“Mi casa de Majadahonda” (Arquitectura): Memorias de Crescencio Bustillo (1907, Parte II)

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha

CRESCENCIO BUSTILLO. En medio de este pueblo descrito anteriormente estaba mi casa, donde vi la luz por primera vez en la vida (Majadahonda, 1907) y de la que guardo tan entrañables recuerdos. Estaba situada en el corazón del pueblo, donde se decía que estaba lo más selecto del lugar. Arrancaba la vía de las famosas Cuatro Calles y desembocaba en el norte, en la calle del mismo nombre. Por título llevaba el de la Flor, correspondiendo el número 14 a mi casa. Antes de meternos dentro de ella trataré de detallar lo mejor posible como era arquitectónicamente y que detalles más sobresalientes distinguían las peculiaridades de mi casa. Empezaremos por la entrada: unas puertas grandes, correderas de dos hojas, componían la entrada. En una de las hojas había incrustada una segunda puerta de tamaño corriente que servía para el paso particular de las personas. Las otras dos hojas, que eran de color encarnado, se hacían servir para el paso de las bestias o del carro cuando éste era utilizado.

Crescencio Bustillo

La fachada que daba a la calle era poco más del ancho de las puertas, unos 10 metros en total. En ambos lados de la puerta había adosadas de punta en la pared unas piedras que servían de guardacantones para librar las esquinas de posibles rozaduras del carro al salir o entrar. En la calle, ya junto a la puerta, había un asiento de piedra para dos personas, cosa muy frecuente en todo el pueblo. Entrando de la calle lo primero que se encontraba era el corral o patio, amplio espacio que servía para multitud de aplicaciones: desde el garaje o guardería del carro hasta leñera, que era tan importante que siempre había reservas de un año para otro. Sin olvidar el tendedero de las ropas lavadas, el campeo de los animales domésticos, gallinas, patos, pavos, cerdos, etc así como tener arrinconados, pero también guardados, los aperos de labranza cuando estos no se usaban. En fin, una multitud de aplicaciones…

Calle Flor 14 (Majadahonda)

Este corral, a medida que se entraba, se iba ensanchando de tal manera que se podría dar la vuelta con el carro sin parar por la anchura que en la parte junto a la vivienda representaba. La distancia entre la calle y la pared frontal de la vivienda era de unos 40 metros. El cuerpo de la vivienda era la mayor parte de doble planta. La de abajo habitable en toda su extensión y lo que había doblado era para guardar en él frutos y granos de todas clases. El acceso al doblado se hacía por una escalera fija con barandal, que salía desde el pasillo de la bodega hasta el propio doblado. Todo el edificio en sí era fuerte, de paredes de medio metro de grosor pero de tierra. En muchas partes llevaba remiendos de ladrillo, toda ella en general revocada de cemento y blanqueada con cal. Cubrían el tejado del edificio tejas árabes o huecas. Mañana, Capítulo 2.

2 Respuestas a "“Mi casa de Majadahonda” (Arquitectura): Memorias de Crescencio Bustillo (1907, Parte II)"

  1. Avatar
    Trivium. Debate y oratoria   12 julio, 2019 at 12:24 pm

    A Trivium. Debate y oratoria y Promoción Salud Majadahonda les gustó tu Tweet

    Responder
  2. Avatar
    Enrique Ortiz 💚   12 julio, 2019 at 12:31 pm

    A Enrique Ortiz 💚 le gustó tu Tweet

    Responder

Deja un comentario

Su correo no será publicado.