Críticas a la Fundación Umbral por llevarse a Madrid los premios que paga Majadahonda

Boicot de tres partidos políticos y dos grupos municipales, quejas de la prensa por la desorganización, ausencia de la sociedad civil majariega, incidentes en la biblioteca… Y en medio, una polémica nacional entre el diario “La Razón” y el Grupo Planeta, editora del libro ganador, y Cristina Cifuentes a causa de las transcripciones de la “Operación Lezo” por haber denunciado ella la trama. Por otra lado, otro grupo de comunicación, el diario “El Mundo”, acaparaba la figura de Francisco Umbral como el periódico donde escribió por última vez tras su tumultuosa salida de “El País”. Todo ello explica y contextualiza la presencia de Mariano Rajoy apoyando a Cristina Cifuentes en este acto, decisión que sorprendió a propios y extraños. Y en medio de esta “guerra” mediática y política entre los grandes dinosaurios de la prensa española, un modesto Ayuntamiento como el de Majadahonda apenas podía pinchar y cortar nada, entre otras cosas porque era la Fundación Umbral la que lo organizaba. Sin embargo, las quejas son numerosas: se llevó a Madrid un acto que sufragaba el presupuesto municipal.

Ciudadanos solo se fotografió con el autor. No quiso hacer comentarios.

De ahí que aunque se tratara con la debida dignidad y relevancia institucional a su alcalde y concejales, su presencia pasase casi desapercibida para los medios, a pesar de que son los contribuyentes de Majadahonda los que pagan la “fiesta” de este premio y de la Fundación que lo sostiene. Esta es la razón por la que han surgido críticas por el “formato” del acto, que oscurecía una excelente obra literaria (“Patria”) y un no menos interesante autor como es Fernando Aramburu, con un acto político de calado, tal y como reflejaron los medios en la reseña que de ellos hizo MJD Magazin. Para colmo, al día siguiente se celebró un encuentro con los lectores en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda que fue otro desastre organizativo: la prensa no fue convocada sino el mismo día a última hora y sin facilitar horarios, con lo que la presencia del alcalde y de la concejala de Cultura, Fátima Núñez, se quedó sin cobertura. Y hubo más incidentes: muchos lectores se quedaron fuera y la directora Mar Martínez López, se negaba a albergarlos siquiera de pie, pese a la amplitud del espacio. “A esta funcionaria le falta cintura”, señalaron fuentes del equipo de Gobierno. Tras las protestas, finalmente accedió. Pero la controversia continua y varios portavoces municipales se han manifestado sobre ella:

Aramburu en Majadahonda: la prensa no fue avisada

Juancho Santana (Izquierda Unida): “No fui porque vi muy tarde la invitación y a esa hora ya me era imposible asistir, no fue una decisión política sino un problema de agenda personal. Ha sido la propia Fundación Umbral la que eligió que se realizase el acto en Madrid y no en Majadahonda, cuando ha sido aquí sí que hemos asistido en varias ocasiones. A nosotros no nos han pedido opinión y por lo tanto el formato del acto lo han hecho ellos. Si me preguntan a titulo personal he de decir que hemos visto que ha asistido toda la plana mayor del Gobierno y desde ese punto de vista la temática del libro les daba pie a realizar un acto así, pero me hubiera gustado que fuese un evento literario y más vinculado a la ciudad y no al presidente del Gobierno, del que además sabemos que no suele ir a actos culturales. Tampoco comprendemos como no se ha invitado a actores importantes del municipio en materia cultural, social y civil de Majadahonda, aunque la ciudad estuviera representada por su alcalde y sus concejales, pero es la Fundación la que invita o no”.

Los concejales majariegos, en el acto de Madrid

“Nosotros lo que sí hemos dicho en otras ocasiones es que el espacio que ocupa la Fundación Francisco Umbral en la Biblioteca pública tendría que redundar más en la actividad cultural de Majadahonda y que a pesar de que financiamos con fondos públicos este premio y a la Fundación Umbral, esto no repercute al 100% en la mejora de la cultura de Majadahonda. Querríamos más vinculación local, que el acto fuera en el municipio y que fueran ellos los que vinieran aquí, ni Rajoy ni Cifuentes ni la Real Casa de Correos necesitan más publicidad y pagada además con nuestro dinero. No sabemos en qué se beneficia Majadahonda de todo ello y nos gustaría que nos lo explicaran. También que todo esto tuviera una óptica más literaria y menos política, que al menos enviaran a los grupos municipales un ejemplar de cada obra premiada para saber que estamos galardonando, porque ya ocurrió que una vez premiamos un plagio en el premio de poesía, no creo que ese ejemplar provoque un desfalco en la editorial de las proporciones que hemos padecido en este Ayuntamiento”.

