El ex alcalde de Majadahonda “Willy” Ortega confiesa “ayuda” para la empresa Licuas

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha
Willy Ortega sigue dando que hablar en los periódicos

MANU RAMOS. “Las instalaciones de Licuas fueron registradas en abril de 2017 en la “operación Lezo” contra una trama encabezada presuntamente por Ignacio González. El apellido de su responsable, Joaquín Molpeceres, apareció también en los llamados “papeles de Bárcenas” junto a la cantidad de 60.000 euros. Molpeceres declaró como testigo en el juicio del “caso Gürtel” y negó haber entregado ninguna cantidad en contra de lo que sostuvo el propio ex tesorero, Luis Bárcenas. En ese mismo juicio compareció el ex alcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega, en su caso como imputado. Majadahonda y Boadilla del Monte fueron el epicentro de la trama Gürtel. Según le dijo Ortega al tribunal, el ex tesorero del PP ya fallecido Álvaro Lapuerta le pidió que ayudase a la empresa Licuas porque era “gente que colaboraba con la casa”. El periodista Alejandro Requeijo de Voz Pópuli cuenta que Antonio González Terol, actual secretario de Política Local del PP en la Ejecutiva de Pablo Casado, “adjudicó un contrato millonario a una de las empresas investigadas por la financiación ilegal del PP cuando era alcalde de Boadilla del Monte (Madrid). Se trata de la empresa Licuas, salpicada por el caso Gürtel, la operación Lezo o los llamados papeles de Bárcenas. El contrato se concedió en 2013 por un periodo de ocho años -prorrogables hasta doce- a una UTE en la que estaba integrada la empresa Licuas. El precio de licitación era 1.695.000 euros anuales, más 909.000 euros para las obras de mejora como aceras hidráulicas o colocación de bolardos”.

No era la opción más barata: “La UTE de Licuas quedó por detrás del resto de aspirantes en todas las categorías objetivas del concurso público de licitación y las mismas fuentes consultadas admiten que no era la opción más barata. Tan solo se impuso por holgada diferencia en una de ellas: la valoración subjetiva que hizo el Ayuntamiento. En ese campo, la oferta presentada por Licuas obtuvo casi el doble de puntos que su más directa competidora y fue la diferencia que a la postre le sirvió para hacerse con el contrato millonario. Fuentes del entorno de González Terol -tras haber analizado la documentación del contrato- indican que lo relativo a las mejoras ya se pagó cuando la licitación, pero calculan en una media de 2,5 millones el coste anual dado que Boadilla del Monte es un municipio “en crecimiento que va recepcionando zonas nuevas” lo que eleva el contrato a una cantidad cercana a los 20 millones en los 8 años de contrato”, concluye la noticia. Lea el artículo completo.

Molpeceres (derecha) con Esperanza Aguirre e Ignacio González antes de entrar en la cárcel por corrupción

WILLY ORTEGA, SEGUNDA PARTE. El mismo periodista amplía la información en un segundo capítulo, donde cuenta que “la empresa Licuas, beneficiada en 2013 con un contrato millonario en el Ayuntamiento de Boadilla del Monte que presidía Antonio González Terol, es una habitual de casi todos los escándalos de corrupción que asolan desde hace años al PP. Aparece en el entramado de la financiación ilegal de Gürtel, fue registrada en el inicio de la operación Lezo y su responsable, Joaquín Molpeceres, tuvo que explicar que su apellido apareciese en los llamados papeles de Bárcenas, entre otras vinculaciones sospechosas con el partido. “Recibo una llamada de don Álvaro Lapuerta pidiéndome que a las empresas Licuas y Coarsa las intentase echar una mano en todo lo posible porque era gente que colaboraba con la casa“. Esta frase la pronunció el que fuera alcalde de Majadahonda de los años dorados de Gürtel, Guillermo Ortega. La pronunció en 2016 ante el tribunal de la Audiencia Nacional que le juzgaba por su papel en la trama. La persona que le llamó era el extesorero del PP, ya fallecido y antecesor en el cargo de Luis Bárcenas. El relato de Ortega se parece mucho al que ofreció en noviembre de 2018 en sede judicial el exalcalde de Boadilla del Monte Arturo González Panero, también investigado en Gürtel. Apodado El Albondiguilla, relató las llamadas de Génova presionando para adjudicar a determinadas empresas de la órbita del PP. Siempre según su versión, Bárcenas le llamó para que otorgase un contrato a Constructora Hispánica. Un año antes, durante un acto en Boadilla, el líder del partido, Mariano Rajoy, le instó a que hiciese caso a Bárcenas“. Lea la segunda parte completa.

Deja un comentario

Su correo no será publicado.