El majariego Pablo López pone líder al Inter en 3ª: consejos de entrenador

Suscríbete gratis a nuestras noticias
captcha
Pablo López
Pablo López

El entrenador majariego de futbol, Pablo López, lleva una carrera meteórica en el mundo profesional de este deporte, al que llegó desde el fútbol base: coordinador en el Rayo Majadahonda muchos años, levantó la cantera de este modesto club elevándola a niveles impensables para esta ciudad. Después pasó a entrenar ya a semi-profesionales en el Rayo Majadahonda, TSF Academy de New Jersey (EE.UU), San Fernando y ahora Internacional de Madrid, al que ha revalidado como líder de la categoría de bronce del fútbol español en esta jornada 22.

foto-plantilla-full
La plantilla del Inter de Madrid

El equipo de Moraleja de Enmedio, que preside Santiago Aguirre, hermano de Esperanza Aguirre, el diplomático y presidente de la consultora inmobiliaria Aguirre-Newman, venció 2-1 al Adarve y la semana pasada al Puerta Bonita 2-3 a domicilio en un emocionante partido, donde remontó un 2-1 desde el minuto 54. En una reciente entrevista confesaba que se sentía orgulloso de haber dirigido la cantera del Rayo Majadahonda: “Por muchas cosas, fueron muchos años. Yo veo triunfar a Arribas, Manu Herrera, Miguel Bedoya…y me llena de orgullo. Por allí pasaron grandes entrenadores que creyeron en un modelo de formación y ayudaron en ello. Todo ello respaldado por un director y un presidente de club que hizo que fuera espectacular aquella cantera. Me gusta que los jugadores por los campos o los padres por los clubes me saluden cariñosamente. Eso no tiene precio. Y a su vez jugadores que se formaron como personas. Para mí la formación como persona es igual o más que la deportiva”.

ultima+semana+012
El blog de Pablo López es muy leído

Pablo López también proporciona consejos deportivos y empresariales desde su web Entrenadorespl y organiza jornadas de formación para mejorar los resultados de producción en empresas. Los 10 minutos de descanso en un partido, el método Guardiola o el método Zeman, los apoyos en el juego o el estrés de un banquillo son algunos de ellos. Les dejamos el primero: “En un deporte como el nuestro, donde no hay tiempos muertos en el transcurso del juego, nuestras opciones para poder hablar con el equipo en su totalidad, se limita al descanso entre la primera y segunda parte. Ese descanso suele ser aproximadamente de diez minutos. Por lo tanto es un corto espacio de tiempo. Teniendo en consideración que en esos diez minutos, el jugador pueda que necesite atención médica, o aproveche mucho de ese tiempo en recuperar, o por cuestiones climáticas necesite recuperar su calor corporal, estamos muy limitados en nuestra  actuación. Por lo tanto tenemos que tener claro, varias situaciones: Correcciones, Mejoras, Rectificaciones, Refuerzos positivos y Planificar la segunda mitad”.

hqdefault
Los tonos de voz son fundamentales en el futbol

“Todo ello en un lenguaje claro y directo. El jugador presta atención a cuatro o cinco indicaciones, cuando el discurso es muy intenso y continuado, el futbolista pierde la atención. Si realizamos discursos personalizados, podemos olvidar al colectivo. Si realizamos discursos colectivos, podemos olvidarnos de mensajes directos y personales. Nuestro discurso tiene que tener como único objetivo, el ¨llegar¨ al jugador. Según el momento por el que discurra el partido, podemos decidir cómo realizar nuestra comunicación a los jugadores. Podemos ¨subir¨ o ¨bajar¨  el tono de voz. O manejar los tonos de voz, cuando nos interese que presten mayor atención al contexto principal del mensaje. Si en el tiempo de descanso, no somos capaces de manejar nuestro comportamiento, no servirá de nada. El estar enfadado con la actuación del equipo, no tiene que ir vinculado a dar voces y gritos en ese tiempo de corrección. Si transmitimos nerviosismo no seremos capaces de corregir errores. El jugador verá tu actuación, pero no escuchará correcciones para lo que están realizando erróneamente. Si no está haciendo el equipo un buen partido, con continuos errores, tampoco podemos dar una imagen de pasividad y tranquilidad total. El jugador puede ver en ti que no eres capaz de darle soluciones, y que el entrenador está  sumido al mismo desarrollo negativo y pasivo del partido. Es un periodo corto de tiempo para tomar decisiones, por lo tanto es necesario saber utilizarlo bien, y darle la importancia que tiene. Es el único momento donde podemos hablar a todos los jugadores a la vez, es el único momento donde hay tranquilidad para corregir y mejorar. Valoremos la importancia de estos diez minutos. Manejemos nosotros la situación… que no sea la situación la que maneje al entrenador”, concluye.