Zacarías Martínez Maíllo (PSOE): “Desde el Grupo Municipal Socialista queremos felicitar públicamente a Fernando Aramburu por haber obtenido de forma absolutamente merecida el Premio Francisco Umbral por su extraordinaria novela “Patria”; y queremos destacar además que es la primera ocasión en que el premio es adjudicado por unanimidad en el jurado. “Patria” aborda con determinación el tema del terrorismo a través de la historia de dos familias con estrechos vínculos de vecindad y amistad cuyos destinos se separan por la constante presencia de la violencia y todas sus derivadas. Junto con los personajes humanos, destacan otros como son el miedo o la incomunicación, como materiales con los que se va desarrollando la novela en el opresivo universo de la violencia”.

“El PSOE, como partido de responsabilidades institucionales, no va entrar nunca en controversias sobre el terrorismo, por lo que, con independencia de que nos gustara más o menos el acto de entrega del premio, no valoramos ni la organización ni el desarrollo del mismo. Convendría no obstante pedir cabalmente a los representantes políticos que, de cara a ir construyendo el relato de la verdad, como dijo el presidente del Gobierno, incorporemos en ese recuerdo a todas las víctimas, con independencia de su origen o militancia política, ya sean de un partido o de otro, militares, miembros de las fuerzas de seguridad del Estado, empresarios, trabajadores o ciudadanos de a pie”.

La concejala de Cultura, Fátima Núñez (izq): otra “víctima” de la desorganización

Narciso de Foxá (PP) (discurso): “Excelentísimo Sr. Presidente del Gobierno de España, D. Mariano Rajoy; Excelentísima Sra. Presidenta del Congreso de los Diputados, Dña. Ana Pastor; Excelentísimo Sr. Ministro del Interior, D. José Ignacio Zoido; Excelentísima Sra. Presidenta de la Comunidad, Dña. Cristina Cifuentes; Sra. Presidenta de la Fundación Francisco Umbral, Dña. María España Suárez; D. Fernando Aramburu, ganador del premio Umbral al libro del Año 2016; Excelentísima Sra. Presidenta de la Asamblea de Madrid, Dña. Paloma Adrados; Excelentísimo. Sr. Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, D. Jorge Moragas; Excelentísimo Sr. Secretario de Estado de Cultura, D. Fernando Benzo; Sr. Presidente de Unidad Editorial, D. Antonio Fernández Galiano; Sr. Presidente del Grupo Planeta, D. José Creuheras; Sr. Presidente del Corte Inglés, D. Dimas Gimeno; Representantes de las víctimas del terrorismo.

Salón de actos de la presentación en Madrid

“Señoras y señores: Quiero comenzar estas palabras con dos sinceros agradecimientos:El primero de ellos al Presidente del Gobierno, que nos honra con su presencia esta tarde en un acto cultural de gran relevancia para las letras españolas. Y el segundo a la Presidenta de la Comunidad que, un año más, nos acoge en la casa de todos los madrileños para celebrar este día en el que reconocemos el talento literario de Fernando Aramburu. “Patria” es un libro de prosa magistral; Escalofriante. Realista y sincero. Rebosante de Humanidad. Pero, sobre todo, emotivo hasta la lágrima. Un libro que engancha; un ejercicio de buena literatura, de apariencia sencilla y fondo complejo, que constituye un sólido testimonio literario que perdurará como una crónica de gran valor histórico para entender la última parte del siglo XX en Euskadi y en España”.

“Sin duda, “Patria” debería ser de lectura obligada para todos en nuestro país. Y cuando digo todos incluyo también a los jóvenes, que han tenido la suerte de nacer en un país en paz. Es nuestra responsabilidad mantener viva la memoria y hacer que las nuevas generaciones conozcan la reciente historia de España: Familias enteras destrozadas. Madres sin hijos; Hijos sin padres. Hermanas sin hermanos. Vidas rotas. Exclusión social. Extorsión. Pero, sobre todo, miedo. Y desengaños: “Los del pueblo me conocen. Soy de aquí, hablo euskera, no me meto en líos de política y doy trabajo. Cada vez que se hace una colecta para fiestas, para el equipo de fútbol o para lo que sea apoquino como el que más. Si alguien de fuera viene a hacerme daño, seguro que le echan el alto. Ojo, que ese es de los nuestros”.

