “Después de 9 maravillosos años en Majadahonda… llegó el momento de decir adiós”. Con estas palabras que llegaron a nuestra redacción en la tarde de este domingo 11 de julio (2021), Alfonso Rodríguez, el vicario parroquial de Santa Catalina Mártir de Majadahonda, anunciaba su traslado a las parroquias de las localidades cercanas de Navalagamella y Fresnedillas de la Oliva, hecho que tendrá lugar en el mes de septiembre cuando se formalizará su despedida.

Alfonso Rodríguez, al fondo, en Santa Catalina

Como hemos podido conocer, en estas parroquias desempeñará la función de administrador, todo un reto en su labor pastoral, que sin lugar a dudas desempeñará con dedicación y acierto ya que responsabilidad y tesón son dos cualidades que le han acompañado en su labor en Majadahonda, como así nos ha demostrado en estos años. Sus 9 años en Majadahonda son ejemplo de su encomiable labor pastoral, espiritual y religiosa, como nos recuerda el párroco Juan Francisco Pérez Ruano: “los recién ordenados sólo están en la primera parroquia dos años. El equipo ha funcionado bien y por eso la estancia ha sido más larga”. Entre los múltiples cometidos que ha realizado en Majadahonda cabe destacar, sin seguir un orden cronológico o de relevancia, su dedicación a los jóvenes. En ese margen de la infancia a la adolescencia muchos feligreses de Majadahonda han disfrutado de campamentos de verano para familias desfavorecidas, e incluso de un amigo con el que compartir una charla y trasmitirle tus inquietudes, algo muy demandado por la juventud en la época actual.

Alfonso Rodríguez quitando nieve

Por otra parte ha colaborado con la emisora “Radio María“, con sus testimonios y divulgando su fe, “como mandan los cánones”. Le hemos visto en una fotografía muy difundida por este medio de comunicación que es MJD Magazin en su labor durante “Filomena“, abriendo pala en mano el camino a la iglesia y llevando calefactores a familias necesitadas durante el temporal, manteniendo así el calor en un hogar necesitado. Al igual que ha hecho a través de Cáritas, descargando camiones para preparar y distribuir alimentos, con la ayuda de esos jóvenes a los cuáles trasmitió con sus palabras la necesidad de ayudar a los demás sin esperar nada a cambio.

Alfonso Rodríguez hizo una instructiva labor con los jóvenes de Majadahonda

Hace pocos días le escuchábamos elogiar el libro de su compañero y sacerdote, Luis Murillo, cuya recaudación será destinada a jóvenes majariegos. Y no podemos olvidar como sacerdote de esta localidad las veces que nos ha acompañado en los duros momentos de la despedida de nuestros seres queridos o en los instantes más alegres como son los bautizos, comuniones y confirmaciones. Si bien su segundo plano como vicario no le ha aportado una relevancia a nivel público, su paso por Majadahonda nos deja resultados de un trabajo bien hecho, algo que no es tan frecuente. En espera de que el próximo septiembre llegue su “Hasta Siempre”, sirva esta noticia como adelanto y agradecimiento.

Majadahonda Magazin