Pablo López entrenó en EE.UU
Pablo López entrenó en EE.UU

Y en otra entrada de su blog habla de los apoyos en el juego: “Observamos equipos con una idea clara de juego. Equipos con una idea de fútbol elaborado. Equipos que quieren ser los dominadores del partido y del juego. Equipos que su entrenador quiere que sean protagonistas con el balón en cada partido. Hay grandes equipos que han pasado a la historia por defender esa idea de juego. Entrenadores que han logrado éxitos deportivos, o bien con títulos o bien con una repercusión social del aficionado que disfruta con este juego. En los equipos de fútbol base de las grandes canteras, desde las edades más tempranas se les enseña esta manera de jugar. Se les indica la forma de llegar a la portería contraria desde su propia portería con la participación en el juego de muchos de ellos, con continuos pases y apoyos, y sin perder nunca la idea de no dar un pase sin sentido. En esa idea de juego elaborado, en esa concepción de fútbol, por encima de todo principio técnico y táctico, está el apoyo continuo de todos los jugadores de un equipo. Cuando un jugador está en posesión de balón , siempre tiene que tener el apoyo de un compañero, o de dos, o de tres… o de todos. Muchos lo llaman el tercer hombre, otros el apoyo global, otros las ayudas permanentes… Estos apoyos hacia el poseedor del balón son necesarios para seguir con esa idea de llevar el balón de una portería a otra sin dar un pase sin sentido, y con un fin claro de dominio del juego. Los apoyos pueden ser por un lado, por otro, cercanos, lejanos, intermedios…siempre para dar soluciones al poseedor”.

Ax8BAxZCAAE42Lf[1]
La posesión con verticalidad se entrena
Y añade: “Estas soluciones hacia el poseedor del balón, son opciones de pase para continuar jugando, pero será el poseedor de balón el que decida que opción es la mejor para seguir con el dominio de balón y poder llegar a la portería contraria de la forma más adecuada posible. Siempre es el jugador que tiene el balón quien decide, pero son el resto de compañeros los que les dan las opciones para que éste decida la mejor opción de ellas. De ahí que sea muy importante que los entrenadores que creen en  este forma de juego preparen  las sesiones de entrenamientos localizadas a la mejora del juego en apoyos y tomas de decisiones. Los entrenadores deben preparar ejercicios para la toma de decisiones y luego son los jugadores los que deciden las más adecuadas para cada situación. Por eso todo ejercicio de juego posicional,  distintos rondos, posesiones… tiene que tener claro los objetivos a lograr. Y no llevarnos al tradicional e inválido ejercicio de pase y pase, que no tiene ningún objetivo final ni principal. El poder realizar ayudas al poseedor del balón necesita continuos movimientos de los jugadores cercanos a él, movimientos al espacio vacío para poder continuar con el juego. Esa movilidad de apoyo tanto de cercanía como de lejanía se entrena y se prepara. Por eso ver jugar a un equipo donde se realizan continuos apoyos a los poseedores del balón y verlos evolucionar hacia la portería contraria es una suma de muchas horas de entrenamiento técnico y táctico… y una gran creencia a ser protagonista con el balón y querer controlar el dominio del juego”.

Fuentes:

Los consejos de Pablo López en el mundo del fútbol y la empresa

Más información en Marcagoles.net

Deja un comentario

Su correo no será publicado.