“Estas son palabras del Txato en el libro. Pero… “De repente, tiros”. El Txato caído en la acera y una esposa viendo a su marido tendido en el suelo: “He bajado a todo correr a la calle y al ver sangre me he puesto a gritar como una loca. ¿Tú crees que ha venido alguien a echar una mano? Nadie”. De bruces contra la realidad. El 13 de julio de 1997 Francisco Umbral, con motivo del asesinato de Miguel Ángel Blanco, escribió en su columna de EL MUNDO: “Los etarras viven en unas creencias más o menos venerables, tradicionales, fanáticas, inamovibles… mientras la sociedad y la modernidad van pasando, de idea en idea, de idea en ideología, hacia la libertad, la democracia, las paces, la conversación y la convivencia”.

Veinte años después en España hay convivencia pacífica, pero esto no basta. A esa función de teatro representada por los terroristas le falta el último acto; aquél en el que miran a los ojos de su público y les piden perdón; Aquél en el que condenan explícitamente cada asesinato…Y aquél en el que la banda se disuelve para siempre. Al día siguiente Umbral escribiría esa crónica con su Olivetti y, sólo entonces, todos nos iríamos a casa con una sensación amarga, pero en paz. Porque sólo entonces, y a pesar de lo vivido, a pesar de tanto dolor y sacrificio, se habría hecho justicia. Eso es lo mínimo que se merecen todas y cada una de las víctimas del terrorismo. Termino agradeciendo el apoyo que todos los aquí presentes, en especial el presidente del Gobierno, habéis dado hoy a Fernando Aramburu y a la Fundación Francisco Umbral que desde Majadahonda, bajo la atenta mirada de María España, vela porque la obra de nuestro ilustre vecino sea difundida y estudiada por futuras generaciones de autores y de lectores. Os aseguro que el Ayuntamiento que presido seguirá manteniendo viva la llama de la literatura y apostando fuerte por este prestigioso Premio Umbral al Libro del Año de Majadahonda. Muchas gracias”.

Versión oficial de Comunicación del PP en el Ayuntamiento: “Patria” es una “ficción real”. Así la calificó ayer el Presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, en la entrega del Premio Umbral al Libro del año 2016. Ante un auditorio abarrotado donde junto al presidente del Gobierno se encontraban la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor; los ministros del Interior y Educación y Cultura; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; y los presidentes de Unidad Editorial, Grupo Planeta y El Corte Inglés entre otros, el alcalde de Majadahonda y la presidenta de la Fundación Umbral entregaron a Fernando Aramburu su galardón por una obra, según Narciso de Foxá, “escalofriante, realista y sincera, rebosante de humanidad y, sobre todo, emotiva hasta la lágrima. Es la historia de España y Euskadi de la última mitad del siglo XX: madres sin hijos, hijos sin padres, miedo, extorsión y exclusión”.

“Todas las personas que en esta novela aparecen son reales. Existieron. Todos los hechos tuvieron lugar”, dijo el presidente Rajoy. “Patria sirve para saber qué ocurrió. Para distinguir el bien y el mal y lo que una persona nunca debe hacer». “Una eficaz vacuna contra aquellos que quieren reescribir la Historia”, según la presidenta de la Comunidad de Madrid. Las víctimas del terrorismo – representadas en el acto por Mari Mar Blanco, Teresa Jiménez Becerril y Consuelo Ordoñez, entre otras personas- recibieron los mensajes de aliento de los asistentes. “Lo mínimo que se merecen las víctimas del terrorismo es que la banda pida perdón y se disuelva”, dijo De Foxá.

Fernando Aramburu con María España, viuda de Umbral, y Mariano Rajoy

“Fernando Aramburu manifestó al inicio de su intervención que “este Premio Umbral es honroso por vincularme al nombre de uno de los mejores escritores de nuestra Lengua” y continuó explicando “el objeto al componer “Patria” fueron las gentes de mi tierra, entre los que me crié y me fui haciendo la persona que soy. El objeto de mi mirada se corresponde, desgraciadamente, a una realidad sangrienta y criminal. Mi mirada primordialmente es literaria y a ella no le falta un compromiso ético determinado con la solidaridad con las víctimas del terrorismo”, afirmó Aramburu. El Equipo de Gobierno municipal junto a los concejales de los grupos políticos municipales de Ciudadanos, Partido Socialista y Centristas también estuvieron presentes en el acto, celebrado en la Real Casa de Correos. Esta tarde Fernando Aramburu mantendrá un encuentro con los lectores de Majadahonda, ciudad que acoge la sede de la Fundación Francisco Umbral”.

Suscríbete
Recibir aviso
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comenarios